Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRAV 1 GE- DIARIO DO. ILUSTRA: DO. AÑO 10 C T S A Ñ O VI G E SIMOCTAVO NUMERO SIM O CTAV O 10 C T S N U M E R O F U N D A D O E L i D E JUNIO D E 1905 POR D. T O R C U A T O L U C A D E T E N A LAS CLASES CONSERV A D O R A S Y L A REPÚBLICA E n el discurso que pronunció hace unos días un- significado republicano de derechashizo una afirmación muy interesante: la de que hasta ahora había callado por patriotismo, y por amor a la República; pero que, teniendo ya ésta una Constitución y un presidente, se podía y se debía hablar. Está bien. Debemos suponer que er una República archidemocrática este derecho y este deber nos alcanza y nos corresponde a todos los españoles. Vamos, pues, a cumplir el uno y ejercitar el otro, desde nuestro punto de vista de clases conservadoras que vienen escuchando con insospechada frecuencia en estos últimos tiempos los cantos de la sirena republicana. Sumamos en España muchos miliares los ciudadanos que hemos presenciado la revolución y el cambio de régimen con la amarga resignación de quien se siente en minoría frente a un ideal vencedor. totalmente opuesto a. sus ideales. Hubo algunos, sería necio desconocerlo, que estaban a nuestro lado hasta el 12 de abril, y que desde esa fecha hasta la de hoy se han ido encaramando, con más o menos gallardía, a la trasera del carro triunfal. Ellos sabrán lo que hacen y por qué lo hacen. P a r a los que nos nemos quedado del lado de acá, el conjunto y los detalles, de lo que desde entonces viene ocurriendo en nuestra, España no es como para que sintamos arrepentimiento por no haber renegado de nuestras creencias. Pero vamos a suponer que la revolución y el cambio de régimen no hubieran herido inútilmente, y sin necesidad n i provecho al guno, sentimiento y convicciones de ciudadanos españoles, tan españoles y tan respetables como los demás. Vamos a suponer que el; fondo y la forma de la segunda República española hubieran sido menos agrios y tristes (cito palabras ortodoxas) de lo que están resultando. N i aun así sería razonable la pretensión de que los que pensamos de otra manera tengamos por obligación que convertirnos al ideal republicano, Y esa pretensión viene acompañada de amenazas y pronósticos de fieros males, en caso de no acceder a ella... entonces, ¿qué ha de suceder sino lo que está sucediendo... N o señores republicanos, antiguos, modernos y modernísimos; no es ése el camino: E n España ha habido, hay y habrá siempre, por lo menos en un lapso de tiempo cuyo fin no lo veremos nosotros ni nuestros hijos, una masa monárquica que podrá estar definitiva o accidentalmente (los tiempos cambian y la opinión pública es harto voluble) en minoría. Pero esa minería es tan española como española pueda ser la mayoría que hoy pretende imponerse más allá de los justo y razonable. Y esa minoría, por muy ilusa que hoy pueda parecer. tiene derecho a la vida política en un país, como la tuvo la republicana en otros tiempos. Y pretender ahogarla con el peso de la fuerza es i n útil y contraproducente, que a la larga o a la corta las persecuciones injustas sólo sirven para fortalecer los ideales. Bastante. más sensato, más razonable y más prácíic- o es lo que proponía en su re- ciente discuráo D Juan Ventosa. Ocúpense los republicanos de buena fe de encontrar un terreno sin abrojos, ni cardos, ni ortigas, donde quepan todos loa españoles acudan ellos, poniendo sordina al trágala de los cerriles y los. inconscientes, y verán cómo, podemos coifteidir todos, izquierdas y derechas, en l a labor común, de salvar a España, sin que nadie tenga que abjurar de nada ni seguir a ningún caudillo. Pero a latigazos, n o con insultos, no, que de hombre a hombre no va nada... y no es ése procedimiento, y menos en España, que es la tierra del Quijote. Miles, de millones de marcos fueron retirados en pocas semanas de los Bancos alemanes, acabando por crear una situación, a la cual ning- una Banca del mundo, y la Banca alemana, mucho menos, hubiera podido hacer frente. Cuando la catástrofe parecía i n minente, propuso Hoover su moratoria de un año, cuyo efecto inicial en todas las B o l sas del mundo fué fulminante en el sentido del optimismo. L a actitud de encubierta hostilidad adoptada, ppr Francia, la lentitud de las negociaciones francóamericanas antes de llegar a un acuerdo que permitiera poder dar efectividad a la propuesta de trlocver, destruyó por completo el efecto psicológico HONORIO M A U R A- -e l principal- -de un acto que muchos saludaron como el comienzo de una nueva era y que, en realidad, no pasó de ser un nuevo capítulo en la historia estéril de los A B C E N BERLÍN últimos años. L a persistencia de la desconf i a n z a e n el extranjero acabó por ser presa también, naturalmente, en el mercado inteU n año de depresión económica rior, y el público se precipitó a la ventanilla de las Cajas de Ahorros y de los BanH a n llegado estos días, como tódos los cos, obligando a uno de los más importanaños, a manos de los periodistas las primetes establecimientos de crédito de Alemania ras pruebas del informe que l a Cámara de Comercio de Berlín se prepara a publicar- a declararse impotente para resistir la tempestad. E l Gobierno decretó una suspensobre el balance del año económico en 1931. sión general de pagos, con carácter tempoEstos informes de la Cámara de Comercio ral y. provisorio para todos los Bancos e inse Industria berlinesa- -la más importante tituciones de crédito, y. gracias a esta mede Alemania- -son siempre, este año igual que en años anteriores un compendio, de da- dida enérgica y prudente fué posible evitar que las consecuencias del pánico resultaran tos y de enseñanzas- un balance fiel del pacatastróficas. EJ pueblo alemán, con su sesado y una apreciación prudente de lo que, renidad, espíritu de sacrificio y sentimienen el terreno econó rnico, cabe esperar del to de la solidaridad nacional que son en porvenir. él proverbiales, coadyuvó admirablemente Empieza el informe que tenemos a la a la acción del- Gobierno, pero cuando la vista recordando- -muy oportunamente- -las confianza había sido restablecida hasta él conclusiones del precedente. Se decía en punto de poder volver a funcionar las B o l ellas que era posible esperar una mejora de sas de valores, el abandono del patrón oro! a grave situación entonces ya alcanzada a por parte de Inglaterra Creó un nuevo foco condición de que no se produjera ningún de infección, que no había de tardar en exhecho susceptible de determinar una nueva tenderse a un gran número de otros países corriente de desconfianza en las posibilieuropeos. P a r a Alemania las consecuencias dades de la: economía alemana. L a mejora de la crisis monetaria inglesa ha sido de anunciada como posible no se ha producido. suma importancia, y a que no para la esA l contrario, la situación económica de A l e tabilidad de su moneda, por lo menos para la mania es hoy peor- -mucho peor- -que hace balanza de su comercio exterior. un año. Pero se han producido en cambio los hechos susceptibles de provocar nuevas E l superávit que hasta ahora, arroja la crisis. de confianza. balanza del comercio exterior alemán es el E l proceso no puede ser más claro. Hasta único factor activo con que Alemania cuenabril de 1931 la mejora iniciada a fines ele ta este año de depresión económica. Sobre la 1930 fué acentuándose sensiblemente. Mejoimportancia de este factor- sería imprudente ra, no sólo de la situación alemana, sino forjarse excesivas ilusiones. Alemania con- del mercado mundial en su conjunto. Súbitinúa siendo y continuará siendo, aun cuando tamente- -inesperadamente para casi todo el en Basilea suspendan los pagos a título de mundo- -el derrumbamiento del. primer Insreparaciones, un país agobiado por las deutituto de crédito de Austria fué el signo das de carácter comercial contraídas duraninicial para dar comienzo a una nueva crite los últimos años. S i el superávit de la basis de confianza internacional, más. prolanza comercial existe, es, asimismo, cierto funda y más grave en sus consecuencias que por otra parte que el volumen total del cotodas las precedentes. Los efectos de la mercio disminuye, y que, siendo una de las crisis se concentraron, naturalmente, en causas del superávit la baja de precios de Alemania como punto de menor resistencia. las materias primas que Alemania importa para sus manufacturas, hay que esperar que se reduzca o desaparezca por completo E l público debe leer diariamente tan pronto cese de existir la causa que lo determina. de Berlín cierra nuestra sección de anuncios p o r lasL a Cámara de Comercio informe sin atreconsideraciones de su verse a ningún pronóstico de mejora para palabras clasificados en secciones. el año 1932. E l único motivo de esperanza- -dice- -reside en el convencimiento, fundaE n ellos encontrará constantemen- do en la experiencia, de que las cosas no pueden empeorar indefinidamente. ALFREDO M A N E S te asuntos que pueden interesarle.
 // Cambio Nodo4-Sevilla