Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 22 D E E N E R O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PAG. 14. EL DIVORCIO EN EL TEATRO Cuando el divorcio pase de la legislación a las costumbres y sea una de las etapas eventuales de la vida conyugal, es probable que nuestros autores se sirvan de él, como ocurre en otros paises, unas veces en serio y otras en cómico. Si el teatro recoge todas las situaciones que crea en sociedad una institución nueva tan influyente como el divorcio, los escritores vamos a tener un nuevo filón que explotar y el público un nuevo observatorio de las evoluciones de la moral. No es presumible, sin embargo, que la posibilidad de la disolución o ruptura del vínculo debilite o empañe el prestigio del amor. Aunque la estadística publique el fra- caso de millares de uniones, éste proseguirá su curso victoriosamente, pues no hay ley humana que anule los designios de la Naturaleza. No es de temer tampoco que el divorcio civil deprave el matrimonio, convirtiéndolo en un concubinato legal. E l hombre y la mujer que tengan la dicha de sentir a Dios dentro de sí continuarán amparando ese acto con su augusto beneplácito sin tener para nada en cuenta la voluntad del legislador. A decir verdad, éste no tiene tampoco el menor empeño en suscitar al cielo incidentes de competencia. Opera modestamente, no sobre el misterio, sino sobre realidades tangibles que devenguen derechos al fisco. Luego la pareja es dueña de creer que Dios bendice sus besos y los frutos de su amor. Yo tengo una gran curiosidad por ver cómo va a repercutir el divorcio en nuestra escena. ¿Qué autor va a romper el fuego? Presiento que el primer disparo va a partir de un escritor cómico, y muy probablemente de Pedro Muñoz Seca, que, como católico ortodoxo, sentirá una santa impaciencia por desacreditar la nueva ley. Su gracioso ingenio encontrará más de una ocasión para burlarse donosamente de lo que él, desde su punto de vista de creyente, no puede menos de considerar una abusiva intromisión de la pedantería racionalista en la jurisdicción de Dios. A los hermanos Álvai ez Quintero no les dirá nada esa innovación de carácter laico, que no va contra el amor, sino contra una de sus combinaciones, y no siempre indispensable para el triunfo de, la pasión. Los esclarecidos autores han conseguido dar a su obra total una armonía casi clásica. Psicólogos de lo cotidiano y costumbristas incomparables, se contentan con pintar lo que conocen con castizo vigor, sin complicar la sencillez de sus asuntos favoritos con conflictos entre el instinto y la conciencia, que son poco frecuentes en nuestra raza y que, cuando se presentan, ésta suele resolver sin la intervención de los Tribunales. Y o no recuerdo que en ninguna comedia de los eminentes autores sevillanos apunte siquiera la idea del divorcio. De Benavente tampoco espero yo que busque elementos de inspiración en la nueva ley. Una inteligencia tan fértil y penetrante como la del célebre dramaturgo es difícil que se sienta atraída por un artículo del Código civil, que no descubre nuevos horizontes a la conciencia humana. Si algo puede tentar al gran artista es el estado de espíritu, que SÍ está fraguando en Rusia, como piedra angular de una civilización que estamos combatiendo ciegas por rutinario apego a una ideología cuyos puntales más firmes son el parlamentario y el financiero. No me sorprendería, pues, ver a Benavente midiendo su talento con ese tema y tratarlo escénicamente con objetiva pulcritud. Si él lo rehuyese no faltará en la generación joven quien lo afronte con probidad. E l divorcio, como resorte dramático a quienes va a interesar es a los escritores mundanos que satirizan con más. o menos severidad las frivolidades y flaquezas de la gente que da el tono en materia de elegancia. Manolo Linares Rivas y Honorio Maura, que, sin presumir de moralistas, conocen bien el mecanismo psicológico de ese mundo, más fecundo en caprichos que en pasiones y más capaz de pequeñas limosnas que de grandes sacrificios, tienen en el divorcio un surtidor de paradojas que su ingenio y su buen gusto nos harán, no sólo soportables, sino plausibles. Ahora bien: ¿encontrarán los ilustres autores que acabo de nombrar, situaciones o combinaciones inéditas a base del divorcio? Es dudoso. En medio, siglo de matrimonios hechos y deshechos por la ley. la literatura francesa ha agotado el asunto. Desde Sardou y Alejandro Bisson, que lo ahondaron casi siempre en cómico, hasta Lavedan, Bourget y Donnay, que han entrado en el problema con claros propósitos de moralizar a la sociedad contemporánea, el divorcio ha ido mostrándonos todas sus fases. Sus ventajas y sus inconvenientes se han hecho ostensibles en todos los tonos. Actualmente ya no se usa en el teatro ni como solución de un conflicto conyugal ni como resorte dramático. E l divorcio ha dejado deexistir escénicamente. Ahora diré por qué. En la primera época de la institución, el divorcio estaba mal visto en Francia. L a sociedad, fuertemente aburguesada e influida por la tradición cristiana, lo repugnaba. A l establecerse la ley, no tuvo el éxito que se prometían los. que imaginaron que la posibilidad de romper un vínculo frustra todas sus contingencias trágicas y que, separadas las personas, quedan los temperamentos desarmados. Nada más distante de la realidad que ese optimismo. Con divorcio y sin él, los celos, el despecho y la neurosis siguen operando y promoviendo, catástrofes. L o único que se logró con la implantación del divorcio fué crear una clase femenina nueva. Antes había mujeres solteras, casadas y viudas. A partir del divorcio hubo que contar con una especie o grupo más: la mujer divorciada. A l principio este tipo femenino disfrutaba del prestigio que confiere la originalidad. Sobre su frente flotaba el nimbo de lo romántico o novelesco. Pero el divorcio se vulgarizó, y entonces la dama que había roto el vínculo conyugal de acuerdo con la, le perdió todo atractivo. Hoy, el tipo de la señora divorciada no alcanza, a lo menos en Francia, una cotización muy alta. Es mil veces preferida la muchachita emancipada y un poco libertina, que, tratándose de la virtud esencial a su sexo, defienda la ciudad, sin amurallar sus cercanías. Por eso los dramaturgos ro asocian a la mujer divorciada a sus grandes proyectos de trabajo. En la comedia actual 10 es la heroína sino un personaje episódico de poco interés. ¿Qué participación la claran nuestros autores en sus obras? He ahí un motivo de encuesta para diarios que rehuyen pagar la colaboración. MANUEL caído doce compañías de provincias, incapaces de seguir luchando contra el cinematógrafo y contra la inapetencia y la penuria de los espectadores provincianos. E l hecho es lamentable, porque afecta a muchos hogares. Pero, ¿no ha sido unánimemente reconocida la necesidad de reducir el número de compañías que actuaban por España? Eran muchas; excesivas. Una organización teatral montada sobre la base de amparar a todos, forzosamente había de dejar desamparado a uno: al arte. Que era el único que estaba, desde hace muchos años, en crisis. Sin embargo, sería necesario que los actores y los autores se concertaran para resolver el conflicto, armonizando, en lo posible, el supremo interés del teatro y los intereses respetables de sus servidores. bido, el próximo lunes, día 25. se celebrará en el teatro Español una función de homenaje al poeta Villaespesa, que ha vuelto de América enfermo y abatido. A este festival, cuyo programa es muy atrayente, asistirá el presidente de la República, D. Niceto Alcalá Zamora. L a combañía de Enrique Boiras interpretará El alcalde de Zalamea, v cuatro poetas ilustres, Eduardo Marquina, Manuel Machado, Luis Fernández Ardavín y Enrique López Alarcón, leerán, en homenaje al amigo y al camarada, sendos poemas. También recitará algunos versos el eximio Villaespesa. Será una fiesta de arte, en la que un gran artista encontrará en Madrid el afecto y la admiración qué no te fueron regateados en su juventud. ven e inspirado poeta gallego ha entregado a la compañía de Juan Bonafé una comedia en verso que titula La hija del tabernero, y que se estrenará cuando ceda el éxito de taquilla de Jaramago, la deliciosa comedia andaluza de José y Jorge de la Cueva. El lunes próximo entregará el ilustre poeta a la compañía del Muñoz Seca el tercer acto de sú comedia Era una vez en Bagdad... cuyos dos primeros actos se están ensayando activamente desde hace algunos días. E l estreno se celebrará en los últimos días de este mes. La compañía de Irene López Heredia está jubilosa y entusiasmada por el obsequio que le ha hecho el autor de El pobrecito carpintero. Todos los pronósticos hablan de un éxito extraordinario. Serrano Anguita lee... -Ayer tarde leyó este autor, a la compañía de Lara su comedia Un hombre de presa Es- -nos dicen- la historia de un hombre que, -por su esfuerzo personal, su ambición, su capacidad y determinadas dotes morales, logra una posición de primera fuerza. Manuel González tiene un papel muy importante en la nueva obra de Tartarín. Su estreno será a primeros de febrero. Casimiro Ortas. -El graciosísimo autor, que está pasando unas vacaciones forzosas, va a substituir a García León y Perales en la Zarzuela, cuando éstos emprendan la ruta de América. Ortas quiere hacer en la Zarzuela una temporada semejante- -en género y en precios- -a la que García eón y Perales realizaron con feliz éxito el pasado verano. T El homenaje a Villaespesa. -Como es sa- Otra comedia de Ángel Lázaro. -El jo- La nueva obra de Eduardo Marquina. BUENO París, enero, 1932. EL CORRILLO TEATRAL Crisis. -No podía el teatro permanecer inmune a los ataques de un microbio que hace estragos en todo el mundo y en todas las artes y profesiones. Nuestras compañías han resistido demasiado tiempo a la epidemia. De su exuberancia aparente daban fe la multitud de compañías que cada año se formaban. Pero ha llegado el momento de sucumbir a la crisis general, y las primeras víctimas son las agrupaciones que, con más o menos razones artíticas, se han ido constituyendo en. los últimos tiempos con los residuos de las viejas agrupaciones, para especial lucimiento y medro de, una o dos figuras. E n este mes de enero han Carracuca. -En vista de la excelente acogida que tiene en el Victoria Viva Alcorcen, que es mi pueblo! se ha aplazado hasta el próximo martes el estreno en Madrid de la comedia de Luis Fernández de Sevilla Carracuca, ya estrenada por la misma compañía, y con buen resultado, en Barcelona,