Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 22 DE E N ER O DE 1932. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAG. i A N T E LOS RUMORES DE HUELGA GENERAL P A R A E L D Í A 25 Una nota de la Unión General de Trabajadores SUSPENSIÓN HASTA FIN DE MES DETODOS LOS ACTOS D E PROPAG A N D A POLÍTICA E l Gobierno ha acordado suspender todos los actos políticos de propaganda anunciados hasta fin de mes. Así lo comunicó anoche el ministro de la Gobernación a algunos de los elementos interesados. Por la circunstancia del momento político ha sido suspendida por el ministro de la Gobernación la conferencia que iba a dar el diputado Sr. García Gallego, en el teatro de la Comedia, el próximo domingo. Agregan los firmantes del escrito que sé toma como fundamento para el despido l a edad de los interesados, pudiendo demostrarse que el motivo es insuficiente, ya que sus cargos eran desempeñados con ía necesaria com- petencia y actividad, pudiendo dar fe de estas afirmaciones el ingeniero jefe D Luis Estrada. Dirigidao a la clase trabajadora organizada, y a la opinión pública, se ha cursado el siguiente manifiesto: Elementos cuya insolvencia sindical y política está suficientemente acreditada, se vienen dedicando desde hace algunos días a circular la especie de que el día 25 del corriente se producirá en nuestro país una huelga general cuyos móviles son completamente desconociólos. P o r ello, la Comisión ejecutiva de la Unión General de Trabajadores sale al paso de esta maniobra, a fin de evitar que haya organizaciones o compañeros que por desconocimiento puedan ser víctimas de ella. Discurso aplazado SOBRE LA SECULARIZACIÓN D E CEMEN- TERK De un discurso de don Basilio Alvarez M a d r i d 22, 2 madrugada. D e l discurso pronunciado por D Basilio Alvarez en l a sesión del pasado martes al referirse al problema de la secularización de los cementerios, entresacamos los siguientes conceptos E n el voto particular que ha presentado el miembro de la Comisión Sr. Gomáriz, hay un reaccionarismo que salta a Ta vista, porque se planta veloz ante el filo de esta dilema. O no existe para vosotros! la economía de ultratumba o existe. S i existe debéis aplaudir todas las sacudidas espirituales de que están impregnadas las ceremonias reí: giosas, y si no existe para vosotros, ¿qué importancia pueden tener los homenajes postumos? Queréis profanar una gran zona del sentimiento religioso y hasta poner obstáculos a expresiones artísticas maravillosas y ahogar impulsos siempre respetables. N o me negaréis que el ambiente del país está saturado de un sentimiento religioso. E s la opinión pública que se impone a fuerza de densidad emocional. Y contra es. o ¿quién puede atreverse a i r llamándose republicano? Con ese voto. particular pretenden establecer por la ley el supuesto absurdo de que todos los católicos que no hagan previa declaración de tales al cumplir los veinte años, quedan automáticamente descatolizados ante la muerte. Eso no puede ser. Cierto que el bautismo no determina la voluntad del bautizado; pero en el paso a adolescente le dibuja la fisonomía espiritual, y si pasó de los veinte años, ni mayor r a zón. Y esto nadie puede apreciarlo mejor; que los padres. Por tanto, lo lógico cuando el ciudadano no deje formulado expresamente su deseo de ser enterrado por lo civil, es suponer su catolicismo ante la muerte. Esta presunción, no la pueden desdeñar, y reparad en la cifra de hombres nacidos en el seno de la Iglesia, que por vaivenes de ella y a la hora de la muerte tornan fervorosamente a la religión. Vosotros queréis arrebatarle ese consuelo porque, si repentinamente muere, van a esa fosa civil. Habla del cementerio británico, en el que están enterrados protestantes, hebreos y católicos. Ahí sin necesidad de derribar tapias, sin más división que unos humildes senderos duermen eternamente hombres de las más diversas confesiones. Las estadísticas nos dicen que en los últimos veinte años se han enterrado en M a drid 346.970 cadáveres en cementerios católicos, y 2.343 cementerio civil, y en estos seis meses de efervescencia sectaria, un poco a la mejicana, hubo en tierra sagrada 7.859 cadáveres y 134, en recinto civil. A n t e estas realidades, ¿cómo puede legislarse con fórmulas de tal sectarismo? L a muerte es algo sagrado y profundamente espiritual. Ante ella todos nos descubrimos. Y o votaré contra ese voto particular, que va, no sólo contra l a conciencia religiosa, sino contra el sentido común. UN Nuestro organismo nacional tiene suficientemente probado que nadie le aventaja en la defensa de los intereses morafes y materiales de la clase trabajadora. Su, historia le da autoridad moral suficiente para d i r i girse en los momentos actuales a todos los trabajadores, invitándoles a que no secunden las sospechosas incitaciones a la huelga que les vienen haciendo. U n a huelga en estos momentos no resuelve ni uno solo de los problemas, ni puede i n teresarnos y los complica todos. Con esos movimientos, cuya finalidad sindical se desconoce, se contribuye a dar ante el país y ante el mundo entero una deplorable sensación de incapacidad del pueblo para v i v i r en un régimen de democracia y favorece los v i vientes designios de las derechas españolas contra el régimen republicano. E n su consecuencia, llamamos la atención, sobre todo de nuestras organizaciones, para que se mantengan dentro de la más unánime y serena disciplina. Ningún afiliado a las secciones de U G. T debe secundar movimientos que no estén organizados por los organismos responsables de nuestra organización. Nadie debe abandonar el trabajo mientras los que han cumplido y estén dispuestos a cumplir con sus deberes en todo momento no lo dispongan. H a y que economizar energías para emplearlas con eficacia cuando sea llegada la ocasión de que la causa jBe la libertad y las reivindicaciones obreras hayan de salir con ello beneficiadas. M a d r i d 21 de enero de 1932. P o r l a Comisión Ejecutiva, el secretario- tesorero, Wenceslao Carrillo. -Visto bueno, el presidente, Manuel Cordero. ATRACO ESCANDALOSO f A y e r tarde dieron los atracadores que actúan en Sevilla una nueva prueba de su audacia. Según referencias particulares que hasta nosotros llegan, dos individuos penetraron en la consulta del D r Amores, en la calle San Fernando; pacientemente fueron cediendo el turno a los enfermos, hasta quedar los últimos. A l penetrar en el despacho del doctor empuñaron sendas pistolas y le p i dieron el dinero que tuviese. Los atracadores se marcharon después de llevarse el dinero de que disponía en aquel momento el Sr. Amores. Oficialmente no había anoche referencias del atraco. 1 EL DIRECTOR G E N E RAL D E OBRAS HID R Á U L I C A S E N SEVILLA H a llegado a Sevilla, para asuntos relacionados con su cargo, el director general de Obras Hidráulicas, D Antonio Sacristán Colas. E n la mañana de ayer estuvo visitando la Mancomunidad Hidrográfica del Guadalquivir. ECOS D E L PUBLICO Firmado por Fermín Carrillo de Albornoz, José Naranjo Villalta, Bartolomé Benítez, Juan Morales, Gabriel Pineda, Antonio A m e lóla, Manuel Camino, G R u i z y Rafael R o jas, hemos recibido un extenso escrito, d i r i g i d o a l Ayuntamiento de Sevilla, en el que después de notificar que desde el primero del corriente han sido destituidos de sus respectivos cargos en el servicio de limpieza piiblica, ruegan al alcalde y concejales que sea revocada dicha disposición, por humanidad y por justicia. ANOCHE ESTALLO UNA BOMBA EN LA IGLESIA D E S A N CARLOS, D E Z A R A G O Z A Zaragoza 22, 1 madrugada. A las once cíe la noche estalló una bomba en ¡a puerta de la iglesia de San Carlos, causando grandes daños en el templo y rompiendo los cristales de las casas próximas. L a alarma producida enj el vecindario fué muy grande. P o r fortuna, no se registraron desgracias personales. Los autores del bárbaro atentado no han sido habidos. Zaragoza 22, 3 madrugada. Posteriormente a la explosión de las dos bombas se pudo comprobar anoche que habían sido robados 50 cartuchos de dinamita y 50 detonantes de las obras del ferrocarril de Caminreal, en ci trayecto del término de M i r a l bueno. en las cercanías de Zaragoza. J F T J M A D O J E I E S! Las 1 TILLAS BÓNALD evitan los efectos nocivos del tabaco. e n e Jos que h a c é i s v i d a s e d e n t a r i a l i m p i a d c o n ellas v u e s t r o s ríñones. les M t é Ai C