Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 al. pantalón; se dice que es muy cómodo hacer de dos piezas una. E n esto no hay nada nuevo; sin embargo, observo menos vuelo en el pantalón y más ajustada la camisa, que se escota en cuadrado, y las hombreras se sujetan con un muelle, para cambiarlas fácilmente y que entonen con el color del vestido. E l enc je casi siempre es preferido para rodear el escote. Pensando siempre en facilitar el planchado, el encaje en forma de canesú se abotona a la. camisa, para evitar que el encajase, lave con excesiva fr- ecuen- cía. No sé si será porque atravesamos Utia época difícil en todas partes o por inclinación a la sencillez, la línea es sobria, y la hechura también. He visto ca- misas completamente lisas, con un festón recto como remate y pequeños arabescos bordados a punto de cordoncillo, Este adorno es preferible, a los encajes malos, aplicados como los buenos. Entre los adornos fáciles y que entretienen, recuerdo unos redondeles bordados, aplicados a festón que rodean el escote y el borde de la combinación. Los bieses de tul son prácticos, por su resistencia, y muy elegantes. No me canso de admirar su encanto. Pasemos ahora a ocuparnos, de las combinaciones, que suplen el uso de la enagua. Parecen vestidos y se pueden hacer con toda clase de telas. Aquí también ruego a ustedes. que hagan una requisa en sus armarios, porque telas pasadas de moda son útiles en las actuales circunstancias. Los tonos obscuros son preferibles a los claros; puesto que los trajes son obscuros, si fuese ustedes procuraría que igualasen lo más posible la falda de arriba con la de abajo. E l corte, recto, sin forma; algunas pinzas en el talle, acercándose lo más posible a lá línea princesa. Es cierto que esta vez la moda es inspiradora y sus indicaciones se observan sin discutir. E l adorno, recortado en picos, se incrusta en la tela, y como se ve por el pequeño escote del vestido, aconsejo que se cuiden todo lo posible estos adornos, sin olvidar que la sencillez está a la orden del día. Nada de gorras en casa mientras se ocupan las señoras de sus quehaceres matinales. Es una moda pasada. Como muchas señoras no rechazan manejar el plumero y el polvo es funesto para el pelo, las aconsejo que se pongan un bonito pañuelo de seda, anudado con un lazo sobre la oreja izquierda. E l escocés es perfecto, porque no se ensucia, y han tenido la feliz idea de hacer largas blusas iguales, que harán de cada ama de casa una mujercita ideal, que tendrá la seguridad de ver su hogar bien limpio. Por tener un nuevo uniforme, j algunas de ustedes no sienten dentro de sí el alma de un ama de casa? TERESA C L E M E N C E A U CAMISA D E DORMIR P E VOLANTES PLISADOS. MODELO FAIRYLAKD PANTALÓN C R E P É D E CHINA SALMÓN, ADORNADO CON PUNTILLA D E ALENgON. D E L MISMO TOÑO. MODELO CADOLLE EN-
 // Cambio Nodo4-Sevilla