Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Informaciones y reportajes Visión lírica de Rusia a través de F e d e r i c o XBarcía S a n c n i i M A OÍll D MO SCI! M A D R I D luciórt, sin prematuras esterilidades; de sentimiento enorme de liberación que se experimenta en el momento de abandonar territorio soviético, y de la amabilidad del ciudadano ruso, que, aunque no dé las gracias, por nada y llame a todos cantarada, es, de una exquisita cortesía... A l volver al centro de Europa sufre el europeo neto una sensación de fragilidad ante los cuadros que se llaman modernamen- te civilizados. Según. Federico, al hablar de Rusia, como él piensa hacerlo, es. preciso d i rigirse por igual a las clases proletaria y capitalista. H a y que hablar a derechas e i z quierdas con la verdad, que es enemiga de una y otra orilla, Alemania. Francia y P o- lonia no son iguales al ir a Rusia que al volver. Federico trae, además, unas notas ru- sas opuestas a las conseguidas hasta ahora: todos han ido como balas a Moscú, intentando ver en las bambalinas lo que el Estado dé la U R. S. S. ciucría ocultar con su escenario; pues bien, Federico- -aquí una sonrisa levantina- -se ha conformado buenamente con lo que Rusia enseña a todo extranjero de prestigio intelectual: a través de sus imágenes, en torno a lo- mejor verá, el público de sus charlas, lo peor; además, Riga, V a r sovia, Polonia, en su cerebro, como trascendencias que integran este viaje en acor: Hasta ahora, todas han sido bastones sin contera ni puño; y aquí, ha dicho Federico, es donde reside precisamente la labor de filigrana. N o se pueden enfocar tampoco las poblaciones, bajo un mismo asoecto político con- ribetes de socialismo de listado. Cada punto en el mapa de Rossiya tiene en estos momentos su evolución particular y definida. García Sanchis- en el monasterio Novodievitchi Moscú) hoy despojado, y en donde residió Boris Godunov. En su cementerio se hallan los sepulcros de Tchekov, Skridbin, Kropotkin y otras notabilidades. Data de 1524. L i r i s m o políglota Serenamente, sin rudezas, sin gritos, Federico García Sanchiz ha traído a escogidos escenarios de M a d r i d estampas líricas de Shanghai, de la América del Sur, de rutas salvadas por el seppeün; estampas que, trazadas en tonos exclusivamente líricos, son traducidas después- -por la imagen certera- -a la realidad clara de todas las ramas que yá sólo tienen corteza, sabrosa corteza... Todo sin que a EspañaMe haya costado esta nueva geografía un solo céntimo. Todo sin remedar a Francia, sino siendo admirada por F r a n cia. Ahí aquella frase de Paúl Morand, refiriéndose a nuestro charlista; E l sueño de mi vida se cifra en. saber hablar como este hombre García Sanchiz no ha traído a España el champagne. Rusia, a un p a s o L a palabra de García Sanchiz es para mí visión de Rusia a un paso. Y Rusia me va diciendo, con su gesto rojo de dictadora del mundo -S i- e l viajar por mis estepas es superlativamente incómodo, mis paisajes dicen; en cambio, de una impresión estética única en el inundo. Ahora, en pleno invierno, mis campos están llenos de nieves; mis. ríos- -mi adorado Volga- -helados, siniestramente helados. Venir, pues, a mí, en esta época- del año, con intenciones de estudios sobre el campo es inútil. Yo. coqueteo ahora en las ciudades... (Y Federico -me habla de- la heroicidad viajera del turista, desde la salida de Letonia; de cómo Rusia continúa haciendo su revo- García anchis, en la plaza del Mercado Vieio- Pasa, car- gado de mercancía pobre, uno de esos legendarios judíos poloneses.
 // Cambio Nodo4-Sevilla