Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Nuevos pormenores de tos sucesos en la provincia de Barcelona. El interior de la casa desde la que se arrojaron bombas contra las tropas y la Benemérita, en el pueblo de Berga. Parapetados tras éstos- sacos y las maderas de la ventana entreabierta, los rebelLas tropas se han apoderado del cuartel general de los revoluciodes efectuaron muchos disparos. narios en Figols, y se incautan de ese armamento. (Fotos Casáis. PANORAMAS DE ESPAÑA A L I G A N T E L A C I U D A D DE L O S D O C E D E PR I M A V E R A Alicante ha vibrado durante varios días con júbilo de fiestas, con motivo de la v i sita del presidente de la República. Apenas si entre el agitado ir y venir de tino a otro acto oficial ha quedado una hora de reposo para que los viajeros que en. estos días llegaron a Alicante pudieran admirar, debajo de las banderolas y de los gallardetes que ponían en las calles policromías de feria, la serena belleza de la grata ciudad de Levante, qué tiene en su fisonomía de siempre el hechizo mejor. Las fiestas están bien: para atraer turistas que aún no hayan desvelado la gracia v la armonía de Alicante. Pero no son precisas aquí para c uieh haya penetrado una vez en los halagos y las delicias de la. ciudad. E l atractivo de Alicante está en su temperatura, que hace de todo el año doce meses de primavera. Don Santiago Ramón y Cajal, el venerable sabio, ha escrito de Alicante, no hace aún tres meses, el más exacto elogio. E l clima de Alicante- -afirma don Santiago- -es verdaderamente ideal. Los medios de temperatura, singularmente en los meses invernales, indican que el frío es casi desconocido. L a humedad es exigua, circunstancia favorable a los reumáticos y a cuantos padecen enfermedades del aparato respiratorio. Para los nerviosos, arterioescleróticos v agotados por el trabajo intelectual constituye Alicante uña estación de primer orden, extraordinariamente sedante y sin posible compat t MESES UNO DE LOS MAS BELLOS PANORAMAS DE ALICANTE. -Desde la perezosa inquietud del Mediterráneo, el fotógrafo ha recogido en su cámara la perspectiva de la ciudad, que asoma sus terrazas a la palpitante luminosidad del cielo, azul. (Foto L. Espiga. ración con otras ciudades de la costa mediterránea. Pero no es sólo la benignidad de su temperatura; es también la inefable y femenina belleza de su panorama marino, de lentas y perezosas ondulaciones. Y la oriental perspectiva de su palmar jugoso y la alegría sin estrépito y la animación sin vértigo de sus amplias avenidas modernas. Alicante tiene todo lo que una gran capital cosmopolita, hasta donde la gran capital cosmopolita empieza a ser mortificante; y todo l o que tiene una vieja ciudad, hasta donde pudiera empezar a resultar aburrido. E l confort de hoy y las pausas de ayer, milagro de supervivencia y de vitalidad en plenitud. ALEJANDRO HERNÁNDEZ