Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 1 28 D E E N E R O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 18. hasta el momento de, la discusión de lasen miendas. E l Sr. F A N J U L rectifica. Está conforme con el Sr. Menéndez eri que la industria militar puede y debe ser la base de la nacionalización de muchos productos que hoy son únicamente producidos en el extranjero, pues solamente los ensayos en los laboratorios industriales son eostoses y no pueden ser sufragados por la i n dustria privada. E l Sr. M E N E N D E Z Existe un campo enorme. E l Sr. F A N J U L recoge las aspiraciones del Retiro Obrero, al que hay que atender, para evitar que sea lastimada gravemente la industria civil. Elogia calurosamente al personal obrero de las fábricas militares. aprendido, a leer la Gaceta de la República, y habla del decreto de laboreo forzoso, atacando al terrateniente, que se beneficia de la agricultura, que debe estar también a las resultas en los tiempos desgraciados. Censura- la medida que impone que. los obreros no trabajen sino en sus respectivos términos municipales. Añade que mientras. millares, de obreros de Valladolid, Palencia y Extremadura carecían de trabajo, legiones de obreros portugueses realizaban las faenas de la siega, y pregunta cuál es la reciprocidad de las naciones que nos envían sus ingenieros y sus delineantes, mientras nuestros técnicos carecen de trabajo. (E l orador se queja de que el Sr. Martín acoja con risas su discurso. Termina a ruegos de l a presidencia, que le llama la atención por la extensión excesiva de su discurso, con un canto a la actividad de la Cámara. ARQUITECTURA DOMESTICA. -M u y instructivo es el a r t í c u l o que en el p r ó x i m o n ú m e r o de B L A N C O Y N E G R O dedica al hotel unifamiliar el arquitecto Sr. M a r t í n e z Chumillas. E l a r t í c u l o aparece ilustrado con artísticas f o t o g r a f í a s veniencia que supone la diferencia en el cambio de moneda. Las fábricas militares pueden resolver el problema nacional de la industria en España. Recuerda comentarios del presidente del Consejo- y del ministro de Instrucción, cuando el orador les expuso proyectos para remediar la situación de los m i l obreros despedidos de la fábrica de Trubia. Dice que fué calificado por ellos de fantástico astur (risas) pero! o cierto es que hoy Trubia está fabricando motores para la industria pesquera que venían únicamente del extranjero y que tienen grandísimo mercado; engranajes para los tranvías, que costaban en Norteamérica 1.200 pesetas y que se producen a 6 0 0 juegos de máquinas perforadoras, neumáticos de minas que costabem 200 pesetas y se dan en 9 7 y estos datos, dice, son irregulares, y, ¡ay de quien los refute! porque me obligaría a traerle la documentación probatoria. (Risas. Habla dé lo que significan las fábricas militares para la técnica, y dice que siempre que las grandes fábricas como la de Reinqsa y como l a Constructora Naval necesitaron personal especializado se llevaron el de Trubia, de donde salieron 14 oficiales artilleros. Las fábricas militares, añade, podrán fabricar todo el material y mucha producción de uso civil, incluso él motor Diesel y Semidiesel. Entiende además que el Estado no puede desatender- á: sus 6 breros. Declara que el Cuerpo de Artillería está compuesto de- grandesselementos útiles y trabajadores y afirma que los artilleros mejores, los buenos, son leales a la República, olvidando en este momento el orador agravios que sufriera en tiempos pasados. Por lo que respecta a los obreros se dan casos de algunos que están dirigiendo explotación de ferrocarriles en Buenos Aires. Pide protección para estos elementos obreros, que a veces presentan inventos de gran valía que deben ser ensayados, y está el caso de previsión y de honradez de los obreros asturianos, que logran por sus propios medios retiros de tres y cuatro pesetas, siendo así que el Estado les da solamente una, no obstante estar obligado más a este respecto que cualquier patrono particular. Entiende que se pueden fabricar 300 fusiles diarios en tres turnos, con lo cual podría trabajar buen número de obreros. Termina diciendo que no es de quienes afirman que para vivir en paz hay que prepararse para la guerra: su opinión es de que para vivir en paz hay que prepararse para la paz. (Aplausos. E l Sr. O R T I Z S O L O R Z A N O afirma que sus intervenciones son obligadas, porque es teniente coronel de Ingenieros; pero debe declarar que no obedece a ninguna sugestión de la industria privada. Contesta con ello a una insinuación del Sr. Menéndez. E l Sr. M E N E N D E Z Esto no sería ofensivo para la reputación tíe su- señoría; pero me habían asegurado que pertenecía a un Con; ejo de Administración de una Compañía de Bilbao. E l Sr. O R T I Z S O L O R Z A N O Comprendo que no sería censurable, pero como no es cierto que represente ningún interés particular, es justo que quede esto bien aclarado. E 1 Sr. S A N T A C R U Z de la Comisión, dice que ésta agradece las intervenciones parlamentarias, pero tratándose de la discusión de la totalidad nada tiene que decir A Discurso del jefe del Gobierno E l presidente del C O N S E J O anuncia que contestará a las impugnaciones hechas, rogando que el proyecto sea votado lo antes posible, ya que se ha dedicado una semana a la discusión. Declara que el Sr. Menéndez ha demostrado que conoce la discusión, por lo que a Asturias sé refiere; pero precisamente l a modalidad del proyecto se basa en la diversidad de las fábricas existentes. Dice que en las cuestiones de personal sé dan normas encauzadas para el futuro, sin olvidar algo pasado, como la malhadada supresión del Estado Mayor Central. Se tiende a que toda la nueva organización m i l i tar quede acomodada a las exigencias económicas, suprimiendo tocio lo innecesario. E n el presupuesto de Guerra, que importó el año pasado 700 millones y pico de pesetas, figuraban los gastos militares, y además unos 20 millones para clases pasivas, que ha creído un deber separar. Había también un presupuesto de Fomento, que era el de la cría caballar, que es problema de orden conómico nacional, y no militar, por, lo que separó también la partida de 18 millones que aquélla representaba, y había, finalmente, el presupuesto de las fábricas m i l i tares, con muchos defectos de contabilidad, que impedían conocer hasta el costo de producción y su verdadero rendimiento. Las razones de esto son muy claras, dice. E l gobernante no siempre se encuentra las carambolas, como Fernando V I I M e he encontrado- -dice- -con una fábrica de Carlos III, y una, como la de Toledo, que también tiene su historia; hay que contentarse con lo que hay, pero es preferible cerrar las fábricas a continuar como estamos. E n las fábricas- -añade- -se han producido altas y bajas imprevistas e irremediables de la producción. Marruecos forzó ésta y, terminada la guerra, como sobraba l a Maestranza y no se podía poner en la calle, hubo que gastar dinero en balde. E n Sevilla hay 200 obreros de la Pirotecnia que no tienen hoy nada que hacer, y a quienes se paga todos los días. Reconoce que el Estado tiene que dar uní margen a la invención, -pero no es admisible que estos ensayes se hagan de tapadillo. Después habla de la ley de Contabilidad, que pone obstáculos a la acción ministerial y que le obligó a ciertas anormalidades, que cita, para evitar otros males. Dice que hace mes y medio está persiguiendo l a aprobación de un crédito de tres millones de pesetas para la fábrica de Oviedo y el expediente ha vuelto a sus manos hace tres días, porque el Consejo de Estado y la Intervención General han informado que no es posible su concesión, porque representa una transgresión de todos los preceptos legales existentes, y ante esta razón no hay más remedio que bajar la cabeza, dice, habiéndose acudido al arbitrio de que la fábrica de Trubia adelante a. 1? ds Oviedo 30.000 pesetas. E n el proyecto lo que se busca apenas tiene relación con todo lo que se ha dicho en la Cámara, ni sobre la competencia coa la Orden, del día Se aprueban los siguientes dictámenes: Proyecto de ley relativo a la jubilación de los funcionarios del Estado que- llegaran a sufrir ceguera. Aumentando las plantillas del Cuerpo de Seguridad, sección de vanguardia, y la dé vigilantes conductores de vehículos. Aprobación definitiva del proyecto e x i- miendo del impuesto de derechos reales las transmisiones inortis causa de las casas baratas. Unificación de industrias militares Se reanuda la discusión de este proyecto. E l Sr. M E K E N D E Z (D. Teodomiro) habla en contra. Analiza úoctrinalmente el proyecto, hablando del peligro que representaría para la intervención del capital privado en la i n dustria militar, porque considera que aquél provocado muchos conflictos internacions es. Después pregunta si el Ejército español va c ser ofensivo o defensivo. If abla del material existente y fija el plan deEjército de un millón de hombres, citando el material hoy disponible, que es de 4 f. j- oc 0 fusiles, siendo necesarios tres millones. Respecto de los cañones, dice que sólo i o n buenos unos cuantos, aunque no hay que perder de vista a l a Artillería antigua, que puede muy bien ser aprovechada, porque no hay que olvidar que durante la guerra europea se empleó todo el material, porque los- frentes se mantuvieron a cien metros de distancia. Estima que para aprovisionar al Ejército de todo el material necesario serán precisos quince años q e absorberán todo el trabajo de las fábricas militares, con la colaboración de l í s civiles. Estima conveniente el consorcio y l a autonomía proyectada, pero siempre que el Estado encargue material a las fábricas. Dice que el proyecto es bueno en general, pero necesitándose que al consorcio pueda darse una orientación comercial con representantes en el extranjero. Dice que una organización autónoma puede tratar de los corretajes, lo cual le será vedado al Estado. Habla de la conveniencia de l a invención española de una ametralladora única e el mundo. E l Sr. F A N J U L E s un fusil ametralladora. E l Sr. M E N E N D E Z canta un himno al trabajador y al inventor que trabajan en lugares apartados y en la independencia de este Madrid escéptico. Declara que, aparte de la explotación de inventos españoles, hay fábricas alemanas que nos ofrecen patentes para fabricarlas y exportar este material a Sudamérica e in cluso al Centro de Europa, por no poder hacerlo directamente jr también por la con-
 // Cambio Nodo4-Sevilla