Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
atropello del derecho, los trofeos militares de todo linaje son presentados a la n i ñez como el mayor timbre de gloria para una nación celosa de su grandeza... E n estas condiciones, ¿h a b r e m o s de e x t r a ñ a r n o s de que, a despecho de las pacíficas intenciones de algunos gobernantes o de las h á biles combinaciones de ciertos diplomáticos, el instinto de agresividad, innato en la especie humana, continúe periódicamente señalando con su estela sangrienta el paso de la Humanidad por los cauces de la H i s toria? Así, pues, se impone ante todo una profunda rectificación de nuestra sensibilidad moral y de nuestra conciencia jurídica si queremos abrigar, aun remotamente, la esperanza de que el espectro de la guerra desaparezca dormitivamente del horizonte de l a Humanidad civilizada, lista rectificación habría de entenderse en el sentido de hacer extensivos a la vida de las naciones los c r i terios de valoración y ¡as normas de conducta que en el ambiente de una civilización cristiana han llegado ya a. imponerse como ideal moral a la conciencia individual. P a r a que esta magna tarca de educación colectiva pueda acometerse con g a r a n t í a s de eficacia, debe empezar por moldear, conforme a los principios de la ética internacional, el alma de las nuevas generaciones. U n a severa interpretación de la historia racional, que reconozca a cosas y personas sus proporciones relativas, sin caer en fanáticos entusiasmos ni en denigraciones morbosas- ¡cuánto menos en injustas y odiosas comparaciones! y una concienzuda educación cívica de la niñez, que huya por igual del amorfo humanitarismo v de mezquinos nacionalismos, despertardo en el alma infantil, juntamente con el amor a su Patria, la conciencia de la solidaridad internacional y de a fraternidad humana, y forjando el espíritu de los futuros ciudadanos en el culto a la Nación, miembro de la Humanidad, habrían de ser el postulado previo de toda orientación pacificadora de l a vida internacional. De poco serviría, sin embargo, que esta renovadora educación fuera iniciada por a l guna o algunas de las naciones hoy existentes, si no fuera secundada en la misma d i rección por las que han sido o pudieran llegar a ser sus rivales, no de otra suerte que las intenciones m á s pacificas de los individuos habrían de malograrse ante las disposiciones agresivas de sus conciudadanos. E l conocido refrán según el cual dos no r i ñen sí uno no quiere no enuncia, en este sentido, sino una verdad muv relativa. N i bastaría siquiera que cada vno de los miembros de la comunidad internacional abrigara en el fondo de su conciencia una actitud de respeto y aun de afectuosa benevolencia hacia los restantes cofrades de la gran familia humana, mientras semeiante actitud no fuera conocida, sentida v correspondida por los demás miembros d é l a colectividad, creándose de este modo un ambiente público de recíproca confianza que disipara hasta los últimos recelos de hostilidad remanentes del pasado belicoso de la Historia. U n a labor, por lo tanto, de mutua compenetración entre las naciones, que estrechara cada día m á s los- vínculos de confraternidad de sus pueblos respectivos y abatiera para siempre ¡os tenebrosos cenáculos de la diplomacia secreta habría de ser el obligado complemento de la autoeducación nacional, p a t r i ó tica a la vez que humanitaria. M á s glorioso es- -escribe San A g u s t í n- -matar ia guerra con la palabra que matar a los hombres con la espada. H e aquí una fórmula genial que pudiera servir de lema a las p r ó x i m a s deliberaciones sobre ei desarme. A l adoptarla Ja representación de E s paña no haría sino seguir ia luminosa tradición teológica de su Siglo de Oro, cuya irradiación en la vida actual es para nuestra historia un timbre de gloria superior al de sus propias grandezas militares. JUAN ZARAGÜETA Campeonato de Europa de boxeo. BARCELONA. -Encuentro Gironés- Paul Noack. El arbitro proclamó vencedor a José Girones, campeón europeo de los pesos pluma, por inferioridad de su adversario el campeón alemán, que aparece en la foto tumbado por su enemigo. Foto Torrents. Para el concurso internacional de belleza. Miss Hungría es esta señorita. Sé Miss Dinamarca El único dato que llama lea Lampel y. tiene diecisiete se conoce de ella es su nombre: Aaten años de edad. Foto Keystone. Clausen. (Foto Keystone. El submarino M -2 La violencia deja corriente, según noticias de Londres, imposibilitaba ayer, a mediodía, fijar con exactitud el lugar donde se encuentra el submarino inglés M -2 hundido bajo las aguas a la altura de Portland. (Foto Vidal.
 // Cambio Nodo4-Sevilla