Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
billos; pero cuando se trata de hacer abrigos para señoras de edad, entonces... entonces... eso resulta fuera, de moda y poco elegante; el reposo en la cama o la enfermedad autorizan, mejor dicho, reclaman los gabancitos de punto blanco, y en esas condiciones únicamente aconsejo el uso de ese trabajo para ustedes. Evidentemente, ustedes necesitan calor pero otra tela se lo prestará sin envejecerlas como lo harían los stveáters. Si un constipado las retiene en casa sin privarlas de su partida de bridíje, sobre un traje interior de abrigo se pondrán otro de encaje de seda ligera; también pueden utilizar un traje de enferma, una bata elegante, digna de las personas a uienes reciban. Les ruego que se pongan siempre mangas rectas, ajustadas como mitones, sin agobiarlas con volantes ni encajes; les sentaría muy mal, mientras que la manga Edad Media adelgazará su aspecto deliciosamente. E n suma, del estudio de detalles saldrá la figura ideal distinguida que yo he soñado. Las joyas (iba a decir la bisutería) modernas serán rechazadas por. ustedes para que las usen sus nietas, que no tienen derecho a las buenas. Pocas sortijas y de piedras finas; no fijen demasiado la atención en sus manos, a no ser que se conserven impecables; el cutis se arruga, las articulaciones se deforman, el color amarillea y el. todo reclama olvido; a s í pues, no obligue a los- que la rodeen a notar esa triste decadencia de sus manos bonitas. Los collares ceñidos bajo la barba disimulan la caída del cuello, primer paso de los estragos del tiempo; también adornan señor i alíñente los collares de dos a. tres hilos caídos sobre e! vestido. E n cuanto al peinado, muy sencillo y muy cuidado: ancha ondulación, nada de rizos, raya en el centro o en un laclo, según convenga a sus fisonomías. N i moño alto ni bajo; colcquenlc en el centro de la cabeza. Si su pelo es escaso agréguenle algún postizo. Ultima recomendación: que- los tintes desaparezcan para usté d e s como la melena. Esto dicho, con la más dulce sonrisa serán ustedes viejecitas encantadoras, que todo el mundo admirará. TERESA C L E M E N C E A U T R A J E D E T A R l l R DE TIC R O O P E L O XI- -GR O, COK G R A N C U E L L O Y GRANDES VOLANTES B E MUSELINA BLANCA. MODELO MOT. YNLt X
 // Cambio Nodo4-Sevilla