Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V A B C. DOMINGO 31 D E ENERO DE 1932. E D I C I Ó N B E ANDALUCÍA. PÁG. 39. de un anciano, al que se encontró en un bolsillo de la chaqueta un certificado médico, extendido a nombre de Ángel González Nieto, natural de Metida, y de sesenta años de edad. RÍAS ABC DE LA REGIÓN ANDALUZA en Málaga. U n a aclaración. H a l l a z g o de u n cadáver. U n de un o l i v o Otras noticias. jaén U n hombre, ofuscado, la emprende a puñaladas con la familia y se cuelga de u n o l i v o Jaén 30, 2 tarde. E n el pueblo de C l a rillas, -el vecino Tomás Aguiano Garrido, que vivía separado de su esposa, Enriqueta Cortés Moral, fué a visitarla y ofuscado le dio once puñaladas, dejándola en gravísimo estado. Después agredió a su suegro y a una nieta de éste, dándole varias puñaladas. E l agresor, desesperado, se ahorcó en un olivo. Los heridos fueron trasladados al hospital de Alcalá la Real. hombre, ofuscado, h emprende a puñaladas con la familia y se cuelga entregó el edificio a una Junta de señoras; cesión ratificada por el Ayuntamiento de 2884, que presidía D. I orénzo Cendra, ad 1 Hospital Noble virtiendo muy especialmente que no habría obligación de devolver el edificio más que en El Ayuntamiento republicano de Málaga el caso de que así lo acordase la Junta con i- planteó en sus primeras sesiones, como lema absoluta unanimidad. í inaplazable, la incautación de este Hospii tal, alegando que los herederos del doctor NoLas damas sostuvieron el hospital con ble cedieron el edificio al Municipio y pie, cuantos medios hallaron a su alcance, a cos por lo tanto, a éste, correspondía la administa de sacrificios, de amor y de persevetración del citado Centro benéfico. rancia. Al doctor Gálvez, que gastó su tiempo y t Cuando días antes de llevársela efecto disu dinero en la obra, ha. correspondido el cha incautación visité a D. José Gálves, en desengaño de ver interrumpida la admira ¡su clínica particular, para interrogarle acer ca del asunto, el sabio ginecólogo me dijo ble labor que el Ayuntamiento de Málaga no escuetamente: El Ayuntamiento tiene dere- quiso aceptar hasta ahora, cuando todo esta cho a incautarse de este Hospital a los cin- ba hecho: las dificultades económicas ven cuenta y cinco años de haberlo cedido a la cidas, los problemas de instalación resueltos. Junta de Damas. Ni éstas ni yo nos oponeAun así, el Municipio malagueño ni sa mos al acuerdo; pero esta obra no debe ser be ni puede mantener el prestigio del her destruida. moso Centro hospitalario a la altura que supieron elevarlo quienes sólo pretendían el Yo pensé entonces: El Hospital Noble rebien de Málaga y no se inspiraban sino en el quiere un gasto que el Municipio no pueda sufragar. La Junta y los doctores Gálves, Li- amor al prójimo. -Manuel Prados y López. nares, Pérez Spuvirón y otros supieron ha cer de un almacén de trastos viejos (a esto se llegó cuando el Ayuntamiento administraU n a aclaración ba la santa casa) m establecimiento de uti lidad pública. Las monjas de San Vicente Recibimos una carta de D. Julio del Junco son insustituibles. No puede improvisarse un rogándonos aclaremos el error padecido en cuerpo de enfermeras laicas abnegadas, hoy una información de Alcalá de los Gazules, por hoy. Y, aunque esto se lograse, el gasto recientemente publicada, en la que se atriaumentaría de un modo alarmante. buía el cargo de inspector provincial del trabajo en Cádiz, que nuestro comunicante Ha pasado algún tiempo. Mis pesimismos, desempeña, a D. Fermín Loriga. acaso eco de los del doctor Gálves, honra de Queda hecha la aclaración que el señor la Medicina española y hombre consciente de Junco solicita, para evitar posibles confusiosu enorme responsabilidad científica, han tenes. nido ya justificación amplia y no definitiva, porque se llegará a todas las habilidades para demostrar que el Hospital Noble ha ganado. Pero los que vivimos en Málaga sabeDetención de un obrero sospemos que no: sabemos que los médicos que choso fueron a substituir al doctor Gálves y sus Córdoba 30, 10 noche. E n Villanueva del compañeros, con propósitos altruistas, coDuque, la Benemérita ha detenido a un exmenzaron a cobrar sus honorarios habituatranjero sospechoso, dándose a dicha detenles, lo cual promovió debates nada edificanción gran importancia por sus antecedentes en el salón capitular y expedientes insostes y predicaciones. N o ha justificado su pechados, cuya trascendencia quedó paliada estancia por aquella comarca, ignorándose con cuatro rectificaciones oportunas. El Hospital Noble ha perdido toda su- efi- hasta ahora el nombre y otros extremos relacionados con su personalidad. cacia. Han querido convertirlo en un Hospital municipal modernísimo, democrático, como si no supiéramos que antes era el hospital de la clase media, de esa sufrida clase H a l l a z g o de un cadáver media que no puede ir a los sanatorios de lujo y que se resiste a ingresar en los hosHuelva 30, 4 tarde. E n el kilómetro 586 pitales de misericordia. de la carretera de Sevilla a Huelva y debajo de una alcantarilla fué hallado el cadáver He aquí algunos dalos de la fundación del Iiospital a que me refiero: En memoria del doctor D. José Guillermo ACCESORIOS. PANoble, subdito inglés fallecido en Málaga en DE COT. OX, 4. E B E C. B A B C O C K 18 Ó 1, las hijas del ilustre huésped de la ciu- -X W 2 XCOX dad acordaron fundar un hospital para enfermos pobres y, asimismo, erigir una capilla dedicada al culto romano, como homenaje postumo a una hermana profesa en la religión católica. (La familia Noble era protestante. Hecha la entrega oficial del inmueble al onez Si Municipio éste lo mantuvo clausurado (dediS I E R P E S 88 cado a almacén) En 1873 se inauguró oficialmente; pero en vista de que para. nadie Consulten nuestros Ifgggs- representaba beneficios, y descando el Ayunprecios en 61 S U ¡I tamiento desembarazarse de gastes inútiles, A B C en M á l a g a Cádiz Córdoba Huelva AUtERAS J E O francisco L a Gaceta promulga, a propuesta del m i nistro de Justicia, la siguiente ley: Artículo i E l llevar sin licencia armas de fuego fuera del domicilio se considera delito y se castigará con la pena de cuatro meses y un día de arresto mayor a un año de prisión correccional, que se aplicará con arreglo al prudente arbitrio de los T r i b u nales. A r t 2. L a tenencia de armas de fuego en el propio domicilio, sin la guía o sin la licencia correspondiente, será considerada delictiva y se castigará con igual pena que la señalada en el artículo anterior. A r t 3. E l depósito de armas de fuego será castigado con el grado máximo de ía pena señalada en el artículo primero de esta ley y multa de m i l pesetas. Se entenderá por depósito de armas de fuego la tenencia de más de tres armas de dicha clase en el propio domicilio o en lugares distintos del mismo, sin licencia, autorización o permiso para cada una de las referidas armas. A r t 4. Quedan exceptuados del concepto delictivo en los artículos anteriores la tenencia y uso de armas de caza que no sean de cañón rayado, así como los de valor artístico o histórico. Los que posean más de tres armas de caza vendrán obligados a ponerlo en conocimiento de la autoridad en cualquier forma. A r t 5, Los procesos incoados por este delito sé tramitarán en la forma que prescribe el título tercero del libro cuarto de la ley de Enjuiciamiento Criminal. A r t 6. E l juez instructor, teniendo en cuenta las circunstancias que concurran en el hecho y condiciones personales del procesado, acordará, respecto a la libertad provisional o prisión preventiva del mismo, lo que estime más conveniente para el interés público. A r t 7. A los condenados con arreglo a esta ley les serán aplicables los beneficios de la condena condicional con arreglo al prudente arbitrio de los Trbiunales de Justicia, con excepción de los comprendidos en el artículo tercero. A r t 8. E n los casos en que se precise la entrada y registro en los domicilios se requerirá siempre mandamiento judicial. Artículo adicional primero. Esta ley comenzará a regir a partir de la fecha de- su; publicación en la Gaceta de Madrid, y el plazo de su vigencia no podrá exceder áei, dos años. I Artículo adicional segundo. Quedan sub- sistentes las disposiciones vigentes en cuanto 110 se opongan a lo establecido en la presentó lex 0 0 UNA LEY RELATIVA A LA T E N E N C I A D E ARMAS DE FUEGO