Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AJEDREZ NIMZOWITCH, E L M A S DESTACADO REP R E S E N T A N T E D E L A E S C U E L A SU PERMODERNA E l campeonato social del C l u b M a d r i d gSgj Entre los actuales maestros de p r i C 3 mera fila es indudablemente N i m zowitch el más destacado representante de la escuela hipermoderna, cuyos pilares teóricos estableció en unión de Breyer y de Reti. E n un intento de clasificación de sus aportaciones respectivas, y sin sujeción estricta a un ordenamiento cronológico, puede decirse que la aguda crítica de Breyer constituye la primera etapa, y que su implacable piqueta cuarteó el aparatoso dogmatismo en que se venía asentando la teoría de las aperturas desde la época de Steinitz, con el unánime acatamiento de los maestros. Entre otras, puede recordarse su genial demostra ción de que Lasker, perdió la décima partida de su match contra Capablanca, del año 21, en la Habana, donde se disputó el campeonato del mundo, por haber seguido los principios de la escuela moderna en su jugada 17. A X C D cuando con l a jugada heterodoxa 17. A X C R! debió ganar la partida. L a labor constructiva realizada por el cl- ro ingenio de Reti, vino después a substituir los principios derribados por otros nuevos, ilustrándolos con los admirables ejemplos que forman sus partidas; pero es, sobre todo, en la práctica de Nimzowitch, en su extraordinaria fertilidad táctica, donde Dega a conseguirse la más completa y variada aplicación de los principios hipermodernos. É ción de la cortina de peones, tiene muchas más posibilidades de acción en este puesto desacostumbrado que en el habitual de 3 A R. Agesta interpretación casuística y libre de prejuicios, que rechaza todo dogmatismo en materia intelectual, debe la escuela- h i permoderna su fecunda elasticidad de acción) A 2 D 11. P 3 C, P 4 T R. 12. A 3 D P 3 C 13. 0- 0 (ha terminado el planteo, y la ventaja del blanco es evidente en espacio vuelta, siempre que el número de particif pante s sea superior a quince, y a dos, si es igual o inferior. L a primera sección jugará lunes y jueves; la segunda, martes y. viernes, y la tercera, miércoles y sábados. Se concederá una copa como premio, a cada uno Se los vencedores en las tres secciones, y el de la primera conquistará el título de campeón del Club. Actuará de arbitro el Sr. Molina, cuya autoridad y competencia es reconocida por todos, y de substituto, el secretario del. Club, Sr. Carsi. E n mi opinión, la lucha ha de ser muy reñida, y la llegada- de dos nuevos adalides, los Sres. Sicluna y Bardones, aumenta su aliciente. L o s dos son muy fuertes, pero sobre todo Sicluna, si se amolda al reloj, creo que ha de ser un temible, competidor para A l m i r a l y Sanz, que hasta ahora venían turnando pacíficamente en la posesión del campeonato. t L a partida jugada por el maestro báltico contra FIohr, en el torneo de Bled, que in- serto a continuación, es una muestra típica de ese estilo hipermoderno tan discutido, y que es difícil de encajar en un marco de doctrina, pero en el que cabe señalar, a m i juicio, las siguientes características, fácilmente perceptibles: renuncia a las salidas clásicas I P 4 R, ó I P 4 D (Breyer afirmaba que después de x. P 4 R la posición del blanco era grave) porque no se pretende ocupar el centro, sino dominarlo implícita. mente por la preparación adecuada, y a distancia de la línea de acción y de elementos materiales prontos a irrumpir en é l establecimiento de una cadena de peones para formar la posición cerrada, tendencia a los fianchetos, y objetivación del ataque, no sobre el rey enemigo, ni aun sobre el ala de dama, con la mira de llegar a un final posicionalmente favorable, sino sobre l a zona más débil de la cadena enemiga para efectuar oportunamente un rompimiento, en forma tal, que el subsiguiente ataque permita alcanzar ya en el medio del juego ventajas decisivas. E s decir, que se persigue la decisión de l a partida en el medio y no en el final- como con más modestia se contentaba la escuela moderna. Blancas, Nimzowitch; negras, FIohr. 1. P 4 A D C 3 A R 2. C 3 A D P 3 R 3. P 4 R (ahora, con 3. P 4 D se entraría en una variante conocida de la partida de P D y el negro podía contestar ...3. A 5 C, que constitm- e, precisamente, upa defensa preconizada por Nimzowitch. Pero éste no quiso, por lo visto, en esta partida exponerse a ser combatido por sus propias armas) P 3 D (si ...3. P 4 D seguiría 4. P 5 R, cohibiendo el centro negro con una presión. difícil de eliminar) 4. P 4 D P 4 R (como se re. las blancas han ganado un tiempo) 5. C R- 2 R A 2 R 6. P 3 A P 3 A 7. A 3 R, D 2 A 8. D 2 D C D- 2 D 9. P 5 D C 3 C o. C 3 C (el C R blanco, dada la configura- SÜv SOLUCIONES. -Problema número 33 Por Harley. -L a clave es 15. C R- 2 R, P 4 A D 16. P 4 A P y P 1. D 8 A R, amenazando D 4 A R, mate. L a s 17. T X P P 4 C 18. T 2 A P A ío. negras pueden parar esta- amenaza con nuP 5 R (el rompimiento de la cadena de peomerosas jugadas, pero en c. ada una de ellas nes ha sido cuidadosamente preparado por interceptan la acción de distinta ficha proel blanco, y este peón entregado v a a recupia, y hacen así posible otro mate antes deperarse en pocas jugadas, con abrumadora fendido a s variantes son como sigue; ventaja material y de posición) P D Y P 1. T 4 A R 20. A ó C- f- R i D 21. C 4 R C i A D 2. T 4 R -H 22. A X C, T X A 23. C X P A R T 2 C 1. A 4 A 24. A X P C C 3 D 25. A X P C 4 Á (véase el diagrama) 2. D ó T- f- f 1. C 4 A N c í r a s Flolir. 2. D 3 T +1. T 5 R 2. T 3 T +1. C 4 D 2. D 5 A D 1. A 6 C 2. D 3 A R Problema número 34, por Weenmk. L a clave es: 1. R X P y, aparte del mérito que le da su gran complicación, tiene este problema una belleza especial en su primera variante, en que- hay tres jugadas seguidas de rey, cosa rarísima en una posición con tantas fichas. L a s variantes principales s o n a) 1. T X C +2. R x P T X P- f 3. R X T b) 1. T 3 R Blancas: íumzowitch. 2. R X T y mate a la siguiente, Posición después de la jugada 25 de las negras. f) r. A 4 A 2. C x A- t- R 4 D 26. T X C! A X T; 27. P 6 D D X P 3. -C X P +28. D X D A X D; 29. C s T T 2 R a) 1. C en 8 R mueve. 30. T i A R! A 6 D 31. T 8 A R 2 D 32. T X T A X C 33- A X T A X A 2. C 7 A R 4 D 34. C 3 C A i D 35. C 5 A, A 8 D 36. 3. c x P T X P, R 3 A 37. T 8 T R D -3 8 C 3 R, 1. c x P. A X P 39- R 2 A P 5 R 40. T X A f- 2. A X D mate corto. R X T; 41. P S T A 7 T 42. P C abanf) 1. P 3 A donan. 2. C X D y mate a la siguiente. -M. Golmayo. B I r i f e a c i ó n en el Club Madrid Problema 11. 35, por Blake ¿a 2 í supera en mucho a l a de otros Negras: 10 fichas. años pqr está época, a pesar de l a gripecilla solapada que corre, y que causa numerosas bajas. Pofi íás tardes, esencialmente, se hallan: sus sáípÁes. atestados de jugadores que rib ericuéíííráñ tablero en que batir m ¡S lk wsm se, y aun es difícil acomodarse de mirón, siendo cosa de reproducir a su activo y amable presidente la severa advertencia de i Gedeón al dueño del café de- donde tuvo que marcharse por no encontrar asiento en circunstancias análogas: S i su establecimiento sigue tan concurrido, -concluirá por no venir nadie Pero sin tener en cuenta esvt mam mz tos inconvenientes, el Club acaba de organizar su campeonato social para el año en ÉfJI curso, que se jugará con arreglo a las s i guientes condiciones: Los jugadores se clasificarán en tres secBlancas: 12 fichas. ciones, por categorías, y en cada una se seguirá la fórmula de todos contra tgáj s a Mate en doa. y en tiempo) C 2 T 14. P 4 T D P í T 3 T 1 S y 2 4 u mm III H