Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C ¡V I E R N E S 5 D E F E B R E R O D E 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A PAG. 16. l Noticias Madrid. En la iglesia, parroquial de San. I Jerónimo, preciosamente adornada, se celebró ayer, a las cinco de, la tarde, la boda de la encantadora señorita Aurora de la Vega y Villota con el joven abogado D. Eugenio Redonet y Maura, nieto del que fué ilustre hombre público D. Antonio Maura. La señorita de la Vega estaba bellísima con sus galas nupciales. Iba vestida como las antiguas novias, con valiosa mantilla blanca, de auténtico encaje de chantilly. Su vestido era de pean dange, y en la mano llevaba, un ramo de flores de azahar. Entró en el templo del brazo de su padrino y ya padre político, D. Luis Redonet. E l novio daba el brazo a la madrina, que lo era la señora doña Leonor Villota, viuda de la Vega, y madre de la novia. La señora de la Vega vestía elegantemente, de tonos oscuros. Bendijo la unión el nuncio de Su Santidad, monseñor Tedeschini. Monseñor Tedeschini pronunció, en perfecto español, una plática sentida y elocuente. Figuraron como testigos, por parte de la novia, su hermano D. Nicolás; D. Luis y D. Fernando Sáenz de Tejada; D. José María Pereda y D. Antonio Villota Baguiola. La ceremonia se celebró en la intimidad a causa del reciente luto del. novio. Ello no obstante, los concurrentes fueron obsequiados más tarde en una dependencia del mismo templo con una bien servida merienda. La bella señora de Redonet (D- Luis) madre política del novio, ayudó a hacer los honores en estos menesteres. Los recién casados, que recibieron muchas felicitaciones, han marchado a Francia y proseguirán su viaje de novios por Suiza y Bélgica. Les deseamos todo género de venturas. En la iglesia del Santísimo Cristo de la Salud se celebró ayer, al medio día, la boda de la encantadora señorita Isabel Vázquez Armero, hermana del actual marqués de Sancha, con D. Carlos Gómez Acebo y de Noreña. La gentil desposada realzaba su belleza con un vestido blanco, de. crepé satín, con manto de artístico encaje de Bruselas. Apadrinaron a los contrayentes la señora de Gómez Acebo, madre del novio, y el ya. nombrado marqués de Sancha. Bendijo la unión el señor rector del Cristo, D. Félix del Campo. Como testigos figuraron, por la novia, el conde de Lascoifi, D. Tomás Gómez Acebo, D. José Ignacio, D. Agustín y D. Juan Vázquez Armero y P Agustín Armero. Y por el novio, D. Felipe, D. Luis y don Sebastián Gómez Acebo, D. Enrique Nolau, D. Fernando G. Vinuesa, el marqués de Zurgena y el conde de Darniers. La aristocrática concurrencia que asistió al acto fué obsequiada, después de la ceremonia y en usa dependencia del mismo templo, con un bien servido lunch. Los nuevos señores de Gómez Acebo, que fueron muy felicitados, han marchado a las Islas Baleares, desde donde proseguirán su viaje de novios por varias capitales del extranjero. Madrid. E n la iglesia de San Ginés se cew lebró ayer la boda de la bellísima Srta. Asunción García Santamaría con E Alvaro de Ansorena y Sáenz de Jubera, apadrinando a los contrayentes la señora viuda de Ansorena y D. Francisco García Moro. Firmaron el acta, como testigos, por parte de la novia, el abogado D. Luis Barrena y Alonso de Ojeda y el doctor D. Antonio Martín Calderín, y por parte del novio los señores Sáenz de Jubera y de Santiago. Los recién casados han salido en viaje de novios gara el extranjero. En el Hotel Ritz se celebró anoche el baile benéfico que patrocinaba la distinguida dama inglesa Mrs. Irma Phillips. E l éxito más lisonjero acompañó a la fiesta, cuya animación no decayó hasta bien entrada la madrugada. Hubo dos orquestas actuando de continuo. Una verdadera multitud de muchachas bo- nitas acudió a la fiesta con originales trajes deportivos. E l conjunto resultaba, pues, muy lucido y nuevo. Mrs. Phillips, a quien los niños pobres de la Dehesa de la Villa deben mucho agradecimiento, recibió las enhorabuenas de todo el concurso por el resultado de su simpático baile. En Oviedo, donde reside, ha dado a luz un hermoso niño, su primogénito, la bella señora de Rubio (D. Nicolás) nacida Consuelo Morales García- Roby. E l recién nacido recibió con las aguas bautismales el nombre de Enrique y fué apadrinado por su tía doña Purificación García- Roby y por su abuelo materno, el ingeniero- jefe de Caminos- D. Enrique Morales. H a llegado la época de bailar; pero, ¿ejs que no se baila siempre... H a llegado la época de bailar- -lo diré de otro modo- -de una manera oficial. E l Carnaval manda en dictador. Y el Carnaval está allí, ya apercibido, a la vuelta de la esquina de una semana que va a dar principio. Bailes. E l número de la actualidad está lleno de carteles. Son gritos detonantes como petardos en color, que reclaman las atenciones todas del transeúnte. Bailes. E l de Bellas Artes, ya tradicional- -al dcir Belias Artes uno ve la Minerva simbólica, de perfil clásico- el de la Prensa, más moderno, pimpante, atractivo, con su cuerno de la abundancia que vierte toda una catarata de regalos sobre la multitud; los bailes de la casa particular, los múltiples de los regionales Centros, bailes y más bailes... Anda, nena, procura el antifaz veneciano para ponértelo sobre los ojos. Ese antifaz breve, que parece un ocho tumbado en terciopelo negro. Porque los otros antifaces, el del vuelillo de encajes, son inadmisibles para tu extremada juventud. Ocultan demasiado, y las ninas de ahora, atrozmente precoces, saben el alto valor que alcanza a los ojos de todo un hombre un lindo rostro sin arrugas. Prepara tu antifaz y tu vestido, nena, porque ha sonado la hora de bailar. Mala semana, con ser, además, la gran semana. A la m a d r u g a d a el jazz band, hace batir los cobres de su chin- chin y los parches de su tan- tan; las generaciones modernas, cultivadas para el sport, no tienen el hábito de acostarse tarde. Cuentan con un empacho de ciencia, y apenas nacidas saben ya lo que sabían sus propios padres; que durante el día se pueden desarrollar los mismos hechos que durante la noche. Y que, por añadidura, se pueden desarollar más cómodamente. Por ello, el perfil de la ciudad ha cambiado radicalmente, y por la noche, al menos, el Madrid de hoy, no se parece, en abosluto, al Madrid de hace veinte años. Pero una sola golondrina no hace el verano, y cuando el Carnaval llega, aunque ostensiblemente se hagan unos gestitos de asco a la palabra Carnaval la juventud es siempre la juventud, y su exceso de energía sólo encuentra una razón de vivir en el hecho de divertirse. Baila, nenita, baila, que mientras bailas tú yo voy a pasear un año todavía por las salas de baile de mi indiferencia de hombre que acaso ha bailado con exceso. Pero mi indiferencia únicamente, no mi animosidad. No soy como esos otros hombres que se engallan y adoptan un tono de énfasis al hablar de su tiempo; el tiempo es de todos y para todos pasa. Y no vale la pena, al referirse al tiempo, de emplear un posesivo. Multitud, ruido, ambiente que se enrarece. ¡Nada importa nada... Importante para un baile de máscaras, como para un viaje, es meter en la maleta ese optimismo que prestan los pocos años. Lo demás es indiferente el disfraz más lucido o menos lucido, el lugar elegante o no, la música buena ó mala... Carnaval. A la media noche del sábado va a comenzar el gran estruendo de una fiesta de la que muchos abominan. Y en este año la fiesta va a tener hasta honores callejeros, ya que, como el ave Fénix, resucita de sus propias cenizas; las carrozas y las máscaras van a tomar nueva posesión del paseo de la Castellana. A mi modo de ver obran mal los que protestan. E l no disponer de buen humor para divertirse nunca no debe constituir obstáculo para que los demás se diviertan. Y en último caso y sobre todo, que al que no le agrade semejante fiesta, tiene a mano siempre un supremo recurso: el de no ir. -Gil de Escalante. DE SOCIEDAD ECOS DIVERSOS Carnaval NO H A Y T O S R E B E L D E A I AS PASTILLAS- C R E S P O fiaiwal f í a i o s niños Gente M e n u d a sirve a sus amiguitós notas de actualidad carnavalesca y les enseña el medio fácil y barato de confeccionar bo- I nitos disfraces de papel. I P i d a n los niños el número de Gente M e n u d a que a c o m p a ñ a- p rá al. B L A N C O Y N E G R O del I domingo próximo. En el Centro de Intercambio Intelectual Germanoespañol dio anoche una conferencia el director del Colegio Alemán, Sr. Willy Schulz, quien disertó sobre el anterior tema. A l final del siglo xv- -dijo el conferenciante- -observamos en la pintura alemana prometedores comienzos de un arte puramente, germánico. Pero las grandes corrientes espirituales de aquella época revolucionaria, eran más poderosas que los hombres, y así, fácilmente, aquellos principios de arte propio pudieron ser borrados por la invasión del arte italiano. Entre los grandes artistas de esta época, hay que citar a Matías Grunewald, junto a purero y Holbein. Pero aquél debe ser puesto en línea más saliente que los otros dos, ya que siempre permaneció más original, no prestando oídos a la influencia de tradición y costumbres en sus creaciones. Si analizamos toda su obra, resaltan claramente, en plena luz, sus esfuerzos por absorberlos en su arte. Y aunque no tuviéramos de este pintor enigmático más que su obra monumental El altar de Isenkeim, esta obra ya, motivaría el clasificarlo entre los eximios del arte. El Sr. Schulz, que ilustró su disertación con interesantes proyecciones, escuchó muchos aplausos del auditorio, LA P I N T U R A A L E M A NA D E L SIGLO XVI
 // Cambio Nodo4-Sevilla