Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 5 D E F E B R E R O D E 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 2 í tado a la -cultura. N o ha habido nadie qué sé atreva a decir esto del decreto. E l Sr. U R Q U I J O Se ha destruido un trabajo de cuarenta años. (Rumores y protestas. E l ministro de J U S T I C I A Se habla de la! importancia del material de los Institutos de los Jesuítas, pero para eso sólo hace falta dinero. E n cambio, el dinero no sirve para hacer del rectorado una gran espiritualidad. E l Sr. P I L D A I N j Y la mejor Universidad comercial del mundol E l Sr. L E I Z A O L A interrumpe largamente, entre los campanillazos presidenciales y un ruido ensordecedor, que impide oír sus palabras. E n los radicales: ¡N o os vamos a dejar hablar! ¡Os. dejaremos reducidos a cobrar las mil pesetas! A l fin se restablece el silencio. E l ministro de J U S T I C I A E l Observatorio de Granada- -dice- -no tiene importancia científica, y a él ha contribuido el Estado con su apoyo. Habla del Observatorio del Ebro, que también gozó de protección oficial. A tal efecto lee un informe de D. Honorato de Castro. Por lo que respecta a los ancianos y enfermos de la Compañía, si éstos necesitaran una pensión, no sería el ministro opuesto a tal determinación del Estado, pero cuando se trata de una Compañía de la potencia económica de la Compañía de Jesús... E n los vasconavarros: N o es cierto. E l ministro de J U S T I C I A Que además ha hecho una gran ocultación de su riqueza nominal, venir en estos momentos en que hay en España medio millón de obreros parados a pedir pensiones, no es admisible. (Aplausos en los socialistas. Os interesa- -dice- -la religión, como freno de las pasiones de los demás y escudo de las propias. L a palabra religión en vuestros l a bios me parece una invocación sacrilega. (Aplausos de los socialistas, que se ponen en pie. E l Sr. U R Q U I J O y otros diputados católicos protestan, indignados, ante la presidencia, considerándose ofendidos. Formidable escándalo. E l ministro de J U S T I C I A E l Cristo exangüe y doloroso de la redención... (Nuevo escándalo) queréis hacerlo guarda Jurado, llevando la cruz al hombro como una carabina. (Nuevo y formidable escándalo. Se cruzan duras imprecaciones, y el presidente no logra hacerse oír. E l P R E S I D E N T E finalmente, logra elevar su voz, con un esfuerzo, extraordinario. de garganta y con el rostro enrojecido y pide respeto a la Cámara. E l Sr. U R Q U I J O ¿Y el ministro? E l P R E S I D E N T E r o m p i d o s campanillas, golpeándolas como piedras contra la mesa. Esta vez, una de ellas ha saltado en pedazos. E l ministro de J U S T I C I A N i vuestra clientela os cree... E l Sr. U R Q U I J O interrumpe, incorporándose e increpando a los socialistas. E l P R E S I D E N T E Si el Sr. Urquijo persiste en su actitud, me veré obligado a aplicarle severamente el reglamento. (Grandes aplausos de- los socialistas. L o s vasconavarros y agrarios replican airadamente. Se produce un nuevo é inenarrable escándalo. Los diputados se ponen en pie, -y durante unos momentos se increpan de banco a banco, alzando los puños y promoviendo un ruido ensordecedor. Se lanzan toda cla- e de- üímentos y la situación, según transcurre el tiempo, se agrava, en vez de aplacarse. E l presidente es impotente para imponer el orden, no obstante los fuertes campanillazos. Radicales y vasconavarros, por- estar más próximos, toda vez que sólo Ies ¡separa uno de los pasillos de acceso a los escaños, lle: gan a discutir, personalmente, por grupos. Finalmente ocurre lo que estaba previsto des gritos: Por Dios. L a ley del 55 se refería a la revolución de 1854, que fué la que estableció la expropiación forzosa. ¡Eso es de primer año! (Risas y rumores. E l ministro de J U S T I C I A N o hace falta ser catedrático de Derecho para conocer ciertas cosas. L a revolución de. 1854 no la hicieron sólo los liberales, sino también los moderados, con O Donnell. (Nuevos rumoil curso en tres ocasiones: cuando se haya agotado la vía administrativa; cuando se recurre contra una disposición dictada por la Administración en uso de sus facultades regladas y cuando lesiona derechos al amparo de una disposición anterior. Afirma que- ningún tribunal ha sentido la menor indicación de su parte para la resolución de un asunto, pero al advertir que el recurso era una maniobra política, llamó a l fiscal... E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A ¿Por qué (Grandes rumores en los agrarios y vasconavarros. Bo mete también su señoría a Narváez? E l Sr. B E U N Z A interrumpe, entre pro. E l ministro de J U S T I C I A Narváez estestas de la izquierda de la Cámara. taba, pero no lo admitieron. E l Sr. U R Q U I J O Luego no estaba. E l ministro de J U S T I C I A Llamé al fiscal, que es un órgano del Gobierno, para E l ministro de J U S T I C I A E n definitiordenarle que procediera contra sus autores. va, e- doctrina de los moderados, que Esto era, no sólo mi derecho- -dice- sino éstos oponen a los progresistas, los cuales mi deber, porque mientras yo esté aquí no pedían se hiciera sin indemnización. E l funserá burlado ni el decreto de la disolución damento de la desamortización es que las de la Compañía de Jesús, ni ninguna otra Orden- es religiosas no tenían existencia ledisposición del Gobierno de la República. gal y no pueden poseer bienes. (Muy bien en los socialistas. E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L ¡P a r a que te empapes! Prosigue diciendo que se pretende que d i E l ministro de J U S T I C I A dice que el cho decreto coloca a los Jesuítas en una siartículo 29 habla de Asociaciones, pero el tuación excepcional en el mundo, que es artículo 26 les impide asociarse. un atentado a la cultura y que envuelve la E l S r. M A U R A interrumpe. crueldad de no conceder pensión n i a los anE l ministro de J U S T I C I A E l artículo cianos ni a ¡os enfermos de la Compañía. 44 no niega que se pueda hacer la incautaN o es cierto- -dice- -que se cree a los ción sin indemnización. Jesuítas una situación distinta a la de otros Los señores M A U R A L A M A M I E y países. N o tienen exjstencia legal en FranM A R T Í N E Z D E V E L A S C O interrumpen. cia, Italia, Alemania y Suiza. Sólo les que ¿De modo que porque el artículo 26 no da el cantón de Bélgica. Se refugian en Indice lo contrarío, hay que atenerse al arglaterra y las Estados Unidos. tículo 44? E l S r U R Q U I J O Y en Francia y en E n los católicos: Eso es. Italia. (Grandes rumores y escándalo. E l ministro de J U S T I C I A Pues el razoE l ministro de J U S T I C I A N o tienen namiento no puede ser más claro. Con arreexistencia legal en Francia. glo al artículo 26, la Compañía de Jesús no Él Sr. U R Q U I J O E n Francia hay mutiene existencia ni derechos de propiedad. chas Asociaciones de Jesuítas. (Rumores. ¿Quieren oír razonar? E l ministro de J U S T I C I A Se refugian E n los socialistas: De eso se trata. De no en los países protestantes en los cuales no oír razonar. pueden aspirar a poseer el Poder, político, E l ministro de J U S T I C I A E l artículo; 44 porque en Iglaterra y Estados Unidos no se refiere a las asociaciones y personalidahay tradición de lucha entre los católicos des que tengan existencia jurídica legal. y el Estado. (Rumores. (Grandes aplausos de la izquierda. Atentado a la cultura- -prosigue dicienY no teniendo existencia legal no se pued o- Nadie más respetuoso, que yo con la de exoropiar. cultura. Cuando descubro a un gran catóE l Sr. U R Q U I J O Conste, pues, qué no lico como D. Marcelino Menéndez Pelayo, habéis expropiado a la Compañía de Jesús. o como el orador Vázquez de Mella, me prosL a habéis expoliado. terno ante él. E l ministro de J U S T I C I A N o hemos, E n los católicos: Después de muerto. expoliado porque no había nada que expo (E l revuelo que hay en la Cámara es conliar. ¿A quién indemnizar? ¿A quién extinuo y los rumores sólo cesan para oír pápropiar? ¿A los padres? N o porque los pararfos sueltos del orador. dres no pueden tener propiedad particular. E l ministro de J U S T I C I A Por grandes E n los católicos: ¿Cómo que no? (Granque sean las diferencias con el Sr. Unamuno, des rumores. yo siento gran reverencia por él. L a Cámara está muy caldeada y los ruE l Sr. U N A M U N O Y o no, soy católico. mores de una y otra parte son continuos. (Grandes rumores. E l ministro de J U S T I C I A A los P a E l ministro de J U S T I C I A N o hay atendres no, y a la, Compañía tampoco, porque ésta no existe. (Grandes rumores en los vasco- navarros y agrarios. Llego, pues, a la conclusión- -afirma- -de que el decreto de disolución de la Compañía de Jesús es jurídicamente inatacable. Califica de absurdo el recurso contencioso adCarava! ministrativo. Dice a los impugnadores del decreto que se pongan de acuerdo sobre el E l dúo carnavalesco por M a camino a seguir: bien el recurso contenrín; U n a escena de la fiesta cacioso, o ante el Tribunal de Garantías. llejera en el Madrid de mediados E l Sr. U R Q U I J O Todos. E l ministro de J U S T I C I A Los juristas del siglo X I X cuadro de L u de la Cámara se asombrarán al oír esto. cas; E l Carnaval en los saloLee el artículo constitucional referente- tes cuadro de Garrido; D e l a los recursos procedentes ante el Tribunal Carnaval de N i z a Estampas de Garantías, y cita el de amparo a los derechos individuales. I 3 Carnaval por Huertas, Re E n los católicos: Ese es. gidor y Bráñez. E l Sr. B E U N Z A Y a lo dirán los t r i Estas son, entre otras muchas, bunales en su día, (Protestas en los socialistas v nuevo escándalo. notas artísticas de Carnaval conE l ministro de J U S T I C I A Nadieque se tenidas en el próximo número de haya asomado al estudio de la AdministraB L A N C O Y NEGRO. ción española puede admitir el recurso contencioso en este caso. Sólo procede tal re- Í t
 // Cambio Nodo4-Sevilla