Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 5 DE FEBRERO D E 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 32. didatui- as: dos, en las que figura como aspirantes al decanato, D. Antonio S. Rodríguez, y dos, con D Alejandro L e r r o u x pero como los nombres de los diputados, tesorero y secretario, son distintos en las cuatro, si en el día de mañana no se llega a un acuerdo, la elección va a resultar una cosa extraordinariamente complicada, ya que van a l u char la mayoría, no sólo con los que pueden considerarse contrarios, en significación e ideología, sino con sus afines. Nuestro compañero D Manuel Tercero, cuyo nombre figuraba en la mayor parte de las candidaturas como aspirante al cargo de diputado tercero, ha resuelto no acudir a la lucha. También se ha retirado D Joaquín del Moral y R. Aloe. Lecturas y conferencias E n la Sociedad de Amigos del País M a d r i d 5, 1 madrugada. E n el ciclo de conferencias que ha organizado l a Sección de Agricultura de l a Sociedad Económica M a tritense de Amigos del País, correspondió ayer tarde ocupar esta tribuna, al cate drático y publicista Sr. Martín Cereceda, que desarrolló Características fisio gráficas y agrológicas del suelo español. Analizó el conferenciante el panorama ac- tual del suelo español, con sus dos zonas, tan perfectamente definidas: nord occidental la una y mediterránea l a otra. Se extendió en el estudio geológico, y morfológico del terreno, y en el de sus condiciones climatológicas, sacando consecuencias prácticas de gran valor. E l conferenciante fué muy aplaudido. tiva del Gobierno, ya de los Tribunales o a. solicitud del interesado, y corresponderá la tramitación del mismo ál ministerio de Justicia, pudiendo precederse en la forma ordinaria que establece l a ley de 18 de junio de 1870, o en la excepcional que autoriza la misma ley en su artículo 29, para los casos que en él señalan, así como para los que estime el Gobierno y para los expedientes formados con arreglo al artículo 953 de la ley de Enjuiciamiento Criminal, observándose en estos últimos lo prescrito en el Real decreto de 27 de junio de 1918. A r t 9. Los expedientes de indulto que se hallen en tramitación dispuesta por el m i nisterio de Justicia, serán remitidos en. el estado en que se encuentren al Tribunal S u premo, para los sucesivos trámites y resoluciones procedentes. Los Tribunales que tengan pendientes instancias de indulto remitidas por el ministerio de Justicia, las elevarán al Tribunal Supremo directamente con los, informes y expedientes formados. A r t 10. E l ministerio de Justicia seguirá entendiendo en las reclamaciones e incidencias relacionadas con la aplicación por los Tribunales ordinarios de las amnistías, así como de los indultos generales concedidos con anterioridad a la Constitución. A r t -i i Quedan subsistentes los preceptos de la ley de 18 de junio de 1870, en cuanto no resulten derogados o modificados por el precepto constitucional. Dado en Madrid a 4 de febrero He 1932. Niceto Alcalá Zamora y Torres. -El ministro de Justicia, Alvaro de Albornos y Limitiiana. 0 clara ción de parternidad. L o mismo se observará en cuanto a la- expresión del nombre de la madre y de los abuelos maternos. Art. 5. Las declaraciones judiciales de paternidad o- maternidad y los reconocimientos hechos en la forma ordenada en las leyes, se harán constar en el Registro C i v i l por medio de las oportunas notas marginales a las inscripciones de nacimiento. Dado en Madrid a 4 de febrero de 1932. Niceto Alcalá Zamora y Torres. -El ministro de Justicia, Alvaro de Albornos y Liminiana. 0 UN SUCESO, ALGO CONFUSO, E N E L QUE. RESULTA HERIDO U N Antonio Ortiz Romero, de. veintidós años de edad, domiciliado. en la calle D o n F a d r i que número 35, fué asistido en la casa de socorro de San Lorenzo de una herida por arma de fuego, con orificio de entrada por el maxilar inferior, con perforación del hueso, quedando el proyectil alojado en el lado izquierdo de la región superciliar. Hubo necesidad de practicarle una operación quirúrgica para extraer el proyectil que, por su aspecto, parece s r de un revólver. L a víctima del suceso, que al principio se creyera de carácter social, fué trasladada al Hospital, donde quedó vigilado por una parej a de guardias de Seguridad. Según los informes recogidos, la herida le fué producida. en una riña sostenida con gente maleante. Las inscripciones en el Registro civil Artículo 1 E n cumplimiento de lo ordenado en el artículo 43 de la vigente Constitución, en lo sucesivo no se consignarán en las inscripciones del nacimiento cnie se practiquen en los libros del Registro C i v i l ni l a circunstancia de legitimidad o ilegitimidad de los nacidos, objeto de aquellas inscripciones, n i el estado de los padres. A r t 2. Cuando el matrimonio de éstos se acredite por medio de la oportuna certificación de su inscripción en el Registro C i v i l o conste al encargado de éste por datos existentes en el mismo o por manifestación firmada por la persona que deba hacer la declaración, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 47 de la ley de 17 de junio de 1870, se harán constar, desde luego, en las inscripciones de nacimiento, todos los datos comprendidos en la circunstancia sexta del artículo 48 de la referida ley. Las certificaciones de inscripciones de matrimonio que se presenten a los efectos de lo prevenido en este artículo, se archivarán en legajos de la oficina del Registro C i v i l en que se haya efectuado la inscripción de nacimiento. A r t 3. E n el caso de que se formalice la investigación firmada a que se refiere el artículo anterior, aquélla será archivada también en el Registro C i v i l correspondiente y no podrá hacerse pública más que por mandato judicial, si se siguiese causa criminal o se suscitase contienda ante los T r i bunales. A r t 4. Fuera de los casos previstos en el artículo segundo del presente decreto no se expresará en el Registro quiénes sean el padre y los abuelos paternos, a no ser que el mismo padre, por si o por medio de mandatario con poder especial y auténtico, concurra al acto de la inscripción y haga la dea DOS DECRETOS JUSTICIA DE El relato que Ortiz hace de la agresión Según la referencia dada por el herido, el hecho ocurrió de la siguiente manera: Próximamente a las nueve y media de la noche, cuando se dirigía a la calle San L u i s le salió un sujeto al encuentro, al desembocar del Pasaje de Valvanera. Este sujeto, a quien Ortiz dice no conoce, le dijo, encañonándole, al mismo tiempo que le disparab a Toma, por comunista E l agresor dióse a la fuga al darse cuenta de la herida de Ortiz, quien con gran trabajo pudo llegar a una parada de laxiscercana al mencionado lugar, donde tomó el coche que le condujo a la casa de socorro. E l herido manifestó no tener oficio ni pertenecer como afiliado a ningún partido político. La tramitación de los indultos E l presidente de la República ha firmado ayer dos decretos de Justicia. E n uno se dispone: Artículo 1. L a competencia que a favor del Tribunal Supremo establece el artículo 102 de la Constitución para otorgar los indultos individuales, se entenderá atribuida a su Sala de Gobierno. A r t 2 Podrán solicitar el indulto las personas y. entidades que expresa el citado artículo constitucional, entendiéndose que la propuesta del Tribunal sentenciador a que se refiere el artículo 20 de la ley de 18 de junio de 1870 son las. que autoriza el artículo segundo del Código Penal vigente y las formuladas por acuerdo del Jurado. Estos expedientes incoados por el Tribunal sentenciador en virtud de iniciativa propia del Jurado, se formarán sin necesidad de previa y expresa autorización. A r t 3. L a s solicitudes se dirigirán al presidente del Tribunal Supremo y a él se enviarán directamente los expedientes, formados por los tribunales sentenciadores. A r t 4. Todas las solicitudes de indulto se remitirán a informe del Tribunal sentenciador. A r t 5. Los expedientes que se formen contendrán los documentos y se acomodarán a los requisitos que exigen los artículos 25, 26 y 27 de la ley de 18 de junio de 1870. A r t 6. E l Tribunal Supremo no necesitará consultar al Consejo de Estado para la resolución de estos asuntos. Art. 7. L a Sala de Gobierno del T r i bunal Supremo acordará cuando proceda la concesión de indulto por auto fundado, que se insertará en l a Gaceta de Madrid. A r t 8. E n los delitos de extrema gravedad, a que se refiere el párrafo segundo del artículo 102 de la Constitución, podrá i n coarse el expediente de indulto, ya por inicia 0 0 L o que el herido guardaba en los bolsillos Desde la casa de socorro, Ortiz fué acompañado al Hospital por su madre, quien rogaba al médico salvase a su hijo, aun cuando éste- tuviese luego que comparecer ante la Justicia. Registradas las ropas del herido le fueron encontradas en el bolsillo interior de la chaqueta las tres cartas características del oficio, un peine y un espejo, objetos todos muy usados por los maleantes. También tenía la fotografía de la salida del Departamento Anatómico del cadáver del anarquista A m o r bindo, muerto en la calle F e r i a durante un tiroteo sostenido con la fuerza pública. Aunque el herido afirmó no tener filiación política, parece debe estar al menos enrelación con algún grupo de obreros. K n un recorte de caria que también guardaba te- nía tomada una nota de un apellido francés y debajo de éste había unas iniciales. Guardaba una carta de la madre, en la que le recomendaba prudencia. durante los días 25 y 26, días en los que, según le decía en la carta, había de estallar la revolución. 121 á BCáfe w UNA LEA USTED iicrnA 9 venfle en toda España al precio de PESETA
 // Cambio Nodo4-Sevilla