Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 5 DE FEBRERO D E 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 39. Carlos Rubio lo cogió, sin muestras dé alegría y empezó a hablar de política. Y esta es la gloria. -El 17 de junio de 1871, murió en Madrid, pobremente, como vivió, Carlos Rubio. Su joven naturaleza, agotada por las penalidades, los sufrimientos y los infortunios, se rindió al fin. Unas lágrimas de los amigos; unas flores sobre su tumba; sus versos, sus proclamas, sus cuentos leídos. Y ya, para siempre, el recuerdo de lo que sufrió, creó y amó. Recuerdo que se hace iniagen invisible al pie de su tumba. Y esta es la gloria, que vela su sueño eterno. -Francisco Arévalo. Córdoba. 1 E n el; destierro, no permaneció ociosa su pluma, que produjo bellas poesías y admirables prosas, impregnadas de la intensa meD E U N P E R I O D I S T A lancolía que embargaba el alma del ausente de su patria. ILUSTRE En castigo de. amor. -Allá en Londres, donde es utilizado, como secretario, por P r i m Carlos Rubio piensa constantemente Carlos Rubio, el soñador en España, amor de sus amores, y tiene fe en el triunfo de su ideal; fe, esa fe que Un homenaje. -Próximamente rendirá Córdoba el debido homenaje a un ilustre pe- nunca le faltó, que fué como un hálito d i vino, alentador de su vida dé azares y periodista y poeta, Carlos Rubio, con motivo nalidades. del primer centenario de su nacimiento. Y a la Academia de Ciencias, Bellas Letras y Ved lo que escribe en la capital inglesa, Nobles Artes ha dejado oír su voz en este dedicando su libro Colección de cuentos, a sentMo, y en el de la organización del acto, María Heredia: que revestirá gran brillantez literaria, toda T e habja ofrecido un libro, querida n i vez que en el mismo tomarán parte figuras ña, y te lo envío desde, el extranjero suelo, de tan relevante prestigio cultural como don por donde vago, triste y solitario, en casAntonio Jaén, D. José María Rey Díaz, tigo de amor a mi patria cronista de la ciudad y algunos catedráticos, El regreso a España. -rCon el triunfo del periodistas y poetas locales. partido político a que pertenecía, verificóse el regreso a España de Carlos Rubio, al El romántico. -Carlos Rubio- fué el trovador de la libertad. Se detuvo j unto al que sólo pudieron hacer aceptar un puesto en la Cámara y un modestísimo destino. castillo misterioso en que supuso habitaCarlos Rubio y Castelar. -U n o de ba la bella mujer; cantó su trova y recogió los mayores triunfos de Carlos Rubio, una flor arrojada por l a dama. ¿Para qué fué el o b t e n i d o con motivo de una más? U n romántico, como él era, tiene con polémica entablada entre él y el mejor oraesto bastante. Con esto y con ser leal hasdor español, Emilio Castelar. ta la muerte al amor que no da sino floíes, cuando. más da, al amor, a un ideal desinteEsta polémica se suscitó al tratar de la resado y bello. fórmula del progreso, Carlos Rubio en La Nació Carlos Rubio el 21 de abril de 1832, Iberia y Castelar en La Democracia. én la casa número 4 de la antigua calle del E n la justa del ingenio y dei saber, CarBaño, de Córdoba (hoy, dicha calle lleva su los Rubio venció al gran tribuno, lo que nombre, y la casa én que nació ostenta el acrecentó, en proporción extraordinaria, su número 20) prestigio. De modesta familia, ésta le d i o la educaEl abandono personal. -Según sus biógración más esmerada, dentro de sus posibilifos, Carlos Rubio fué el prototipo del homdades. bre abandonado, que no cuida de sí en lo Sus padres fueron el capitán D Tomás material, sino en lo espiritual. Rubio y doña Rita Collet. E n cierta ocasión fué a su casa D. PráE n l a iglesia parroquial de San Pedro xedes Mateo Sagasta, el cual halló, entre recibió las aguas del bautismo, el que más mil papelotes tirados en el suelo, un billete tíel tarde había de ser batallador periodista, no- Banco de España, de 500 reales. Sagasta table político y poeta, honra de las Letras recogió el billete, al mismo tiempo que enpatrias. traba en la habitación Carlos Rubio, el que A la conquista de Madrid. -Era muy jo- le manifestó que había tenido que salir a ven Carlos Rubio, cuando, con intención de buscar dinero, pues carecía de lo más. indisestudiar l a carrera, de Derecho y de conpensable. quistar la gloria soñada, marchó a. Madrid. -Y sin embargo- -dijo Sagasta- -este b i Pero sus aficiones literarias le hicieron llete estaba entre los papeles cleí suelo- -y le abandonar los libros. y entrar en las redacentregó el billete. ciqnes de los periódicos, haciéndose notar desde la publicación de su fantasía A un lucero, producción que publicó El Coliseo, entre los más distinguidos literatos, que le admiraron y le aplaudieron. L a notoriedad había sido conquistada; los periódicos de más prest igio de l a época solicitaban sus originales, y Carlos Rubio mostraba a l a curiosidad, a la admiración y a l a envidia, por las calles de Madrid, su fiEsto ofreció y esto viene cumgura arbitraria de romántico, alejado de toda vanidad y de todo personal cuidado, pliendo B L A N C O Y N E G R O Liberal, de una ves. -Así como ha habiE n su número próximo publica do hombres liberales lealísimos, honradísilos penúltimos pliegos de la i n mos, meritísimos, ha habido hombres libeteresante novela U n Adán... y rales que lo han sido en dos veces; liberal así y liberal de l a otra manera; los ha haalgunas E v a s bido liberales circunstanciales, liberales de ocasión, liberales de conveniencia y liberales tránsfugas. Panzas llenas, ambiciones satisfechas, deseos cumplidos y luego ingratitud. ¡Horrible ingratitud para los hombres y. paradlas ideas! Servicio regular de autobuses Bussin y Minerva, por la carretera nueva, entre Carlos Rubio fué liberal de una vez y para EeijaTl a Lnisiana- Carmona- Sevilla. Horasiempre; liberal por sentimiento, por naturio para el servicio fie invierno, que regirá raleza, por convicción; no pidió nada, -no desde el 20 de octubre hasta r. uevo aviso: se lucró con nada y lo d i o todo, todo por Salida de Ecija para Sevilla: 7 mañana, 4,30 su noble divisa de romántico liberal. tarde. Salida de Sevilla para Eeija: 8 mañana, 6 tarde. Salida de Carmona para Sevilla: Y por ser liberal sacrificó su tranquili 7 mañana, 8 mañana, 8,15 mañana, 2 tarde, dad, su sosiego, y, con la pluma y hasta 6 tarde. Salida de Sevilla para Carmona: 8 con l a espada, defendió la idea generosa, mañana. 12,30 tarde. 4 tarde, 6 tarde, 7 siendo estimadísimo de hombres políticos de tarde. Oficinas y paradas: Sevilla, plaza de altura, como Sagasta, P r i m y otros. San Fernardo, núrrv 6, teléfono nüm. 26125. El destierro. -El partido progresista suCarmona, plaza de San Pedro, nüm, 49, frió grandes vicisitudes y Carlos Rubio se teléfono n t a 185. Ecija, Tetuán, núm. 18, yió precisado a emigrar a Inglaterra. telefono núm, 132. EN EL CENTENARIO CAMAR CIO A DfT DE COMER- SEVILLA Relación de mercancías detenidas en las estaciones de destino, por no haber sido recogidas por sus consignatarios: De Camas a Huelya, remitida por Antonio Montano; de Sevilla a Córdoba, por R i cardo T r u j i l l o de Sevilla a Cazalla, por M o nopolio de Petróleos; de Sevilla a San Juan del Puerto, por L a Fabril Andaluza; de C a sariche a Palma del Río, por Antonio A v a- l o de Utrera a L o r a del Río, por la viuda de Miguel F o n de Cantillana a Camas, por José Carmona; deXantillana a Camas, por Miguel Medino; de Dos Hermanas a H o r nachuelos, por Nicolás de Y b a r r a de C a zalla a Hornachuelos, por Enrique Muñoz Alonso; de Cazalla a Carmona, por Carlos González Vilardell; de Cazalla a Sevilla, por Sucesor de Enrique Martín; de Caballa a Sevilla, por E Vinegas Porras; de Los R o sales a Sevilla, por Julio de Nevé; de Peñaflor a Sevilla, por Juan Gómez; de Peñaflor a Sevilla, por Antonio. Bello; de Sevilla a Cazalkj por. Juan F Gómez; de Dos H e r manas a L a Roda, por Francisco Alvarez; de Estepa a Toledo, por José Márquez A r d o de Cazalla a Villacañas, por Viuda de M D u ran de Sevilla a Albacete, por Luciano Jubert; de Estepa a San Fernando, por A n tonio Reina Borrego; de Casariche a Jaén, por Antonio Cañete. De Sevilla a Málaga, por Andrés Carranza; de Sevilla a Málaga, por N a v a r r o de Sevilla a Jaén, por D Garrido; de Sevilla a Málaga, por Destiladores Bordas S. A de Sevilla a Cádiz, por Fundición de San Antonio; de Sevilla a Valencia, por Miguel Sánchez; de Sevilla a Pontevedra, por Ferro- vías y Siderurgia; de Sevilla a Jerez, por Vacuna O i l de Sevilla a Granada, por G. Gutiérrez. de Camas a Salamanca, por Camilo Tejera y H de Villanueva de las Minas, a Dos Hermanas, por M M u r i l l o de Estepa a Málaga, por Francisco Jurado; de Sevilla a Málaga, por Julio Zazurea, de Utrera a Granada, por A Hidalgo; de Sevilla a Valencia, por Serrano; dé Sevilla a Madrid, por Amalia Pérez; de Sevilla a M a drid, por Inocencio Peña; de Sevilla a M a drid, por Domingo Queraltó; de Sevilla a Madrid, por Juan- de. la Peña y Peña; de Sevilla a Madrid, por Manuel Alcoucer y Compañía; de Cazalla a Linares, por M a nuel R o p de Sevilla a Santiago, por C. Rendón y Compañía; de Sevilla a Barcelona, por Rafael Ochoa; de Sevilla a Barcelona, por J Rodríguez; de Sevilla a Barcelona, por Manuel Alcoucer y Compa- nía; de Sevilla a Barcelona, por Quiteño García, y de Sevilla a Valdelamusa, por I sacio Contreras. a Una novela completa cuatro números en Sevilla a 4 de febrero de 1932. L o que para conocimiento. general se hace público. -V. B. el presidente, Carlos Serra y Pickman. -El secretario general, Fermín Días de Urmeneta,