Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El concurso internacional de belleza. Trece reinas de- beüesa, representantes de diversos países, están reunidas ya- en París y han desfilado sobre el Puente- de- plata en el baile des petits lits blancs del que se da en las páginas 8 y 9 de este número, una amplia información. De izquierda- a derecha, en primer, término, M i s s R u s i a (Nina PohT) Alemania (Ruth Behnen) Inglat e r r a (Gwen Stellard) B é l g i c a (Suzanne Dandm) D i n a m a r c a (Hase Clausen) E s p a ñ a (Teresa Daniel) y Perú -América española- (Ludmilia Ribeyro) en segundo término, M i s s H u n g r í a (Melle Lampel) F r a n c i a (Lyne d, e Sonsa) P o l o n i a (Sofía DoMowoska) I t a l i a Rosetta Montah) R u m a n i a (Lihane Delescu) y Yugoslavia (Olga Dgourts) (Foto Vidal. FERROCARRILES C O N NEUMÁTICOS A B C publicó recientemente fotografías de estos vehículos, que, movidos por un motor de explosión y montados con neumáticos de un perfil especial, ofrecen grandes ventajas de explotación en las líneas donde la ¡frecuencia de salida de trenes cortos es condición primordial. L a idea de montar neumáticos en las ruedas de los trenes, no sólo es por mejorar el confort, sino que tiene por objeto principal, en primer lugar, hacer el material más l i gero, ya que el coeficiente de adherencia entre el caucho y el hierro es mucho mayor qué el que corresponde al hierro sobre hierro, y, en segundo, disminuir el esfuerzo de tracción. Para evitar que las ruedas patinen es necesario que el peso de la locomotora sea de tal naturaleza que las máquinas capaces de remolcar trenes a más de 100 kilómetros por hora pesen 180.000 kilos, y, por lo tanto, los gastos de construcción y explotación son proporcionales al peso muerto transportado, llegando, en ciertos casos, a 1.100 kilos por viajero. Siendo el coeficiente de adherencia del neumático, sobré el rail tres veces mayor que el de las. ruedas, de acero sobre el mismo, el peso puede disminuirse, y empleando automóviles sobre raíles se llega a un peso muerto de 100 kilos por persona transportada, y no sólo se cifra esta economía en el combustible empleado, sino también en las aceleraciones, sean éstas positivas o negativas. E n los ensayos verificados en los alrededores de París se consiguió una velocidad de 120 kilómetros por hora con un motor de 30 H P siendo el consumo de, 28 litros de gasolina por 100 kilómetros, y a pesar de haber reventado voluntariamente uno de los neumáticos, no se produjo ningún cambio en la marcha, qu v al realizar este experimento, era de 90 kilómetros por hora; evitándose el accidente por medio de un dispositivo de madera que va en el interior de la cámara de aire y en el que se apoya la rueda al faltar la presión. L a economía en el personal también es importante, ya que dos hombres son suficientes para una automotriz) y este sistema es la solución del transporte en los sitios donde se necesitan trenes frecuentes, como son los que hacen el servicio entre las grandes ciudades y sus alrededores, y como son verdaderos automóviles pueden seguirse a pequeños intervalos, segnn las necesidades del tráfico. E l neumático empleado tiene un perfil especial, de forma plana, y para evitar que pueda salirse del rail lleva un disco de fundición, que rebasa la parte de trabajo de la vía, yendo provista la cámara de un anillo, que en caso de avería evita que la llanta tóeme en el rail. E l automovilismo se perfeccionó rápidamente desde la invención del neumático; pues sin él hubiera sido imposible alcanzar las velocidades actuales, y es de esperar que. al aplicarle a los trenes, éstos se aprovecharán de las ventajas y perfeccionamiento que han transformado, el neumático, ya que desde la invención del mismo, por uncélebre veterinario inglés, ha sido muy grande el camino recorrido. A este propósito recordamos que en una de las primeras carreras de automóviles que se celebraron, la casa que hoy ha estudiado la aplicación del neumático a los ferrocarriles tuvo que construir ella misma el vehículo, ya que no encontraba ningún fabricante que quisiera montar sus Coches sobre aire como se decía despectivamente; pues en aquella época todos los automóviles iban sus ruedas provistas de llanta de hierro o de bandajes macizos. Como la resistencia del aire crece con el cuadrado de la velocidad, los nuevos automóviles sobre raíles han sido estudiados en todos sus detalles, dándoles una forma que presente la menor resistencia posible, aprovechando las f o r m a s aerodinámicas más adecuadas; basándose en los trabajos que el gran ingeniero E i f f e l estudió en su laboratorio del Champs de Mars, de París, y cuya cálida voz aún resuena en nuestros oídos cuando nos explicaba la gran importancia que tiene la resistencia del aire ti todo móvil que se desplaza a gran velocidad, y no podemos menos de recordar al maestro al ver la aplicación práctica que han tenido sus enseñanzas. E l ferrocarril y el automóvil llegaron a. ser enemigos por la competencia que se estableció en los transportes, y, gracias al nuevo invento, de enemigos se han convertido en aliados, aprovechando las ventajas de uno y otro, consiguiendo rebajar los transportes, que es la piedra angular de la economía y de la que derivan la mayor prosperidad de la industria y el comercio y el bienestar de los pueblos. ISIDORO FebrerOj 1932, DIE. GUEZ.