Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mación tan honda pueda llevarse a efecto, utilizando las actuales construcciones de los pueblos agrícolas. H a y que desplazar las casas de labor hacia las proximidades de las parcelas cultivadas, situándolas, si es posible, en ellas mismas; sólo así se evitará que los trabajadores del campo empleen l a mayor parte de la jornada útil en ir y venir, cansando inútilmente a sus bestias con el transporte constante de aperos, máquinas y productos. L a densidad g- rande de los poblados en las zonas de secano, susceptibles económicamente de parcelación, demostrar á siempre l a insuficiencia de superficie de las tierras que por su proximidad a las casas de labor en ellos enclavadas no ocasionen los perjuicios que antes señalamos. Y es necesario dotar al, pequeño labrador de l a edificación mínima que precisa, conservando de lo típico en cada región aquello que no se oponga a mejorar sus condiciones de vida, las de su ganado de labor y renta y l a manipulación y conservación de máquinas, aperos y productos en general. R e l i riéndonos a la región central, hemos desarrollado el proyecto que se detalla a continuación, sobre l a base de un labrador, que, dueño o usufructuario de una parcela de treinta hectáreas de regular secano, posea una sola yunta de muías y una caballería menor como animales de trabajo, ayudándose en la explotación, principalmente para aprovechamiento de subproductos, de varios ani males de renta: dos cabras, -un cerdo para engorde y dos o tres docenas de aves de corral. Establecida tina alternativa, de cereales y leguminosas, dando especial importancia a la veza para henificar, reduciendo en lo posible el barbecho blanco dedicando el DURNDECILLOS EN LOS CAMPOS. -Así parecen estos pensamientos que decoran los campos de Sawmarkand y Santa. Bárbara, obtenidos por Luis Jav Gerson. (Foto Ortis. LA CONSTRUCCIÓN RURAL Y LA P E F O R M A AGRARIA Muchos y muy notables proyectos de técnicos españoles resuelven el problema de las edificaciones rurales, unas veces modestas y aisladas, otras agrupándose en colonias, cooperativas y vastos caseríos, en que la i m portancia misma del dominio en que se asientan justifica su elevado costo. Plantéase en la actualidad concretamente el caso de dar habitación y dependencias de labor a quienes hayan de explotar la tierra dividida en lotes de reducida superficie, si la tan debatida reforma agraria llega a realizarse, como parece natural, fundándola en la verdadera capacidad productiva de los terrenos aptos para ser parcelados, pues de otra manera el trabajo m á s asiduo y esmerado y cuantos esfuerzos realice el modesto labrador para defender, con su única yunta, la tan anhelada independencia, a costa de no pocos sin bores y zozobras, habrían de resultar estériles. N o hemos de pensar que una transfor-
 // Cambio Nodo4-Sevilla