Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 10 D E F E B R E R O D E 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 20 el Sr. Bujeda ha renunciado a las dietas, pero pidió la supresión del Consejo, no sólo por tas economías que podrían introducirse suprimiendo el alquiler del piso que tiene en Madrid, sino por la necesidad de transformar el régimen de Almadén. Insiste en que la baja del precio del mercurio es una consecuencia del comercio de venta en Italia. Estima que de esta interpelación saldrá seguramente una mayor atención del Estado hacia los mineros de Almadén, y además la seguridad de que no se trata de un problema de clases, sino de algo en lo que todos los partidos deben estar unidos. E l Sr. G O N Z Á L E Z P E Ñ A socialista, interviene para aducir nuevos argumentos. Cree que l a casa- vivienda para obreros debería construirse en la dehesa de Catilsera. Reconoce que l a admisión de obreros en A l madén estaba sometida a un caciquismo, que ya ha terminado; pero cree que es preciso reformar el reglamento, no sólo para estas cosas pequeñas, sino para otras más importantes. Cuando se acometa el problema grande, será llegada la hora de acometer las mejoras de los obreros y tratar de ello. E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L se adhiere, en nombre de los radicales- socialistas, a los deseos de una solución del problema, favorable al Estado y a los obreros. E l Sr. V I C E N T E G Ó M E Z dice lo mismo, en nombre de los radicales. El. Sr. B U J E D A rectifica y habla de varias revistas extranjeras que coinciden con el informe técnico emitido, en el sentido de que han mejorado las condiciones higiénicas cíe Almadén. Rechaza la imputación de l a elevación de les gastos del Consejo, que son inferiores a los de cualquier otra explotación. E l Sr. G O N Z Á L E Z P E Ñ A compañero de minoría del orador, interrumpe a éste en varias ocasiones. El- Sr. B U J E D A censura la construcción de un chalet, edificado por l a Dictadura, para residencia del Consejo de administración, en el cual el presidente de éste tenía una habitación más grande que la de los consejeros, lo que no estaba bien. E l ministro de H A C I E N D A declara que el problema tiene una gran importancia. Afirma que Almadén produce mercurio, y que éste se consume en el mundo. L a riqueza de la mina es extraordinaria, pero al propio tiempo de unas condiciones de explotación, que obligan a conceder jornales especiales a los obreros. E n este caso se ventila la cuestión de si el Estado puede ser un patrono capaz de mantener la industria en estado de prosperidad. E n tal aspecto el Estado, sin sentimentalismo, debe producir a un precio remunerador que le permita batir a sus competidores. V e en el problema de Almadén un aspecto especial, que consiste en que no. se debe cargar al producto todo el importe de los jornales entregados por labores concedidas a los obreros, pues fuera de la mina, para reponerse de los trabajos dentro de ella, la cuestión estriba en que los obreros rindan un buen producto cuando estén fuera de la mina. Almadén- -dice- -está obligado con un contrato con Italia, la otra nación gran productora de mercurio, en un consorcio de venta. Declara que el nuevo contrato permitirá una mayor salida de mercurio, pero reserva su opinión sobre la futura organización in dustrial. No está de acuerdo con la opinión de que la Junta de Almadén deba ser local. Queda tennáoa la interpelación del señor S A l i A Z A Í t Orden del día Se lee una proposición del Sr. B A R R I O B E R O pidiendo que se haga un fichero de los religiosos que existen en España, para conocer ios que se van y los que se quedan. Habla de la defensa a que están obligados los religiosos de la República de trabajadores. E l Sr. G Ó M E Z R O S I Imponen su amor a la patria por encima de todas sus obligaciones ciudadanas. E l Sr. B A R R I O B E R O habla de los tiempos de Constantino. E l Sr. G A L L A R D O S i en. tiempos de Constantino no existían religiosos! ¿Pero dónde ha leído usted Historia? (Protestas y jaleo. E l Sr. B A R R I O B E R O replica, un poco amostazado, al interruptor. E i P R E S I D E N T E ruega al orador que no 1 conteste a las interrupciones. E l Sr, B A R R I O B E R O Contesto a las injurias. E l P R E S I D E N T E Hable su señoría de la toma en consideración de su proposición, y cuando ésta se discuta podrá hablar de Constantino y de todo lo demás. (Risas. E l Sr. B A R R I O B E R O Es una injuria decir que yo no conozco la Historia Eclesiástica. S i desde San Ramón y San Benito... (Nuevas risas y rumores. Termina el Sr. Barriotero y se vota su proposición, que es aceptada por 91 votos contra seis. Como no alcanza a ciento el total de los votos emitidos, dice el P R E S I D E N T E que la votación no es válida. Después de un diálogo entre el P R E S I D E N T E y el Sr. C A S A N U E V A manifiesta aquél que no quiere que en una cuestión baladí, como es la toma en consideración de una proposición, aparezca la presidencia empeñada en una tenaz defensa de su argumentación, y, por lo tanto, la votación se repetirá en otro momento. posición del Sr. F E R N A N Se lee otn? A 3 D E Z B O L A R I u S para qae e adiciones tres artículos a la ley de Expropiación forzosa. L a defiende su autor y es tomada en consideración. E l Sr. M A R I A L defiende otra sobre el régimen de las Mancomunidades H i d r o gráficas. Se aprueban otros dictámenes, entre ellos uno de presupuestos. E l Sr. R O D R Í G U E Z V E R A pide en otra proposición que se reforme l a Junta califica dora de destinos civiles. Denuncia anomalías del funcionamiento de aquélla. Proye ecío de ley de Divorcio r El r e t r a t o del chiquitín de la casa, hasta la edad de diez años, p u e dan v e r l o publicado en Blanco y Negro. S e r á una s a t isfacción y un recuerdo. Los padres, l o s abuelos y cuantos deseen p u blkar el retrato del niño en Blanco y Negro pidan i n s trucciones a la Administración, Ser r a n o 55, le lis piseJese pasiiisc en ülasico y Basa Prosigue l a discusión de este proyecto, con una completa desanimación de l a Cámara, en la que seguramente no se hallan los cien diputados que exige el reglamento para las votaciones. Es rechazado el voto particular del señor Fernández Clérigo- -que quedó pendiente de votación- por setenta y un voto contra once. N o habiendo número suficiente, queda aplazada nuevamente la votación. E l Sr. Besteiro, después de esto, abandona también la presidencia, y se ausenta. L e substituye el Sr. Gómez Paracha. E l Sr. V I L L A N U E V A defiende el siguiente voto particular al número dos del artículo tercero, eme se está discutiendo: L a condena por el delito de bigamia (como causa de divorcio) sin perjuicio de la acción de nulidad que pueda ejercitarse respecto al segundo matrimonio E s retirado. E l Sr. J U A R R O S defiende una enmienda, en la que solicita que sea considerada causa de divorcio la embriaguez habitual. Después de unas palabras de la Comisión, que la juzga innecesaria, pues tal es el espíritu del dictamen, el Sr. J U A R R O S l a retira, creyendo, no obstante, que debiera quedar precisada dicha causa en la ley, pues entiende que no se debe emplear el sistema sintético que ha defendido l a Comisión. E l Sr. S A N C H I S B A N U S plantea una cuestión de Derecho acerca del valor de las causas en los delitos. Dice que para los socialistas, el matrimonio debe ser una cuestión social; pero l a sociedad española suele ser un problema económico. Juzga que la proposición del señor Juarros envuelve un exceso de previsióm y se extraña de que no se incluyan también en tales causas de divorcio las toxicomanías, que son variantes de la embriaguez. Cree que el uso habitual de los tóxicos debe ser considerado elemento aparte, pues puede explicarse por circunstancias constitucionales, pero, no obstante, pide su inclusión. Cree que no se debe aceptar la enmienda, pero si se acepta, deben figurar también las toxicomanías, o lo que es lo mismo, es partidario o de no admitir la enmienda o dü traerla más amplia. E l Sr. J U A R R O S dice que en la enmienda se habla de embriaguez, pero no se refiere sólo a l a embriaguez alcohólica, aunque suele ser la más frecuente. E l Sr. F E R N A N D E Z C L É R I G O interviene. Una proposición sobre las dietas de los diputados E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L pide la lectura de una proposición incidental. U n secretario lee la propuesta de que sean multados los diputados que no asistan a las isesiones, en la parte proporcional a los días que falten a ellas. E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L la defiende brevemente, diciendo que es un espectáculo lamentable el que se está dando, y como cree que el país paga a sus diputados para que laboren, no debe darse el caso que se ha producido con motivo de la votación del vota ÜI