Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES ii B E FEBRERO DE 1932, EDICIÓN D E ANDALUCÍA P A G 25. 1 EL- DELEGADO ITALIANO P R O P O N E A L A C O N F E R E N C I A D E L DESARME DETERMINADAS ABOLICIONES REFERENTES A MEDIOS D E C O M B A T E S N A V A L E S T E -RRE 3 TRES, A É R E O S Y Q U Í M I C O S La tercera sesión pienaria. E l señor Grandi afirma que para poder asegurar eficazmente la vida de la población civil, es necesario revisar las leyes de la guerra. E l delegado japonés examina el problema de limitación de armamentos, con miras a Ja lucha en el Extremo Oriente, y el de Polonia apoya determinadas proposiciones francesas. modo distinto, según las condiciones de cada país. E l Japón admite como base de los trabajos de la Conferencia el proyecto de Convenio de la Conferencia preparatoria del Desarme. E l Japón admite incluso la supresión total de los portaaviones y en cuanto a los submarinos cree que sus desastrosos efectos no dependen del submarino en sí, sino del modo de emplearlo, y por ello preconiza un acuerdo en este punto, reglamentando también el empleo de toda clase de barcos de guerra. E l Japón- -agregó- -rechaza la guerra química y bacteriológica y está dispuesto, en general, a colaborar en cuanto pueda conducir al objetivo perseguido por esta Conferencia. L a tesis polaca Finalmente habló el delegado polaco, señor Zaleski, diciendo que Polonia concede el mayor interés a esta Conferencia, en la cual se debaten cuestiones reservadas hasta que- -como Francia y sus aliados- -proclaahora a la soberanía de los Estados. Audaz y práctico, así podría calificarse man que sin seguridad no se puede proceder Recordó los trabajos de Polonia en la en dos palabras el discurso del juvenil mial desarme. Sociedad de Naciones y dijo que debe renistro de Negocios Extranjeros de Italia. Se forzarse la autoridad de ésta, de acuerdo sabe que el Gobierno fascista es partidario Las proposiciones de Italia con las proposiciones presentadas por Frandel desarme radical, tan radical que Mussocia. lini se contentaría con diez mil soldados, Ginebra 10, 6 tarde. Esta mañana, a las Polonia- -añadió- -se ratifica en cuanto masiempre que las fuerzas militares de otros diez, se ha abierto la tercera sesión pienanifestó en la Conferencia preparatoria. E l países no fuesen superiores a esta cifra. Itaria de la Conferencia del Desarme. proyecto de Convenio de ésta es incompleto, lia estima, en efecto, que la reducción de los Después de declarars. e abierta la sesión pero tiene un valor real y puede servir de armamentos crea ya por sí misma la segupor el presidente, éste concedió la palabra base a las deliberaciones de la actual Conferidad, puesto que indica la existencia de una al delegado italiano, ministro de Negocios rencia. Polonia presentará proposiciones confianza mutua; lo que quiere decir que, Extranjeros, Sr. Grandi, quien pronunció para completarlo. según el Gobierno de Roma, no hay que un extenso discurso, en el que dijo, entre Añadió que la opinión pública mundial buscar la seguridad en nuevos acuerdos inotras cosas, que el desarme no es posible espera una disminución de los gastos immás que existiendo una seguridad efectiva, ternacionales: si éstos pudieran crearla, ya productivos para atenuar la crisis económiy puso en guardia a la Asamblea contra los la tendríamos desde hace tiempo, pues son ca actual. D i j o que hace falta una política argumentos sofísticos y demagógicos que se precisamente tratados y acuerdos de los que internacional de previsión y asistencia mutua. expresan en los Círculos sobre la idea del carece el mundo. Aludió al desarme moral, defendido por desarme. Tardieu ha sorprendido a la Conferencia Después el orador, en nombre de su país, Polonia, que presentará un proyecto en ese con una proposición inesperada y original, sentido. hizo a la Asamblea las siguientes proposicuya realización- -aunque lógica- -no se hará Terminó diciendo que hay que asegurar la ciones en un próximo porvenir, a lo que propone E n el aspecto naval, abolición simultánea obra de cooperación internacional, gin intenDiño Grandi, por el contrario que puede ciones ocultas, ni egoísmos, en pro del i n de los navios de guerra de primera línea y ejecutarse mañana mismo. Su táctica se paterés supremo de la paz. de los submarinos, así como de los barcos rece a la de litigues, en la Conferencia de portaaviones. F u é muy aplaudido, y el Sr. Tardieu le Washington, hace diez años. Lo mismo que los acorazados han sido limitados a 35.000 dio la mano, felicitándole. E n el aspecto de tierra, abolición de la toneladas, sin que pasara nada, hubieran poArtillería pesada y de los carros de asalto; Antes de 3 ¿Tintar la sesión, el presidente dido ser limitada la mitad y también sería y en el aspecto aéreo, abolición dé los aviorecomendó al público y a la Prensa que se posible suprimirlos, sin perjuicio para nadie. nes de bombardeo y de los medios agresiabstuvieran de aplaudir, pues esto podríaSi no existieran acorazados, los cruceros pevos de la, guerra química y bacteriológica. dar lugar a manifestaciones opuestas, y, agre- sados alcanzarían la categoría de capitalgó que el no aplaudir no será considerada E l orador terminó proponiendo la revisión ships y todo seguiría aproximadamente por los delegados como indiferencia, sino de las leyes de guerra, con objeto de aseguigual; además, los Estados ahorrarían muque, por el contrario, constituye una muestra rar, de la manera más eficaz posible, la orocho dinero. En cuanto a la supresión de los de respeto y cortesía. tección de la población civil. submarinos, ya es algo diferente pues es M a ñ a n a c o n t i n u a r á la discusión general, esencialmente un arma de los países débiE l delegado japonés hablando, en primer término, el delegado les. La propuesta de Grandi encantará seguDespués del discurso del delegado italiabelga, Sr. Hymans, y después el delegado de ramente a los Estados Unidos y a la Gran no, Sr. Grandi, habló, en inglés, el embajala U R. S. S. Sr. Litvinof. Bretaña. dor del Japón en Londres, -Sr. Matsudaira, delegado del Japón en la Conferencia del También propone el ministro italiano la Mañana hablará Zulueta Desarme, quien se felicitó primeramente de abolición de la artillería pesada, de los caGinebra 10, 9 noche. L a delegación esla reunión de la Conferencia. rros de asalto, los aviones de bombardeo, así pañola ha celebrado esta tarde una reunión Aludiendo a los sucesos de Extremo Oriencomo de los medios agresivos de la guerra para estudiar la marcha de los debates de la te, el Sr. Matsudaira dice que, a pesar de química y bacteriológica. Si su proposición actual Conferencia del Desarme. ello, el Japón cooperará a la limitación y prospera, no por ello se evitarán nuevas gueE n la sesión pienaria que. se celebrará pareducción de armamentos, propósito que ha rras, pero sí se conseguirá que resulten mesado mañana viernes, pronunciará probabledemostrado en Conferencias anteriores. nos costosas y menos crueles. Repetimos que mente el ministro de Estado español, señor el discurso de Grandi es al par audaz y Amadió que es preciso que desaparezca Zulueta, su discurso, fijando los puntos de práctico. la desconfianza entre las naciones. Repitió vista de España ante los problemas planteaEl delegado del Japón examina el proble- que el desarme está íntimamente ligado a la dos en Ja reunión internacional presente. segundad y ésta hay que considerarla de ma de la limitación de los armamentos des: de el punto de vista de la lucha en el Extremo Oriente, y el de Polonia (el ministro de Negocios Extranjeros, Augusto Záleski) apoya el proyecto francés, con respecto a la necesidad de una política de previsión y asistencia mutua. Recordó también su proyecto de desarme moral (parecido al del señor Lerroux) y dijo que presentaría una ampliación de éste. Las discusiones se desarrollan en un ambiente de cortesía y benevolencia; sin embargo subsiste la divergencia entre aquellos que dicen desarme, arbitraje, seguridad y Véasüse, al sues e n ímatí é í oú- Zulueta i n v i t a al conde Welczeck de l a s ¡pá piM sfe Ginebra 10, 11 noche. E l ministro de Estado, Sr. Zulueta, ha invitado esta noche a comer, en el hotel Carlton, al vicepresidente de la delegación alemana, conde de Welczeck, y al miembro de la misma y secretario de Estado, von Bulow. H a n asistido también a la comida el ministro de Marina, Sr. Giral, y los delegados españoles Sres. Madariaga, Américo de Castro, Gabriel Franco y López Olivan
 // Cambio Nodo4-Sevilla