Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S II D E F E B R E R O DE 1932. E D I C I Ó N B E A N D A L U C Í A P A G 27. abiertas para el bien y siempre cerradas ai ¿Quién consolará y alentará a tantas: almas buenas cuyos directores son ustedes? Y o pongo todas esas obras y personas bajo el amparo del Sagrado Corazón de Jesús, y pido a la Santísima V i r g e n María que no desampare a ninguna de aquéllas. Reciban mis amadísimos superiores y todos los demás Jesuítas de las casas de Sevilla, Jerez de la Frontera y Puerto de Santa María mi más paternal bendición y l a expresión afectuosa de mi amor y agradecimiento. De ustedes afmo. Prelado q. les b. I. m. E. Cardenal Ihmdain y Esteban, Arzobispo de Sevilla. DESPUÉS D E L DECRETO D I S O L V I E N D O mal? JESÚS E N ESPAÑA L A COMPAÑÍA D E D o s documentos del cardenal arzobispo de S e v i l l a U n a protesta de la l u n f a de A c c i ó n Católica. Incautación de Ja residencia de A r a n j u e z Dos documentos del cardenal de Sevilia E l Boletín del Arzobispado publica la siguiente declaración: E l eminentísimo señor cardenal arzobispo de Tarragona ha publicado una protesta contra la disolución de la Compañía de Jesús en España, decretada por el Gobierno de la nación. Én esa protesta asegura el eminentísimo señor cardenal arzobispo de Tarragona que está seguro de que se halla acompañado en su actitud de protesta por el asentimiento del Episcopado. Bien ha podido asegurarlo el eminentísimo purpurado. P o r lo que a Nos toca, pública y solemnemente declaramos que hacemos Nuestro todo el texto y los- sentimientos que el notable documento del eminentísimo, cardenal expresa. Protestamos como él por la injur i a inferida a h. autoridad del Papa y por l a lesión de ios derechos que se causa a la ¿Compañía de Jesús en las personas y en los bienes, no menos que en los legítimos, derechos de ciudadanos. Unimos Nuestra voz a la voz augusta del Papa y la del insigne purpurado, porque una de las más florecientes y amadas Instituciones de la santa Iglesia católica y la misma santa Iglesia han sido vejadas con la disolución de la Compañía de Jesús, y pollos perjuicios que con ello se irrogan. Elevamos Nuestras oraciones a Dios, a fin de que ilumine a nuestros gobernantes y les dirija por caminos que conduzcan al restablecimiento de la paz y del derecho. E l dolor que Nos ha producido la disolución de la Compañía de Jesús en España, y por especial manera la de las cuatro casas ele la Compañía en la diócesis de Sevilla, es inmenso. Bien saben los amadísimos religiosos Jesuítas de Nuestra diócesis, por carta que con fecha 30 de enero hemos dirigido a los superiores de las cuatro Comunidades y colegios, la intensidad de Nuestro dolor y la ternura paternal del amor con que les abrazamos en estas horas de tribulación. Nuestros queridos diocesanos, que han de soportar en sus personas y en las de sus hijos, que recibían educación de los Jesuítas, la privación de bienes de sumo valor religioso y cultural que de aquélla recibían, eleven constantes oraciones al cielo por los Jesuítas, por los niños y jóvenes que pierden los beneficios de l a educación de los Jesuítas y por todos los que han producido estos daños. Ellos darán cuenta al Juez Supremo, que es Jesucristo. Sevilla, i de febrero de 1932. -El Car- denal Arzobispo de Sevilla. r dantes raudales de beneficencia y de cultura y educación espiritual y moral para todas las clases sociales, y en dos de ellas se ha educado a la niñez y a la juventud con aplauso de los buenos y admiración de los que no lo son. Se disuelven las comunidades de ustedes porque algunos de la Compañía hacen voto expreso de obediencia al Papa. E n medio del dolor que ustedes sufren, que yo comparto de especial modo, porque como Pastor espiritual y Padre de los fieles soy quien más que todos he de sufrir las consecuencias- de la disolución de las casas que la Compañía de Jesús tiene en esta diócesis, cuales son la Residencia en la calle Jesús del Gran Poder, en Sevilla, y el Colegio de Viliasís, también en Sevilla; la Residencia que tiene la Compañía en Jerez de la F r o n tera y la casa- colegio en el Puerto de Santa María; en medio del acerbo dolor que me produce el infausto decreto dado contra ustedes, me consuela ver el verdadero plebiscito de los buenos católicos que en esta hora de adversidad les alientan con su apoyo moral y les ofrecen asistencia social y caritativo albergue para que, dentro de los términos que el decreto de disolución establece, puedan ustedes soportar las tristezas de la separación mutua y las consecuencias del funesto decreto de 24 de eneró. Sepan los religiosos de la Compañía de Jesús de mi diócesis, que mi amor a ustedes se acrecienta con la persecución que sufren, y que mi agradecimiento por las múltiples obras de celo, de caridad, de ministerios apostólicos y de educación que con los obreros y con los niños adolescentes han llevado ustedes a cabo en esta diócesis, es inmenso. Sólo Dios puede remunerarles el incalculable bien que han hecho. Pero esto aumenta mi dolor, al considerar lo que pierden mis diocesanos. ¿Qué será de tantos niños que ustedes educan en el santo temor de Dios y los forman para la Iglesia y para la sociedad cristiana? ¿Qué será de tantos jóvenes que, al abrigo de las casas y de las obras de los Jesuítas, recibían su formación integral católica? ¿Qué de tantos, obreros 3 de tantas personas de condición humilde que han venido recibiendo el influjo benéfico y alentador de la Compañía de Jesús en las cuatro casas que en esta diócesis han estado v l i n a protesta de ia j u n t a de A c c i ó n Católica H a sido dirigida al presidente del Coa sejo de ministros la siguiente carta: E x c m o señor: L a- Junta diocesana da Acción Católica de la Mujer, en representación de muchos miles de mujeres católicas de la diócesis, une su protesta a la presentada a V E por la Junta Central de A c ción Católica de Madrid, con motivo de la disolución de la Compañía de Jesús. N o podemos por menos de elevar nuestra voz para expresar el sentir de l a inmensa mayoría de mujeres que lamentan en el fondo de su alma la grave ofensa que a sus sentimientos de católicas y de españolas i n fere dicho decreto. Cuando en España se toleran tantas A s o ciaciones que conspiran contra todos los fundamentos del orden social, es bien triste, excelentísimo señor, que se niegue este mismo derecho de asociación a quienes se dedican con espíritu ejemplar de sacrificio a practicar las más excelsas virtudes cristianas y se aplique la dura pena de la confiscación de sus bienes a quienes sólo los emplean en hacer el bien a su prójimo. Reciba V E nuestra respetuosa, pero enérgica nrotesta, con la expresión del amargo dolor que esa disposición ha causa- do en el ánimo de millares de mujeres andaluzas que esta Junta representa. Dios guarde a V E -S e v i l l a 9 de febrero de 1932. -La presidenta, marquesa viuda de Esquibel. -La secretaria, Ignacio, Lasso de la Vega de Sangrón. Incautación de Ja residencia Aranjuez de E! arte en Bfasiso y Negro Además de ocho páginas en las que se reproducen notables obras artísticas, entre ellas el hermoso cuadro ¡Y o soy! de Menéndez F i d a l publica B L A N C O Y N E G R O en su número próximo, tres crónicas de arte, esmeradamente ilustradas, que firman A n tonio Méndez Casal, MonteCristo y Manuel A b r i l y que estudian, respectivamente, U n retrato histórico de W a s h i n g ton Exposición de cuadros de Ortiz Echagüe, en París y E l Palacio- Museo de Aranjuez Aranjuez 10, 10 mañana. E l delegado de Hacienda de la provincia vino a incautarse de una finca que mide 170 fanegas, en donde estaba enclavado el palacio de los Jesuítas. Estos protestaron de la incautación ante notario. Las llaves del edificio fueron entregadas al sargento de Carabineros, que custodia lai residencia. 1 NOTICIAS Y DE LIBROS REVISTAS También publica la siguiente carta, dirigida a los P P Jesuítas por el cardenal: Sevilla, 30 de enero de 1932. R. P superior de los Jesuítas; Residencia de Jesús del Gran Poder, Colegio de V i l l a sís, Jerez de la Frontera y Puerto de Santa María. M i s estimados P P superiores: Con el corazón llenó de amargo dolor escribo hoy a ustedes para expresarles cuánta es la pena que experimento al ver cómo se procede con ustedes en el decreto de disolución de la Compañía de Jesús en España. M i diócesis se verá privada de cuatro casas de Jesuítas que han sido siempre casas de oración y de obras de celo por el bien de la sociedad cristiana, de las cuales han brotado abun- Informaciones y juicios C u a r e s m a p o r L u i s G- abaldón; dibujos de Xaudaró. dotas de c e l e b r a d o s i n g e n i o s V é a s e el p r ó x i m o n u m e r o ds Blanco y Negro C ó m o c o n t e s t a n ellos cuento, p o r G a b r i e l G r e í n e r con d i b u j o s de M a s b é r g e r V é a s e el p r ó x i m o núm. ero de B l a n c o y Negro C u é n t e m e usted su- c a s o -M u y i n t e resantes y m u y amenas son las respuestas que J S p o t t c r n o y Topete p u b l i c a e n s u C o n s u l o r i o L é a n s e en e l B l a n c o y N e g r o del p r ó x i m o d o m i n g o Perfiles humorísticos: H a llegado Doña H u m o r e x t r a n j e r o historietas y anéc-