Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Organizado por el Círculo- de la Unión Mercantil, se celebró ayer tarde en el teatro de la Zarzuela un baile de que estuvo inuy- animado. Foto ZegrV) niños, Festival benéfico. E! novelista E d g a r Wallace. Una concurrencia muy numerosa llenó ayer la sala de la Comedia. Niñas y niños interpretaron números teatrales y recitaron diversas páginas literarias. He aquí un grupo de los simpáticos artistas, entre los que figuran los conocidos Pitusín y Manolita Martín. La fiesta, que amenizó la banda de música municipal, fué organizada por el Lectorio infantil hispanoamericano. (Foto Zegrí. Jigiosa, que constituyen el resumen de aquel luminosísimo debate. Nada puede dar idea de la oratoria de Castelar, de la sugestión que en el auditorio ejercía, como los términos en que años después daba cuenta D Nicolás M a r í a R i vero, en la tertulia del Ateneo, del efecto producido por aquella rectificación. E r a una tarde del mes de abril. El Congreso se hallaba a media l u z las tribunas, repletas; las miradas, absortas; nadie respiraba... Y o estaba en la Presidencia y no sabía ¡o que me pasaba... Castclar íiab aba; En- Hollywood ha fallecido el ilustre novelista inglés Edgar Wallace, autor de muy interesantes obras llevadas últimamente a la pantalla. lar sobre los otros oradores españoles consistirá siempre en que los otros hablaron para España. Castelar habló además para el mundo, y en el mundo entero resonó su palabra. A l juzgar a Castelar como orador, hay que repetir lo dicho de la obra total de Lamartine por Alejandro Dumas (hi. v- Y o no lo comparo, lo separo. Dadas las dimensiones de este artículo hablaré en otro del político y sus predicciones. J. AN se movía en la sombra; apenas se le distinguía a la escasa luz que caía de la claraboya se le escuchaba con asombro, con enternecimiento, con espanto. Cuando al fin, levantando los brazos, acompasando la voz, e x c l a m ó Grande es Dios en el S i n a í el trueno le precede, el rayo le acompaña, la luz le envuelve, la tierra tiembla... aquello no era un hombre; era el ángel exterminador de la intolerancia religiosa. Una observación de Burell, de quien es también la anterior referencia, en la obra antes citada: L a superioridad de Caste- AL VARADO