Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 12 D E F E B R E R O D E 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G a DE ECOS SOCIEDAD DIVERSOS Guantes Desde que el mundo es mundo nunca el hombre ha dispuesto de más variedad de guantes con que calzar sus manos que en la época presente. H a y guantes de todos estilos y para iodos los gustos; los corrientes, los forrados de piel, los que sé abrochan al re- vés para conductores de automóviles, los de piel de cerdo... ¡qué sé y o D e hacer una relación completa de las diversas clases de guantes con que al hombre de hoy puede protegerse contra el frío, sería el cuento de nunca acabar. Y sin embargo, en las llamadas fiestas de sociedad el hombre moderno ha renunciado en absoluto al uso de. los guantes. ¡Qué le- janos ya aquellos tiempos en que el señor mundano, para colocar sus frivolidades a: la hora de la visita, lo hacía con los guantes puestos y el. sombrero entre las manos... ¡Qué lejos también los días en que para Madrid 12, 2 madrugada. E n la iglesia prender una cintura femenina en el momento EL G E N E R A L RUIZ TRIdel Santísimo Cristo de la Salud, que estaba del baile era imprescindible hacerlo con preciosamente adornada. con plantas y flores, mano enguantada... A h o r a los guantes se se celebró ayer, a las cuatro, y media de la LLO M A R C H O ANOquedan en el guardarropa de la fiesta, con tarde, la boda de l a bellísima señorita Carel abrigo y el sombrero. men Saavedra Lombillo, perteneciente a arisCHE A MADRID Pasó el tiempo del guante. O, por lo metocrática familia de Madrid, con D Luis nos, pasó la época de la frase hecha, de Medina y Villalonga, de ilustre familia se P o r haber sido nombrado inspector del aquella frase que lo mismo a un diálogo que villana. Ejército, marchó anoche a M a d r i d el geun hombre como limite del concepto en la E n pocas ocasiones ios concurrentes a una neral de la división, D. Leopoldo Ruiz Trillo. finura, los clasificaba dentro de la categoría boda habrán podido contemplar una despoE n la estación le despidieron el gobernadel guante blanco. P o r entonces todo homsada más bella y de más bonita figura. L a dor, el alcalde y demás autoridades. bre que sabía jugar distinguidamente con señorita de Saavedra llevaba un vestido E l Sr. González y Fernández de la Bansus guantes, tenía mucho adelantado para blanco de crepé- satín, con velo de antiguos dera ofreció a la esposa e hijas del general llegar a ser buen actor o ingresar en lo que encajes, que se recogía en la cabeza por sendos ramos de ñores. en términos diplomáticos se llama la camedio de una coronita de azahar. E n l a mano Acudieron también comisiones de la guarrrera. un raftio de lirios blancos. Recogían el velo L a vida evoluciona decididamente a lo de tan gentil novia tres encantadoras cria- nición y el coronel del noveno de Infantería, Sr. Rodríguez Palanco, que ha quedado enpráctico. ¿Para qué sirven útilmente los turas, deliciosamente vestidas, que son sus cargado del despacho. guantes... P a r a abrigarse las manos, ¿no sobrinas: Paloma, África y María del Carmen Aguilar y Castro. es cierto... Pues en un lugar como en el A l arrancar el tren el general Ruiz T r i l l o salón, donde los radiadores de l a calefacción Bendijo la unión el señor rector del Crisfué aplaudido y vitoreado por el público. funcionan bien, les guantes sobran. Y el to, D. Félix del Campo, quien pronunció una Por la mañana, en el palacio de la antigua hombre moderno los deja en el bolsillo de sentida plática. Capitanía, se presentó la oficialidad de la su gabán. E l guante, dentro de esta sección, Apadrinaron a los contrayentes la señora guarnición en acto de despedida. se entiende, pertenece, pues, al pasado, y doña Amelia Villalonga de Medina, maE l general dirigió afectuosas palabras a los para encontrar un solo par de guantes en dre del novio, y el jefe del personal del m i jefes y oficiales. vez de ir y venir de una fiesta, habrá que nisterio de Estado, D. Alvaro Aguilar, herDespués recibió a los suboficiales y sargenmano de la desposada. buscar la figura de ese diplomático vieux tos, a quienes habló también en términos jai, que aún no ha olvidado su protocolo de Figuraron como testigos por parte de ella, muy cordiales. D Pedro Fernández Duran, D Gabriel A r principios de siglo o que abrir las páginas gidin, D Carlos Urquijo y D Antonio Saade una antigua novela. Aquí, sí; aquí ya se vedra, y por el novio, si; hermano D R a encuentra el guante del protagonista y se fael, su hermano político D Antonio Ricart, paladea ese instante supremo en que el vizINFORMACIONES su primo D. Francisco Medina y D L u i s conde de los desafíos se quita despacio su del Toro. guante, para arrojarlo con un gesto imperY NOTICIAS DE ENSEA la ceremonia asistió una aristocrática tinente al rostro de su enemigo. concurrencia, entre la que figuraban muchas ¡Guantes... Guantes de color de paja de ÑANZA personalidades de la buena sociedad de Selos héroes elegantes de Balzac, ya no se os villa. ve salir de los entresuelos de la Chassee Los nuevos señores de Medina, que reciSe constituye h Asociación ProD Antin y ¡empuñar las riendas del tíburi bieron muchas felicitaciones, han salido para con dirección al Bosque. H a n pasado los París, y Londres, y fijarán su residencia en fesional de Estudiantes del M a tiempos de los guantes amarillos con cadePilas (Sevilla) netas negras, y los guantes de cabritilla gisterio 0 blanca sólo se ven n los fastidiosos y abuMadrid 12, 2 madrugada. E n la iglesia rridos actos oficiales. A h o r a se buscan los parroquial de los Jerónimos se celebró aver Córdoba 11, 5,30 tarde. H a quedado guantes que abriguen y duren: los de piel constituida la Asociación Profesional de E s a las cuatro y media de la tarde, la boda de fuerte y cosidos a mano. tudiantes del Magisterio en la siguiente la encantadora señorita Conchita Boyer con L a escoba de lo práctico barre y barre forma: sin descanso sobre todo aquello que pueda Presidente, D Claudio Tallón Cantero; significar romanticismo poético. Nada de vicepresidente, señorita A n a Serrano Conversos al claro de la luna n i de diálogos, en treras; secretario, D Juan Berniez Luquq; los que una mano jugaba con un par de vicesecretario, D. Antonio Armenia V a l l e guantes. E l tiempo es oro, y no se puede per. tesorero, D Francisco López Obrero; b i der el tiempo. E l invento de la calefacción bliotecario, D. Manuel Gavilán Carreras; oor tubos y la supresión de los duelos entre delegado de deportes, D Juan Aljama H e V é a s e l a elegante c o l e c c i ó n de caballeros han hecho que el guante se querrera vocales: D. Francisco Fernández de m o d e l o s d é s o m b r e r o s p a r a sede en el vestíbulo de la casa, sin llegar al Córdoba, del cuarto año; D José Carrasco alon. -Gil de Escalante. ñ o r a s y s e ñ o r i t a s que p u b l i c a Hernández, del tercero; D. Manuel Thomas Moreno, del segundo; D. Joaquín López B L A N C O Y N E G R O el próxiBodas H u i d del primero, profesional; delegados m o d o m i n g o en s u C r ó n i c a de Ayer, en Córdoba, en la parroquia de San de la Cámara Federal, D. Antonio Armenta la moda Miguel, se celebró la boda de la señorita Valle, D Francisco Luque, Nadales y dos Ángel Carmona Jiménez. Paula Quero Morente con el abogado y co: rredor de Comercio de aquella capital D. M a nuel Navas Barbudo. Apadrinaron a los contrayentes doña Carmen Barbudo Bejarano, madre del novio, y el teniente coronel D. Eduardo Quero Gol- doni; padre de la novia. Actuaron de testigos el general D. Gonzalo Queipo de Llano, el gobernador civil, D Eduardo Valerá Valverde; el coronel de Caballería, comandante militar de l a plaza, D A l v a r o Fernández B u r r i e l el conde de Colomera; D. José León Samaniego, don Fernando Morente del Castillo, D. Luis Merino del Castillo, D Antonio Navas Delegado, D José Ruano y Ruano. D Aurelio Garzón de- Luque, D Carlos Vázquez de la Torré; P Pedro de Pablos Barbudo, don Mariano Aguilar Barbudo, D Mariano M o l i n a Abela, D Francisco Matera Cabello de los Cobos y D Luis Barbudo Béjárano. Los nuevos esposos invitaron con una fiesta a los, numerosos invitados, entre los que figuraba gran parte de la aristocracia cordobesa. D Fernando Canals, hijo del ex subsecretario de la Presidencia D Salvador. L a señorita de Boyer, que estaba muy bella con sus galas nupciales, lució un precioso vestido de crepé- satín. Apadrinaron a los contrayentes la señora de Canals, madre del novio, y el Sr. Boyer, padre de la desposada. Como testigos firmaron el acta por parte de la novia, D. Jesús Pastor, D Amadeo Tormo y D Agustín y D José Boyer, y por el novio, D. Salvador Canals Alvarez, D. Agustín Álvarez García Prieto, D. Juan O Shea y D Eduardo Carvajal Castro. E n representación del Juzgado figuró don José Maraver. Después de la ceremonia los concurrentes fueron obsequiados en el hotel Ritz con una bien servida merienda. Los recién casados, que recibieron muchas felicitaciones, han emprendido un largo viaje de novios. IsralÉs i primavera
 // Cambio Nodo4-Sevilla