Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO EXTRAOR D I N A R I O 20 C E N T S AÑO V 1 GES 1 MOC 5 5 ¡Ü N U M E R O EXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO TAVO. VIGESIMOC 5 5 5 TAVO. VIEJOS íí 1851 F r a n c i a se encontraba en la más grande anarquía. Ningún poder era capaz de gobernar. Se hablaba, se hablaba... y la ampulosa oratoria de Club, que invadía el Parlamento, era la pantalla a cuya sombra se luchaba para alcanzar el P o der... así, se hablaba; se hablaba... E l segundo Imperio vino, al abrir la jaula de los l o ros, a dar en tierra con el falso tinglado. Hasta 1866, Napoleón I I I fué la felicidad para F r a n c i a g l o r i a y riqueza, y al exterior el coco amenazante; tono menor si se piensa en el coloso, pero el arbitro, al fin, a cuyo a l rededor- van a bailar el rigodón europeo todas las Cancillerías... H e aquí M o r n y y W a i e w s k i he aquí los dos hombres del segundo Imperio. Y a Napoleón el chico v a a estar ligado de por siempre a los que ya estaba ligado por l a sangre, y cuando la vida del uno se extinga y la estrella del otro se obscurezca el Imperio iniciará su decadencia, que habrá de terminar bajo las garras de Bismarck. RETRATOS ciedad y de la Corte; podría de él decirse que ha sido el postrero que h a conocido, en su intensidad refinada, -la alegría del v i v i r Seductor irresistible, tenía el encanto malsano de la pereza y la facultad del trabajo: audacia y sangre fría, es el perfecto dandy, pero un dandy que sabe dé cuentas y practica los negocios, pródigo y ambicioso y por encima de todo una fe absoluta en sí mismo. L a habilidad política y la clarividencia maravillosa, sirvieron siempre al hermano y al Señor: M i opinión profunda es que es mucho más fácil estar a bien con Rusia que con Alemania, que nos detesta desde el fondo de su corazón. Fué su último consejo, y el no seguirlo, las más funestas consecuencias. E l Águila se ha conmovido, y para el Imperio ha comenzado la canción triste; M o r n y agoniza, y el drama pasa su primer acto. Hundido en el lecho, tajo el rico dosel abullonado, ha pedido un espejo, y su mirada no resiste el espectáculo de su marchitez mortal. C est mon départ. P f r una suprema delicadeza, este dandy superior no sabe emplear otra palabra, y he aquí al otro, al Emperador, inclinado, apretando- i lenciosamente l a mano abandonada de su inspirador. W a l e w s k i ha venido substituirle en el Cuerpo legislativo, y allí va a terminar su brillante carrera en una tarde de derrota: han desaparecido de escena los dos mejores sostenes del Imperio, que y a va a la deriva. Napoleón va perdiendo pulso. L o s tonos rojos se van ensanchando en la política; un estado de malestar ansioso se va posando sobre el país. U n a suerte contraria turba obstinadamente todas las relaciones internacionales de Francia. L a guerra. E l Águila, que ya iba malherida, ha plegado sus alas para siempre; y lentamente, dando bandazos como nave sin mando, viene a caer obscuramente en la rota de Sedán. Luis S O L E R P U C H O L E E l mismo origen de leyenda les envuelve. E l primer Imperio pasó como un meteoro y dejó estos dos cachorros. H i j o s de Reyes, NAPOLEÓN I I I en la comedieta del mundo, luchando al r a sero de los demás, van a jugar su papel diablo al servicio de su madre: Demerny, glorioso. L a Reina Hortensia, mujer de que, andando ei tiempo, había de descompoL u i s Rey de Holanda, h i j a de la Emperaner por más ampuloso, en de Morny. Más triz Josefina, hijastra y cuñada a la vez sencillo, pero no menos bello, el otro o r i del g r a n Bonaparte, su más fiel a m i g a- e l l a gen: Napoleón y la. condesa W a l e w s k a el me fuerza a creer er la virtud dice en su idilio de Polonia. Pronto el secreto de ambos M e m o r i a l- un alma siempre dispuesta al nacimientos es el secreto de Polichineía, per, o sacrificio, pero inflamable en exceso y algo mientras W a l e w s k i severamei te lo oculta, novelera, no podía comprender n i ser comaunque su fisonomía lo delate, M o r n y hace prendida del misántropo Rey de Holanda. una ostentación más de ello sobre su habiE l amor surgió, y el amor fué el coronel tual impertinencia y es su blasón una hortenCarlos de Flahot, a quien el amor también sia bajo la divisa Tace sed memento. hizo nacer de A d e l a i d a F i l l e u l casada con Se destacan bajo el reinado romántico del el viejo conde de Flahot, y de Taileyrar d, burgués Luis- Felipe y el faubourg les recocuando su insospechado porvenir se ocultage y les mima corrió flores exóticas, que dicer ba en el graciosamente travieso abate de bien en aquel invernadero de elegancias. Pé rigord. L a leyenda sobre el romance. E l Conquistan laurel s en A r g e l a las órdenes fruto fué un niño, Augusto- Juan- Jacinto, de Mortemart, el conde de M o r n y- -a la parque hubo de tomar el nombre de un pobre tícula había seguido el título- y W a l e w s k i conde ya, por su madre, como oficial en el segundo de Cazadores de África. Pasada la campaña, París vuelve a recogerles y a m i marles: son los amigos de los príncipes de ürleáns, pero cuando después de la revolución del cuarenta y ocho Luis- Napoleón triunfa en Francia, unen sus voces al refrán a la m o d a Napoleón, rentré dans t a P a t r i e Napoleón, sois bon républioain. MOK. VV y buenos republicanos le acompañan en todo momenío y hábiles tramoyistas de la tramova política, contribuyen a preparar el golpe de Estado. Y a van a ser en aquel Imperio de quimera, sus más refulgentes antorchas. E l Cuerpo legislativo y la Embajada en R u s i a la Embajada en Londres y el ministerio de Negocios E x t r a n j e r o s he aquí sus florones. E l conde W a l e w s k i fué considerado como el jefe de la diplomacia francesa; sin poseer los dones prodigiosos del vencedor de Austerlitz, su trato exquisito para abordar los negocios de Estado, su carácter ponderado y recto, y su trato lleno de atractivos, hicieron de él el hombre indispensable eri el Quai d Orsay. M o r n y es el astro de la so- WALEWSKI