Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 14 D E F E B R E R O D E 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 24. Y éste es el problema que ha ele resolver la República española: si la Constitución de la República se. ha de interpretar con el sentido democrático de Castelar, de. Salmerón, de P i y Margall, o con el espíritu comunista de Lenín. ANTONIO R O Y O V I L L A N O V A A B C EN TIERRAS al advenimiento del renacimiento germano. porta. a los ciudadanas españoles, sean, caAdemás existí también el aspecto moral. tólicos. o no lo sean, porque lo que ahora Nosotros, los nacional- socialistas, confesase ha hecho con una Orden religiosa mañamos que nos sorprende después de habérsena puede repetirse con una Compañía mernos mantenido como parias durante años, cantil con un Sindicato obrero o con un proforzados a recoger las migajas del festín, pietario particular. e! ser invitados al salón principal del jefe Por eso hay que interpretar restrictivapara ayudarle en las grandes tareas de E s mente el precepto constitucional que pertado, i N o tiene simpatía alguna el portamite la expropiación forzosa sin indemnizavoz del actual régimen para nuestra justifición. Y es que el principio de expropiación cable sorpresa al vernos objeto tan inespeforzosa, aplicado a los bienes de las Corporadamente de tantas demostraciones de afec raciones religiosas llamadas por nuestros tuoso aprecio? Nuestra propia estimación abuelos víanos muertas, no es un principio moderado, como equivocadamente sostenía nos obliga a declinar su proposición a acceel Sr. Albornoz, sino progresista. L a revoder a que se prolongue el período presidenlución del 54 la hicieron los progresistas cial mediante el voto del Reichstag. (bienio progresista se llamó al de 1855- 56) Pero, antes de terminar, deseo repetirle y la ley desamortizadora de i de mayo mi profundo pesar por haberse mezclado en de 1855 defendía luminosamente en su preeste asunto el nombre del presidente V o n Hindenburg, nuestro camarada en la gue- ámbulo el principio de la expropiación forzosa. Los pregresistas, los demócratas, los rra y el inolvidable caudillo de nuestros republicanos, los federales, todos los que, no Ejércitos, de quien se ha abusado de tal masocialistas, han defendido siempre el princinera únicamente para sostener un régimen pio de expropiación forzosa. que se desploma. Don Francisco P i y Margall, que nq era ADOLFO H I T L E R ningún reaccionario, defendió siempre la propiedad individual limitada por la expropiaBerlín, febrero, 1932. ción forzosa como institución defensora del (Copyright por Newspaper Alliance. E x interés público, y así decía en el P r o g r a m a clusiva para A B C del partido federal, que firmó y publicó en Madrid el 22 de junio de 1894: GLOSAS CONSTITUCIONALES La. expropiación ción E l debate promovido en las Cortes oonstkuyentes con motivo del decreto de disolución de la Compañía de Jesús fué lamentablemente guillotinado cuando faltaba por esclarecer el punto verdaderamente jurídico del problema, que era, sin duda, el que se proponía tratar D Miguel. Maura. A mi ilustre y elocuente amigo le ha probado mal el haber cambiado de escaño, y desde que se ha acercado a los agrarios y vasconavarros ha incurrido, por lo visto, en el desagrado de la mayoría parlamentaria, que le ha condenado, como decían los antiguos curiales, a perpetuo silencio. Porque, como dijo el conde de Romanones al comentar lo sucedido en la sesión del jueves, fué D. M i guel Maura el verdadero guillotinado. E l problema jurídico que ha quedado por dilucidar es el que nlanteó con gran precisión D. José Martínez de Velasco, presidente de ia minoría agraria, al establecer el nexo entre el artículo 26 y el artículo 44 de la Constitución, ya que al publicarse el decreto de disolución de los jesuítas la Constitución de la República estaba ya promulgada, y, constituyendo un todo orgánico, había que interpretarla en su conjunto. Y aquí de la forma silogística empleada con tanto acierto por el Sr. Pildain. Según el ar- tículo 44 de la Constitución, para aplicar la expropiación forzosa sin indemnización hace falta la mayoría absoluta de los diputados que componen la Cámara, o sea 236 votos, que es la mitad más uno de 470; es así que el artículo 26 fué aprobado por 17 S votos; luego la palabra nacionalizar no puede equivaler jurídicamente a expropiar sin indemnización. Y el caso S que la proposición incidental que confirmaba la interpretación del ministro de Justicia fué aprobada por i 89 votos, que tampoco son la mayoría absoluta de los diputados que componen las Cortes (nótese por cierto que la Cámara estaba mucho más concurrida que la célebre madrugada en que se votó el artículo 26. y la actitud significativa de los muchos diputados que se salieron a los pasillos para no votar la guillotina tiene un valor interpretativo que nadie puede desconocer) Ese y no otro es el problema jurídico que había que esclarecer, pues eso es lo que imsin indemniza Queremos en el orden social: Subordinado siempre el disfrute de la- tierra, como propia de todos los hombres, a los intereses generales. Entregadas a comunidades obreras las tierras públicas, las que los propietarios hayan dejado incultas por más de cinco años y las qu. e convenga que expropie por el sistema que empleó Rusia para la emancipación de los siervos y propuso Gladstone para resolver la cuestión territorial de Irlanda. S i P i y Margall hubiese sido candidato para las Cortes Constituyentes, ño hubiese prometido a los electores el reparto gratuito y fulminante de las tierras de los ricos, y sólo hubiese ofrecido lo que honradamente podía cumplir. Los progresistas, los liberales, los demócratas, los republicanos, los federales, todos menos los socialistas, han defendido siempre los principios de libertad personal y de propiedad individual que constituyen las bases esenciales de lo que en Moscú llaman civilización burguesa. 1 RUSAS Y II L a pietiletka, el quinquenio señalado por Stalin para multiplicar la producción agrícola industrial, se ha prolongado con una década. Quince años- -proclama el dictador- -se necesitan para que emerja de la geaesíaca ebullición del bolcheviquismo el continente inédito y radiante del comunismo moscovita. -La genialidad de esa concepción económico- social del dictador- -enunciada embrionariamente por Lenin- -deslumhra y apasiona. Se propone independizar Rusia, bastándose a sí misma, del comercio, de las finanzas, de la importación extranjera y basar la política, la existencia de cielito cincuenta millones de rusos en prácticas nuevas; las de proletarización de la población, desclasificarla, convertirla en compacta masa del Estado. U n Estado que monopoliza hasta el pensamiento individual, empeñado en producir, producir inmensamente... E l consumo interior no resuelve los problemas de la existencia en ningún país y menos en R u sia; por consiguiente, el esfuerzo bolchevique aspira a mucho más; es enciclopédico de teorías y en dos madres de numerosa prole culminan: en romper la dependencia económico- cultural y ética extranjera y en una mutación de trampolín. Convertir a R u sia de compradora en proveedora universal, dominando los mercados con productos i n substituibles, a precios que excluyen la competencia. Afirmada la potencia creadora y expansiva de Rusia, ha de insistir cerca de los obreros del planeta para que, aprovechando la crisis de paralización, se armen, en definitiva revolución comunista. Tales postulados del delirio de grandezas soviéticas convulsiona, tiene con fiebre de guerra a Rusia, que repercute fuera. L o s jalones del proyecto tres veces quinquenal marcan el avance de sus etapas de Sur a Norte. L a electrificación de millones de kilómetros- -base de l a industrialización general- -se prosigue con furioso ímpetu y con resultados adjetivables superficialmente mágicos. E n las pedregosas márgenes del río Dmuts, que atraviesa Ucrania, se termina un dique, el mayor de los conocidos, que arrancará fuerza motriz a la corriente, superior a la- posible del Niágara. L a nafta y sus derivados se imponen a los similares en todas partes. L a granja, con el granjero, más henchido de trigo en el mundo, es rusa. Las plantaciones de té en el Cáucaso terminarán la importación de té chino. E n Crimea, en Ucrania, en jos gélido? Urales se construyen ciudades magníficas, que domina la de Stalingrod con palacios ajardinados para los obreros... E l índice de las obras- -puntales de la estructuración de Rusia roja- -no cabe aquí, pero he de d i señarlos, porque es útil popularizarlo en lí- neas generales. 1 L a inconsecuencia y la lógica bárbara i m peran en R u s i a así se ve que los ejecutores técnicos del magno plan son yanquis. L a maquinaria v i e n e de América, y mil ingenieros de allá la dirigen. Millones de hambrientos indígenas bucean bajo los hielos de los mares; son aplastados en las entrañas de las minas, levantan en sus hombros desgarrados los bloques ciclópeos de loa puentes, cual hace m i l años los parias de B a bilpnia y los esclavos de Egipto. W I A CASANOVA
 // Cambio Nodo4-Sevilla