Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 16 D E P E B R E R Ó D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA P A G í? 1 L O S R U M O R E S C I R C U L A D O S E N DÍAS A N TERIORES ACERCA D E L PROPOSITO D E LOS E L E M E N T O S ANARCOSINDICALISTAS DE DECLARAR E LLUNES L A HUELGA GENERAL DE EN TODA ESPAÑA, CON MOTIVO A GUINEA, S E AYER LAS DEPORTACIONES VIERON nueva huelga ilegal v a contra l a República, contra Sevilla y contra los propios intereses de los trabajadores, cansados ya de estas; luchas inútiles, que si perjudican gravemente a la producción y a la economía, per judican más a los obreros, víctimas propi. ciatorias de los enemigos de esta República, tan vilmente combatida. Espero del pueblo sevillano que corresponda serenamente a la confianza que en él deposita el gobernador civil, Vicente Sol Sánchez. Sevilla 15 de febrero de 1932. Alcaldía de Sevilla. O t r a vez se sienta amenazada esta ciudad de soportar los trastornos inherentes a un movimiento huelguístico ilegal, que no responde a justas o legí- timas reivindicaciones del proletariado. P o r si fueran poces las molestias que muy, recientemente, y por análogos motivos, s u frió el vecindario, se intenta repetir la paralización del trabajo. Las autoridades han de preocuparse, en cumplimiento de su más elemental deber de previsión, como en la ocasión citada, de que se presten todos- los servicios públicos, y de un modo muy especial del abasto en sus mercados y en los demás lugares donde se e x penden las materias alimenticias. A los sevillanos todos, sin distinción clase ni condición, se dirige la. excitación de la Alcaldía: a los unos, para que no se dejen impresionar por predicaciones exaltadas o coacciones atentatorias a l a libertad del trabajo; a los otros, para que no interrumpan ni cpnsientan que se altere l a normalidad de la vida ciudadana; y, en último término, a lo; dependientes municipales de cualquier orden y jerarquía, apercibidos, como ya lo están, después de l a pasada huelga, para advertirles que la deserción, en estos días de anormalidad, será corregida inexorablemente, secundando las órdenes del Gobierno de la República, a quien ahora más que nunca hemos de, acatar y defender. ¡Sevillanos! A vuestra lealtad se entrega y en ella confía el alcalde, José González, y F. de la Pandera. Sevilla 15 de febrero de 1932. CONFIRMADOS Declaración y extensión de la huelga en Sevilla. Capítulo d e incidentes. S i n periódicos. L o que dicen las autoridades. E n M a d r i d y B a r celona fracasan los movimientos. E n T a r r a s a se p o n e cerco a u n cuartel de la Benemérita y los comunistas se apoderan del A y u n t a miento. V a r i o s heridos y detenciones. L a s huelgas en otras p r o v i n cias. N o t i c i a s diversas. E n Sevilla se declara la huelga general por veinticuatro horas Declaración de la huelga E l rumor que circulaba hace algunos días por l a población, respecto a l a declaración Se la huelga general, se vio plenamente confirmado en el día de ayer. Efectivamente, ayer, a las. doce de la madrugada, dio comienzo la huelga, que bien N o falta pan pronto se observó tenía un carácter de paro absoluto, como las veces anteriores. L o s E n todo e! día no faltó el pan. E n las tataxis de servicio público se retiraron de las honas de la ciudad trabajaron los familiares respectivas paradas, los tranvías, fueron dede los patronos y se pudo normalizar la venjados por los obreros al llegar a la Puerta ta de tan necesario artículo. L o s panaderos Osario y los panaderos que habían de ende Alcalá vendieron su mercancía en la estrar al trabajo en las primeras horas de la tación de la Enramadilla y alguna. panademadrugada no lo hicieron. ros establecieron sus angarillas en la Puerta de la Carne y Puerta de Jerez y sitios próA l público se repartió unas hoj illas dando ximos. cuenta de la declaración de la huelga y del motivo que impulsaba a los obreros, a i r a ella. Este móvil no era otro, principalmente, D o s bandos que el de- significar con el paro una protesta E n la madrugada de ayer fueron fijados contra el Gobierno por Ja deportación a al público los dos bandos siguientes, uno Bata de los elementos significados en el pa- del gobernador civil y otro del alcalde: sado movimiento de rebelión obrera, que co A 1 pueblo sevillano: S i n previa notificamenzó con los sucesos de l a alta cuenca del ción, haciendo caso omiso de la ley, los S i n Llobregat y se generalizó al resto de E s dicatos obreros paralizan hoy la vida norpaña. mal de los ciudadanos, harto necesitada de paz y de orden. L a hoja clandestina disponiendo E l gobernador civil, dispuesto siempre a poner su mejor voluntad al servicio de las la huelga demandas obreras, cuando son justas, tiene E l domingo por la noche circuló la s i que hacer pública declaración de que esta guiente hoja clandestina: A todos los Sindicatos y a la opinión pública en general. Compañeros: Ante el incalificable proceder del Gobierno al llevar a efecto l a deportación de nuestros inocentes camaradas, se declara l a huelga general por veinticuatro Los horrores de la revolución y. los amohoras, como protesta de tan ignominioso res de un revolucionario con una heroína proceder, quedando al margen de tal movidel pueblo. Un film polaco, realizado en gran parte en miento los compañeros de ferrocarriles. -territorio ruso. El Comité de huelga. DESDE E l JUEVES 18, E N Iba encabezada la hoja por la C. N T v COLISEO ESPA M Ja F A I. vehículos lo hicieron bastantes autos particulares, y los. que llevaban l a indicación de médico Los tranvías también circularon, conducidos por inspectores, soldados de I n genieros, guardias de la porra y guardias municipales. Estos vehículos iban protegidos por parejas de la Guardia civil en ambas plataformas. E n la Fábrica de Tabaco? se entró por l a mañana, pero no se trabajó, y a las once, aproximadamente, se abandonó por los obreros el edificio para no volver en el resto del día. E n el puerto el paro era absoluto. S e adoptan precauciones Debido a que la huelga, a pesar de ser declarada inesperadamente, se temía de un momento a otro, las autoridades establecieron sus precauciones para garantizar l a l i bertad del trabajo y evitar desmanes. L a s fuerzas de Orden Público se repartieron por los sectores de alarma, y de una manera especial en los mercados, donde el orden fué completo en toda la mañana. U n a de las medidas tomadas por las autoridades fué l a clausura de las centros obreros, precediéndose al cierre del domicilio social de los distintos Sindicatos, en cuyas puertas se consignó la orden de cierre, escribiéndose en una papeleta para conocimiento de los i n teresados. Capítulo HACIA SIBER 1 A de incidentes. de cristales Rotura Extensión de Ja huelga P o r la mañana, bien pronto se advirtió que el paro era absoluto. N o se trabajaba en fábricas y talleres; el comercio cerró sus puertas o las mantuvo entreabiertas, sin dependencia, y cerraron los bares y pequeñas industrias. E n cuanto a circulación de a duro eJ gramo y papeletas fiel Monte compra l a R O E n realidad, la huelga transcurrió s i n i n cidentes graves. Por. la mañana se redujeron éstos a varias roturas de lunas de escaparates de distintos comercios. U n a luna fué rota- en lá calle Puente y Pellón, otra en l a calle Agujas, otra en la plaza del P a n y otra- en la Puerta de l a Carne, en una zapatería, al intentar abrir. Con motivo de estos desmanes se produjeron en algunos sitios carreras y sustos. V u e l c o dé un camión E n la plaza del Altozano los huelguistas volcaron mi camión de la Telefónica; y y a se disponían a prenderle fuego cuando hizo su aparición la Guardia civil, que dispersó a los revoltosos. E n T r i a n a h u b o durante toda la mañana LA CASA Sm BALCONES