Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C m t r a v é s d e l nAundo. L a C á m a r a d e C o m e r c i o E s p a ñ o l a d e M é j i c o es u n a institución m a r a v i l l o s a a p e s a r d e l a b a n d o n o e n q u e l a tiene e l G o b i e r n o d e España. Estado actual del gran sanatorio que se construye costeado por los españoles de Méjico. Uruguay, 4 y. i a sainara uc- uomeicio yana y ios actuales, ¿qué han hecho en ese Española, en Méjico. A l entrar se tiene la sentido? sensación de que allí se trabaja Varias seE l Sr. Loizaga, que es un gran diplomá- ñoritas escriben a máquina y varios empleatico, se excusa de responderme y continúa: dos hablan por teléfono y consultan expe -Hace años hubo tina cuestión entre M é dientes. E l presidente de la C á m a r a de C o- jico y E s p a ñ a con motivo de haberse sumercio, D Maximiliano Loizaga, me recibe bido los aranceles e n M é j i c o para los garcon. mucha- amabilidad, y me dice: banzos, que E s p a ñ a exporta mucho, y en- -Aquí nos tiene usted, trabajando. Esta tonces España subió sus aranceles también es la C á m a r a de Comercio m á s importante a los artículos que Méjico exportaba. T o de todo el mundo. Cuenta con cuatro m i l tal, que se inició una guerra de tarifas, que quinientos socios, y en el Congreso de U l iba a perjudicar al comercio español. Nostramar, que se celebró en E s p a ñ a últimaotros, es decir, la Cámara de Comercio. esmente, quedó demostrado que nuestra Cápañola, resolvió ese incidente, dejando las mara era la m á s numerosa, ya que la de la cosas en su lugar. Argentina no pudo ostentar m á s que dos- -E s decir, que ustedes han hecho lo que cientos cincuenta socios. los representantes de E s p a ñ a debieron ha- ¿A qué se debe eso? cer. Claro, como ellos no lo h a c í a n! -A que se han unificado todas las C á Vuelve el S r Loizaga a callar y a seguir maras de Comercio españolas de l a Repúblisu relato, como si yo no le hubiera- interrumca mejicana en ésta. E n el interior hay cinpido: co C á m a r a s dependientes de ésta y veintisiete d e l e g a c i o n e s Todos los años se celebra una A s a m b l e a general, en la que están representadas todas las delegaciones y Cámaras del interior, y se cambian impresiones. D e todas maneras, puedo asegurar a usted que funcionamos perfectamente de acuerdo y c o n g r a n eficacia. ¿Funciones prácticas? -Muchas. Estamos p r o c u r a n d o que se n u c d a celebrar un Tratado de comercio entre España y M é jico. ¿N o existe? -N o señor. -Y l o s anteriores El palacio de Correos y Telégrafos en la capital representantes de E s- SÉ ti -Tenemos una biblioteca, que usted hab r á visto, en el piso inferior, a disposición del público. Nuestra biblioteca- consta, sobre poco más o menos, de unos C Í D C O m i l volúmenes. A nuestra biblioteca vienen, muchos estudiantes mejicanos- calculándose unos doscientos mensuales. U n a vez un estudiante mejicano quería examinarse y no t e n í a dinero para adquirir un libro. de texto, que le hacia falta. Nosotros lo compramos, y el estudiante mejicano pudo; examinarse, agradeciendo a la C á m a r a de. Comercio española su gesto. ¿Cuántos españoles h a b r á en Méjico? -Unos. cuarenta m i l ¡Repatriaciones? -Nos ocupamos intensamente de ellas y ayudamos al Consulado a repatriar españoles indigentes. A h o r a estamos- estudiando un proyecto mío, que o b l i g a r á a los españoles pudientes, que van a España a descansar o de recreo, a dejar una c a n t i d a d para repatriaciones. ¿E a colonia española está, unida? -Múpho. Hubo a l gunas; disensiones de carácter. d e p o r t i v o Con m o t i v o de l o s Clubs de- fútbol se d i vidieron ¡algo los com- ponentes de l a colonia; pero cuando vino el. Racing de España y se ocasionaron a l gunos incidentes desagradables en el campo de deportes, aquello pareció ser la señal de unión de todos, y desde e n t o n c e s v i v i mos en la mejor armonía. ¿P u b l i c a n ustedes Boletines? -Sí, señor. Publicamos, no solamente mepcana. Boletines, que repar-
 // Cambio Nodo4-Sevilla