Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
lagonista de ella tiene- -por lo menos yo. he pretendido que lo tenga- -una entereza y una h z a r r i a moral, que le permiten salvar de entre las turbulencias del pasado la nobleza y la bondad, que lleva en su forado. De ahí que la figura sea siempre simpática y merezca disculpa, aun en sus m á s peligrosos errores, porque acierta a borrarlos todos con un gesto de renunciación. y sacrificio. He confiado mi Hombre de presa a l a maestría y al entusiasmo de Manuel González, y así empiezo a pagar la deuda de gratitud que con- el ilustre actor contraje la tarde del estreno de Manos de plata. E l me llevó- entonces al triunfo, y yo no tengo hoy más ilusión que proporcionarle a él la victoria resonante y definitiva que merece. N o sé la suerte que aguarda a la comedia; pero sé que el interprete de su protagonista supera en el brío y en la emoción a cuanto yo me imaginaba al ir trazando Ja silueta de este personaje, que compuse con tanto amor. Colaboradores magníficos de Manuel González son los demás artistas de L a r a la portentosa Concha Cátala, A n a M a r í a Custodio, Soledad Domínguez, Matilde Galiana, Amelia Noriega, Gaspar Campos -creador, en Hombre de presa- de un tipo que marca sus admirables cualidades de comediante- Manuel Dicenta, Antonio T o r ner, Nicolás Rodríguez- -que, por bondad y por disciplina, ha aceptado un papel muy per bajo de, lo que él merece- -y Antonio Rodríguez. U n nombre glorioso falta en el reparto: el de Leocadia A l b a U n a lamentable contingencia impide a la insigne actriz honrar con su prestigio la representación de Hombre de presa. S i algo puede consolarme de esta contrariedad es saber que ella permitirá a! público de L a r a consagrar, los méritos de Irene Caba Alba, bija de la inolvidable artista, cuya muerte ai m lloramos todos, sobrina de Leocadia y heredera indiscutible del arte y la gracia de ambas famosas características. Ahora los espectadores y la crítica juzgarán la comedia. Y o sé que en la lucha voy bien defendido por mis intérpretes y por el rumbo de D Eduardo Yáñez, el em presario al que tantos afectos debo, y que ha montado la obra con esplendidez y buen gusto imponderables. Pero ello no alivia mi temor, del que no me libro ni aun en ocasiones como la presente, cuando la batalla va a reñirse sobre el escenario de Lara, que es en el que m á s cómoda y sosegadamente me desenvuelvo como autor dramático. dedicó la obra a la señora Tusepa Vaca, gran comediante, de su tiempo. Es, pues, lo que suele llamarse obra de actriz, siquiera sea menester para representarla un lucido conjunto. En el Fígaro. -Estavez el joven y eminente poeta Ángel L á z a r o ha logrado el éxito pleno de público que anunciaban Proa al sol y La hoguera del diablo. L a comedia poética La hija del tabernero, cuyo gran éxito el día del estreno consignaron todos los críticos teatrales con alabanzas u n á n i mes, proporciona al teatro F í g a r o entradas extraordinarias. Eugenia Zúffoli hace cíe la protagonista su mejor creación de actriz dramática. De este modo- -primero con Jaramago y ahora con La hija del tabernero- -ha caldeado la temporada del flamante teatro F í g a ro, temporada que en su iniciación no fué muv afortunada. La compañía de Carmen Muñoz Gar, -Vivimos la época del encasillamiento. T a m bién en el orden artístico. Carmen Muñoz Gar, reconocida como uno de los positivos valores de nuestro teatro de hoy, había sido empero encasillada como la primera actriz indiscutible del gran Enrique Borras y como la intérprete, por excelencia de las obras del teatro clásico. E n verdad la pureza de dicción de la gentilísima c inteligente actriz la bacía poco menos que insubstituible en el teatro del Siglo de Oro y en el de nuestros poetas contemporáneos. N o todo el teatro, sin embargo, es verso y tocado antiguo. También Carmen Muñoz Gar, que en la Comedia estrenó obras cómicas como El infierno, de Antonio Paso, y en el Rey Alfonso Te portas como quien eres... etc. es actriz de comedia con idénticos méritos, que los contraídos en el teatro patético y romancesco. Carmen Muñoz Gar, en unión del notable dramaturgo Juan López Merino, está formando su compañía para actuar, según creemos, el Sábado de Gloria. De la gerencia de esta compañía se ha encargado el periodista y autor Eduardo M del Portillo, que tiene un prestigio auténtico de buen conocedor del teatro. Lo primero que Portillo ha hecho ha sido asegurarse un buen número de comedias, y ya ha entregado a la primera actriz y al director artístico obras de F e r m í n Galán, Ramos de Castro. El Pastor Poeta. J. L ó pez Merino y otros autores. También ha sido admitida una comedia de autor novel titulada Mavi, en la que se fundan grandes esperanzas. Entre tantas compañías que se forman porque s í y tantas Empresas sin plan y sin orientación, ésta de Carmen Muñoz Gar nos merece las mayores garantías artísticas- Ramón Martínez de la Riva y la compañía Guerrero- Mendosa. -Ha regresado a España, y se encuentra de nuevo en M a drid, el director artístico y empresario de la compañía de M a r í a Guerrero y F e r n á n- do Díaz de Mendoza, Sr. M a r t í n e z de ía Riva, el cual se ha separado de aquella compañía después de. su actuación, que ha sido muy brillante, en Colombia y Venezuela. E n este último punto dio con gran éxito tres conferencias sobre Historia del teatro español INFORMACIONES Y N O T A S EXTRANJERAS ma, Espaf Goethe y Beaumarchais E n el mes próximo, el teatro Odeón, de P a r í s celebrará a un mismo tiempo el centenario de la muerte de Goethe y el bice. ntcnario del nacimiento de Beaumarchais, y representará con tal fin el drama del escritor alemán Clavijo, inspirado en un episodio de la vida del escritor francés. Episodio de que fué víctima un escritor madrileño, J o s é Clavijo. H a b í a pedido éste la mano ele la segunda hermana de Beaumarchais, Lisette de nombre, y, publicadas ya las amonestaciones, el novio se arrepintió bruscamente y desapareció. Beaumarchais vino con tal motivo a M a drid, y. obtuvo de Clavijo una declaración donde se confesaba culpable de haber faltado a su palabra de honor sin ningún pretexto ni excusa. Pero, al mismo tiempo que firmaba esta confesión, José Clavijo recababa del Gobierno una orden de detención y expulsión contra Beaumarchais. A l tener éste conocimiento prematuro de la maniobra, se fué a ver a los ministros y al Rey mismo, y obtuvo satisfacción plena. L a obra de Goethe, que es una tragedia, trata de esta aventura, y su representación próxima en P a r í s servirá de homenaje al autor de Fausto, y al carácter del creador de Fígaro. La nueva comedia de Shaw Bernard E l Guild Theatre, de Nueva Y o r k ha recibido ya el original de la nueva comedia de, Bernard Shaw, cuyo título es Too triie to be good (Demasiado cierto para que sea bueno) Debía haberse estrenado ya, pero el viaje de su autor al África del Sur retrasó el, envío del manuscrito. L a íec del estreno en Nueva Y o r k no se ha fijado todavía. Repertorio ruso E n los teatros de Moscú se hacen en este momento las siguientes obras: Teatro de A r t e La muerte de la Tierra, de Olesha: Miedo, del joven dramaturgo proletario Afinogenov; Almas muertas, de Gogol, arreglada por Bulgakoff; Tartufo, de Moliere; Los frutos de la educación, de Tolstoi. L a dirección artística de estos dramas está repartida entre Stanislavsky y N e mirowich- Danchcnko. Pequeña escena del Teatro de A r t e Audacia, de Pogodín, drama que se refiere a la organización de la L i g a de jóvenes comunistas Un buen hombre, del joven escritor proletario Navrozox; La señorita del pecado, de Goldoni. Segundo Teatro de A r t e El trabajo de honor, un oratorio teatral dedicado al cumplimiento del plan quinquenal en la industria del carbón por los mineros de Donbass: su autor es un joven ukranio llamado N i k i tenko. Kamerny: La sonata patética, de K u l i s h comedia sobre la guerra civil en U k r a n i a Los soldados desconocidos, tragedia del poeta ukranio Pervomaisky, dirigida por A l e jandro Tairoff; Mocas, de Kotchin, y Paraíso, de Arbusor. Pequeño Teatro de Estado: El cubil, comedia colectivista, de Trenev; Douogoo, de Tules Romains; Egmoni. de Goethe, v una obra de Romashov sobre el Ejercito rojo. FRANCISCO S E R R A N O ANGUITA EL CORRILLO TEATRAL La serrana de la Vega -Cuenta esta comedia, desconocida para los espectadores de nuestro siglo, entre las mejores de Vélez de Guevara. Existe otra del mismo título e inspiración popular debida a Lope, pero harto inferior en su realización dramática. Don Ramón Menéndez Pidal publicó por primera vez el texto Original de Vélez de Guevara en una edición crítica del Centro de Estudios ¡Históricos. Sobre ella ha revisado sobriamente el poeta Joaquín Montaner, cortando alguna escena superfina o recargada, la versión integral de La serrana de la Vega, que dará a conocer Margarita X i r g u en su presentación en el Español el p r ó x i m o sallado. Se ha conservado la disposición original en tres actos, divididos en doce cuadros. E l decorado y los figurines, atentos a la inspiración de romance popular en que la comedia se cifra, son obra de Miguel X i r g u L a música de los romances que en La serrana de la Vega se cantan está transcrita por D Eduardo M Torncr de Is, colección obtenida por doña M a r í a G o i rr de Menéndez Pidal. Vélez de Guevara AGUAS DE CABREIRÍA T. as m e j o r e s s i n d i s p u t a p a r a las dades vesicales. enferme- Participación con 50.0 CQ ptas. en i n d u s t r i a g r a n porvenir, establecida hace quince años, toda g a r a n t í a pudiendo tomar p a r t e a c t i v a en el d e s a r r o l l o y a d m i n i s t r a r i ó n de l a m i s m a S i D T A Z- J I H K Z Calle Recoletos. 5. ARIAS enseña bailar rápidamente. Disthvi uidris p r o f e s o r a s A c n d e m i a elegante. Av. Bato. 10