Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Otras notas del incendio en Bilbao. El niño Luis Rivacoba, cuyo estado es desesperado. Algunos familiares suyos sufren quemaduras graves. La madre, Rufina Cortés, se arrojó desde el quinto piso envuelta en un colchón, lo mismo que él padre. Dos hermanitos, Manuel y Mirenchu Urresti, fueron lanzados por su padre a la calle desde el cuarto piso. Los dos están gravísimos. El padre, tambi n llamado Manuel, de treinta y siete años, ha fallecido en el hospital. En este benéfico establecimiento está igualmente su madre, de treinta y dos años, gravísima por fractura de la columna vertebral. (Fotos Amado. Esta criatura, Esteban Artillero, de dieciocho meses, se hallaba en la cama con pulmonía. Su padre lo arrojó a la calle desde el sexto piso, envuelto en un colchón, y no ha recibido herida alguna. Sufre, sí, la natural agravación en su enfermedad. El padre y un hermano están heridos. (Foto Espiga. El guardia municipal José Hernandorena. Libre de servicio, pasó casualmente por la calle del General Eguía en el momento en que el droguero D. Pedro Redondo, causante inconsciente de la catástrofe, salía envuelto en liarnos de su droguería. Le asistió, trasladándolo al hospital, y después, vuelto al lugar del suceso, se multiplicó en las operaciones de salvamento. El alcalde ha dispuesto que se abra expediente para premiarle. (Foto Amado. Al día siguiente del siniestro el humo sigue saliendo todavía del inmueble. (Foto Hernando) Los familiares de los heridos visitan a éstos en el hospital- Civil, y a la salida hay estas escenas de dolor. (Foto Amado.
 // Cambio Nodo4-Sevilla