Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M A R T E S 23 D E F E B R E R O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 23. EL MITIN ORGANIZADO ACCIÓN E N SEVILLA POR 1 E l señor Fernández Alartos NACIONAL Antes de comenzar el acto. D i s c u r s o s de los señores Pabón, Fernández M a r t o s y G i l R o b l e s E l banquete. N u e v o s e interesantes d i s cursos. O t r a s noticias. A n t e s de comenzar el acto E n el expreso de l a mañana del domingo llegó el Sr. G i l Robles, al que desde Córdoba acompañaba el Sr! Fernández Martos, que, en sustitución de! Sr. Madariaga, que no había podido desplazarse a Sevilla, había de tomar parte en el mitin. Desde mucho antes. de comenzar el acto la plaza de toros presentaba brillantísimo aspecto. Millares de personas ocupaban el ruedo y gran parte de las localidades de sombra- -tanto de la parte alta como de l a baj a- -y de sol alto y bajo. A n t e la puerta del Príncipe se había situado la amplia tribuna que ocupaban los oradores, personalidades del Comité de A c ción Nacional de Sevilla, y representaciones de esta provincia y de las de Cádiz y Córdoba. Tanto en l a tribuna como en las demás localidades había numerosas señoras y señoritas. E n l a plaza había altavoces para hacer llegar l a voz de los oradores a todas las localidades. L a organización del acto fue perfecta. N o se registró el menor incidente. A l aparecer los oradores en la tribuna fueron saludados con una clamorosa ovación. vida local, y con relación al tema de las cofradías, tenemos que rechazar que se atribuya a la política el acuerdo adoptado. H a sido precisamente la política la que ha querido la salida, y es la Religión la que se ha negado. L a Religión, perseguida, no puede celebrar aquellas Semanas Santas que recordamos con emoción. Hasta que la Religión no sea en las calles triunfante y gloriosa, no podremos hacer una Semana Santa como era la tradicional de Sevilla. (Ovación. Y a estamos aquí, sin que el miedo embargue a nadie. S i hay guerrillas de enemigos, sepan que las derechas están en pie. Hemos de combatir a una política que nos persigue, que expulsa a los Jesuítas, a pretexto de que están sometidos a la obediencia de un poder extraño al Estado, y llama a los judíos, unidos por compromisos internacionales, que no tienen más patria que sus intereses, y tiene el Poder en manos de la masonería, cuyo carácter internacional es de todos conocido. E n cuanto a la gestión de las izquierdas gobernantes, sólo vemos la desilusión y la tristeza por todas partes, y en igual peligro; por su política, la renta no se cobra y el jornal no puede ganarlo el obrero. L a revolución ha sida destructora para todos, salvo para los que disfrutan del botín del Poder y viven en su Paraíso. Acción Nacional nació el día mismo en que se derrumbaban todas las derechas históricas de España, desapareciendo las fuerzas conservadoras. H a y que, en nuestra actuación, tratar con justicia el problema social, y no volver a las malas mañas. H e de repetírjjue no luchamos solamente por la conservación del orden material, sino por salvar las reservas divinas de nuestra Patria, e i m plantar un orden nuevo. Debemos salvarnos al significar fuerzas de rectificación y de avance, no de negación, porque la contrarrevolución, en la que figuramos, no es una revolución al contrario, sino lo contrario a una revolución. Comienza el acto D i s c u r s o del señor Pabón Presidió el acto el conde de Bustillos. Concedida l a palabra al S r Pabón y Suárez de U r b i na, que fué saludado con calurosos aplausos, comenzó su discurso diciendo: A vosotros, hombres y mujeres de la ciudad y del. campo, poseedores de la riqueza y trabajadores del cuerpo y del espíritu; a los que sufrís persecución de arriba y de abajo, dedico este discurso mío. E n España tenemos que hacer uso de l a libertad que ahora no hay, como en cualquier país. E s lamentable lo ocurrido con los que creyeron que podían seguir durmiendo tranquilamente y han despertado esclavos. P a r a salir del marasmo en que actualmente nos hallamos- -ya lo he d i cho en otra ocasión- -precisa qtie las derechas todas se orienten, pierdan el miedo, no tengan impaciencia ni tampoco intransigencia. Tienen miedo las derechas, potque han pasado a la oposición, no a l a del viejo turno die partidos políticos, que permitía desde ella obtener el favor del gobernante. Las derechas se están quedando paralíticas, y vamos perdiendo lo que podemos tener. Hace unas citas y unas consideraciones acerca de lo que van sacrificando las derechas a cada hora que pasa, y dice que hay que dar la batalla definitiva. Pasemos a tratar de los impacientes. Los hay que desean la inmediata gobernación de las derechas, y buscan el arrimo de Lerroux o M a u r a creyéndoles de derechas y próximos al triunfo, sin ver que, precisamente, de ellos mismos es de quienes han de defenderse. Será en vano que busquen un salvador si no cuentan con el propio esfuerzo, que es el que ha de salvarles. H a y que unir los esfuerzos. Este es el segundo acto que se celebra por Acción Nacional. E n cuanto a la n E l conde de Bustillos excusa la asistencia j de D. Dimas Madariaga, que no ha podido acudir al mitin, y dice que en su lugar hablará el Sr. Fernández Martos, de la A c J ción Nacional de Córdoba, cuya presentación hace. Expresa el orador la alegría que le produce hallarse en Sevilla para hablar en un acto organizado por Acción Nacional para defender la Religión y la Patria. P o r estos ideales, a los que consagré m i vida, estaba dispuesto a luchar siempre, pero rompí mi espada; yo besé una cruz que formaban una espada y una bandera... la esBada, la rompí; la bandera, se me fué. Sólo me queda la cruz. S i para defenderla hay que morir, se muere, porque ella lo representa todo. Adoptemos una actitud decidida frente a la revolución, para que no pueda repetirse el caso de que por las calles de una triste ciudad se lleve el cadáver de la marquesa de las Navas, al que las turbas sacaron de su sepultura, sin respetar el sueño de la muerte. E n las actuales circunstancias es preferible morir como valientes a soportar una v i da sin honor, escarnecidas nuestras creencias. E s preciso que nos unamos para defender lo que es el corazón y la vida de E s paña, base fundamental. N o se trata de M o narquía ni de República. Bajo la bandera de Acción Nacional caben todos. E l régimen es una cuestión de forma. E n abril cayó l a Monarquía porque así lo quiso el pueblo. Nosotros somos respetuosos con las decisiones del pueblo, pero queremos que lo sean con nosotros. España es todo, y para España han de gober- nar. U n republicano significado ha dicho que han de gobernar para ellos. Ese demócrata se equivoca, y aquí estamos nosotros para hacerle presente su equivocación. Queremos la libertad la educar a nuestros hijos en la fe de Cristo. H a y que levantar los corazones y defender a la vieja España. E l Sr. Fernández Martos fué ovacionado con entusiasmo. Discurso del señor G i l Robles D e Ja D i c t a d u r a a la tiranía Señoras y señores: E n la sesión del úlDebemos oponernos al comunismo, pero timo viernes en las Cortes Constituyentes, también al capitalismo, e imponer la Docno vacilé en afirmar, dirigiéndome a quietrina cristiana de que el hombre no es para nes ocupaban el banco azul, que no regía la producción, sino la producción para el ni siquiera una Dictadura. Desde hace m u hombre. H a y que apelar también a la clase chos meses estamos en pleno régimen de t i media para que venga a nuestras filas. P r o n ranía y yo, que tal dije con mi responsato emprenderemos nuestra campaña de probilidad y mi imunidad de parlamentario, paganda por los pueblos de la provincia. desde los escaños del Congreso, vengo a deAprovecho la ocasión para agradecer la asiscirlo desde aquí, afrontando mi responsabitencia de los que aquí han venido trayendo lidad de ciudadano. la representación de estos distritos rurales. U n a dictadura es un régimen excepcioL a asistencia de la mujer en este acto llenal que pone en manos de un hombre, o dé nó de gozo nuestro espíritu, al ver cómo está una organización, la totalidad de los P o a nuestro lado, en defensa de los principios deres del Estado, pero se puede cumplir denfundamentales de la vida española, y cómo tro de ella un mínimo de garantías jurídicas nos alienta a seguir nuestro camino. H a y que puede encauzarse hacia un perfeccionaque rectificar, porque ha habido muchos exmiento de la vida ciudadana. Pero puede cesivamente apegados a las cosas terrenas y darse el fenómeno de que con un normal nosotros llevamos una misión espiritual. M i juego de poderes del Estado se gobierne en fe me dice que todo esto pasará, y que un provecho de un grupo o de unos individuos, día próximo España encontrará su camino y en eso estamos. Tenemos Constitución, jefe de Damasco. España se verá envuelta en una del Estado, Parlamento y Gobierno, nacido luz celeste, y, como Sauló, escuchará una de las Cortes, pero no se gobierna para E s voz que ha de decirle: ¡España, España! paña; se está gobernando para el partida ¿P o r qué me persigues España caerá de de turno, a costa de la libertad. rodillas y preguntará: Qué queréis que haE s preciso llamar las cosas por sus nomga, Señor? Q u e limpies tus culpas, que si- bres. Se ha suspendido a un periódico, El gas tu camino y lleves m i nombre por todos Débate, para- evitar que defendiera a la Comlos pueblos de la tierra pañía de Jesús. Se suspenden sólo los mí (Una gran ovación sigue al discurso del tines de las derechas, se clausuran nuestros Sr. Pabón, que fué interrumpido en difecentros y se mantiene en prisión a nuestros rentes períodos por salvas de aplausos. amigos, únicamente por delaciones o par ór-
 // Cambio Nodo4-Sevilla