Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BC MARTES 23 D E F E B R E R O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G a yectos. Botella ha querido desnivelar el noní- bre augusto del presidente de la República y presentar una lucha de partidos. Interviene también D. Eduardo Ortega y ¡Gasset, declarándose reo del mismo delito que achacan al Sr. Botella y estando identificado en el asunto que se ha abordado. L a Asamblea aprobó la proposición def Sr. Gordón, designándose los turnos regla- mentarios para el lunes. cumpliría ahora el artículo 26, y me respondió que no pertenecía a su departamento la orden de la expulsión de la Compañía de Jesús. Insistí una vez más si sé seguiría, celebrando capilla pública en Palacio, contestándome entonces que llevaría el asunto al Murcia 22, 3 tarde. Ayer domingo se ce- próximo Consejo de ministros. lebró la tercera sesión del Congreso NacioAnte estas manifestaciones quedé sorprennal del partido radical- socialista, con más dido después cuando en el banco azul vi que animación que en días anteriores. estaba el Sr. Albornoz, y se levantó a conSe aprobó el acta de la sesión anterior, testar a mi pregunta. Esto parece que origileyéndose las adhesiones de Sevilla y Barce- nó entre el Sr. Albornoz y yo, según me dilona, y otra del Sr. López Dóriga. jeron, cierta rivalidad. Y o tenía motivos soA petición del Sr. Botella, habló el señor brados para saber que al Gobierno se le preMedina Baeza. sentaban determinados obstáculos parahacer Dice que la iniciativa de celebrar el Con- cumplir el artículo 26, por eso estimé pru gi eso no ha correspondido a la minoría par- dente mi intervención y la consideré también lamentaria, sino al Comité nacional, ponién- provechosa; formulando la pregunta en el dose en su conocimiento la conducta obser- Congreso. vada por el Sr. Botella. Habla sobre la incompatibilidad del señor La minoría no puede agregar una palabra Alcalá, Zamora por no aceptar el artículo 26, a la relación de los hechos que se ha presen- abandonando la Presidencia, y luego ss e designó para la presidencia de la República. tado por el Sr. Gordón. E l presidente concede la palabra al- se- (Expectación en él público. Algunas pro ñor Botella, produciéndose gran expectación, testas. en el público, especialmente en el de las gaSigue el orador hablando de su actuación dentro de la minoría parlamentaria, y se lalerías altas. Ifn este momento- -dice el Sr. Botella- -menta de haber sido expulsado dé ella, como soy- dueño de mi ánimo; creo que todos se lo demuestra no haber necesitado el deshallan en la misma situación. Como habéis cuento de la cuota como es costumbre en el oído, la. minoría radical- socialista no tiene partido. Se ocupa de la actuación de la minoría, contra mí cargo alguno. Tampoco lo trae el Comité. Parece que se trata de fijar las nor- diciendo que no la dejan respirar. Eso enmas que en lo sucesivo ha de observar la mi- tiéndelo por disciplina y tenemos que seguir noría en la gestión parlamentaria. Se mues- las orientaciones de los ministros. Esto potra contrario a j a relación de los hechos ex- dría hacerse en época conservadora de la Monarquía, no ahora. Eso no. (Palmas. puestos por el Sr. Gordón. Refiere seguidamente la prohibición que le Agrega, que el origen inmediato de su inculpación se halla en relación con los sucesos hizo el Comité pai a dar la conferencia anunde Castilblanco. Cuando mi alma veía con. ciada, considerando la medida dictatorial. Termina diciendo que es su deseo que el amargura la impunidad en que quedaban los asesinatos cometidos en el Parque de María partido radical- socialista responda a su posLuisa, de Sevilla, se sucedieron los procesa- tulado y que sea el eje del movimiento izmientos por los sucesos de Castilblanco. Y o quierdista español. (Aplausos. E l Sr. Gordón Ordaz rebate seguidamenentonces acudí, a la minoría ofreciéndole una proposición. Se deliberó debidamente, sien- te los argumentos deF Sr. Botella. Dice que do la proposición desechada. Visto lo cual, es virtud de todo político saber arrostrar la hice conocer a los compañeros de la minoría impopularidad en momentos próximos, y Bola actuación que hacían, pidiendo yo enton- tella no sólo ha ratificado aquí su conducta, ces la independencia para actuar, sin rozar sino que no ha demostrado arrepentimiento. para nada la disciplina ni la ideología del (Murmullos. E l presidente agita la campapartido. Sin embargo, anuncié al presidente nilla llamando al orden. También ha demostrado el Sr. Botella códe la Cámara mi propósito de hacerle una pregunta sobre la aplicación del artículo de mo no ha acatado los planes fundamentales la Constitución referente a la expulsión de. del partido, ni tampoco las indicaciones de la Compañía de Jesús. E l Sr. Besteiro me sus jefes (Aplausos y protestas. Con su sodijo que lo comunicaría al presidente del la autoridad se quiere erigir en intérprete del partido, despreciando el criterio de la Consejo. ¿Es eso Placía tiempo venía yo proclamando la ne- mayoría. se sienta democrático? Todo homque demócrata mantecesidad de establecer una República de iz- bre el criterio de la mayoría ydebeque ésta lo quierdas, ante la forma en que se encontraba ner el pueblo. Puede esto atestiguarlo los señores diga. Continúa por el seMaura, Alcalá Zamora y Albornoz, que en ñor Botella rechazando lo dicho los diputasobre la libertad este momento me está oyendo. Era la hora dos. Somos- -añade- -elementosdede la mayode las izquierdas, pues hubiese sido una teme- ría gubernamental, siendo lógico que en deridad entregar el Gobierno a las derechas. terminados casos tengamos que sacrificar par (Palmas. E l presidente llama al orden al te de nuestro ideario en aras de la concororador. dia. A los socialistas se les ha pedido cosas Prueba todo, lo que digo el hecho de que que representan un sacrificio y las han acepAlcalá Zamora, querido y respetado y ad- tado. mirado por el pueblo, tuvo en las elecciones Pone de relieve la monstruosidad encl juiiS diputados. Para esto, con la ayuda de los cio hecho sobre la supuesta compenetración demás partidos políticos. Sólo él no hubiese entre el presidente del Parlamento y el Gotampoco salido diputado. (El público: Muy bierno para dejar incumplidos ciertos probien. Así se habla. Cuando pedía yo medidas radicales, me decían que debía tener paciencia. Tiempo después Alcalá Zamora abandonó la presidencia del Gobierno por no aprobarse, como él quería, el. artículo 26, quedando después Servicio de Ómnibus entre Sevilla- Cazalla incumplido el pacto de San Sebastián por uno de la Sierra y Aleolea, pasando por Villade sus primeros elementos. (Muy bien en el. verde- Cantiilana- Villanueva y Constantina. Horas de salida; De Sevilla, ocho mañana público. Insiste, ya roto el. pació nuevamente, y se y cinco tarde; de Cazalla, seis y media mame dijo que había crisis pendiente, y que ñana y tres y media tarde. El coche de Alcolea sale cinco y media tarde después podría poner en práctica mi opiENCARGOS nión. A los pocos días de ser nombrado el Oficinas: SE ADMITEN (antes Alfonso XII. 14 de Abril, 2 Sr. Albornoz para Justicia, le pregunté si se Teléfono 21385 E L II C O N G R E S O N A C I O N A L D E L PARTIDO RADICAL- SOCIALISTA La sesión del lunes Murcia 22, 7 tarde. A las doce de lá mañana del lunes se reanudó el Congnesoi extraordinario del partido radical socialista E l asunto Botella Inmediatamente se prosigue la discusión del asunto Botella. L a presidencia dice que están concedidos los tnes turnos en pro y en contra del asunto. E l Sr. Artal, por las delegaciones de Va- lencia y Teruel, consume el primer turno, Venimos- -dice- -a conseguir la armonía, la unidad y la disciplina. La acción de uir partido corresponde a sus autoridades. L a ordenación tiene su forma en la disciplina y termina las formas en que deben resolverse la discrepancia de orden, en lo lógico o tac- tico, en un partido democrático. E l representante de Madrid, Sr. Castelí, consume otro turno, y dice que en el Congreso se ha llegado al momento de concretar, y que esto debe hacerse por la masa soberana del Congreso que no pertenece a la minoría, afirmando que el Sr. Botella ha faltado a la disciplina del partido. Esta tiene dos aspectos la fundamental y la de forma. L a primera, es. la falta al ideario; la. segunda, lá conveniencia señalada, y se acusa al corre- ligionario Botella de haber faltado a ambas. Luego de lo que he oído he sacado la conclusión de que no ha faltado aninguna de esas disciplinas. Síñala los motivos en los que basa su afirmación: el artículo de la Constitución debió cumplirse inmediatamente de aprobado, porque si las vacaciones parlamentarias suspendieron la labor de las! Cortes, no suspendieron la del Gobierno, y, al ver esta dilación queda justificada. laJ pregunta del Sr. Botella al presidente del Gobierno. Si ha habido indisciplina ha sido por! parte del Comité Ejecutivo. Nacional, que se excedió en sus atribuciones. Pide que no sé cometan injusticias para nadie. De vez en cuando se producen toses y ¡siseos. E l Sr. García, delegado de Albacete, con- sume su turno, y dice que de las mismas! manifestaciones del Sr. Botella Asensi se! desprenden una falta de indisciplina, siempre que se entienda bien y se defienda como es debido la democracia, pues esa misma democracia es la que hizo que el primer día; trancurriera sin hacerse nada; el Sr. Gomariz hace gestos, y el orador dice: No me mire el Sr. G. omariz que estoy defendiendo la democracia E l Sr. Gómariz: Usted no empezó a sentir la democracia al mismo tiempo que yo E l orador explica, después la teoría d i mayorías y minorías. A continuación dice que después de las! manifestaciones no refutadas por el señof Botella Asensi, saca la consecuencia de stt indisciplina, pidiendo que, como sanción, se le aperciba, no habiendo llegado el momento de una separación quirúrgica. Dice que no está conforme con las dudas que mostraron en la sesión de ayer los señores Várela y Gordón Ordax sobre los cuatro votos, pues no se concibe que el legislador hubiera puesto un artículo inútil. H a bla de las deportaciones del Buenos Aires, y dice que el pueblo entiende que la ley debe ser igual para todos. Se planteó un voto dé confianza, y los Sres. Gomariz, Botella y ¡Ortega y Gasset votaron en contra. E l se- Carmelo Guillen
 // Cambio Nodo4-Sevilla