Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 26 D E F E B R E R O DE 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 23. Ginebra 25, 12 mañana. L a contestación del Gobierno del Japón a la nota del Consejo de los Doce, dice, entre otras cosas: E l Gobierno del Japón no llega a comprender por qué la petición de las doce poE s rechazada, casi p o r unanimidad, la propuesta del delegado sovié- tencias ha de dirigirse al Japón, como si ésta pudiera cambiar la situación alarmante creat i c o E l delegado español p r o p o n e la fusión de las proposiciones da en Shanghai por algún acto no especificado. Por ser China quien ha adoptado una acinglesa y rusa, tratando de conciliarias. Contestación del Japón a la titud de ataque, a ella es a quien ha de d i nota del Consejo de los D o c e Otras informaciones. rigirse para que tenga eficacia. S i en la nota se hubiera hecho alguna sugestión positiva, tal como el establecimienA l e m a n i a rechaza el p r o y e c t o de ¿bra en un Estado activo, con poderes eje- to de una zona de seguridad colindante cutorios. Imaginemos el progreso humano con Shanghai, encaminada a lograr una. sedesarme presentado p o r F r a n c i a encauzado en tal dirección. paración efectiva de los chinos con las fuerPero M Tardieu es como el Emperador E l provecto de desarme que ha presenzas japonesas o cualquier otra encaminada José ll, de quien Federico E l Grande d i j o a ponej; término al conflicto, la petición de tado en Ginebra M André T a r d i e u e s u m E n el seno ardiente de sus sentimientos, versalmente rechazado por Alemania, a la los Doce podía ser armónica. siempre dio el segundo paso antes que el vez que los Estados Unidos y otras nacioLas medidas adoptadas por el Japón 110 primero. nes; a juzgar por los ecos que llegan aquí, infringen en modo alguno las disposiciones no coinciden en hacerse solidarlos de esta Las fuerzas de Policía, que en Alemania del artículo 10 del pacto, tanto más cuanto teoría francesa. y otros países no se hallan ni administradas que ni cuando las fuerzas americanas y b r i Y esto que digo no es meramente un gespor el Gobierno nacional, ¿débense sujetar tánicas bombardearon N a n k i n n i en otras inmediatamente a una administración interto de defensa propia, para escapar a los ocasiones que puedan ser fácilmente recordanacional? ¿Serán establecidas estas fuerzas efectos explosivos de una granada caída por das no se planteó a estas potencias cuesen Europa, los Estados Unidos, Sudamérisorpresa. E l examen desapasionado de las tión alguna relacionada con el pacto. ca, A s i a y controladas desde Ginebra? F o r proposiciones francesas llega a promover E l Gobierno japonés aprovecha esta ocamular esta pregunta, es negarla. Así, pues, incluso la crítica más severa. sión para manifestar firmemente que no abri ¿por qué lanzar esta manzana de la discor- ga la menor ambición territorial, ni política, E l punto principal del proyecto consiste dia en la Conferencia del Desarme? en internacionalizar la Aviación civil, y l a en China. creación de un Ejército bajo la L i g a de Además, ¿tendrá la L i g a que mantener Naciones, a la vez que también un Consejo un Ejército? Naturalmente. De ser así, no se M a d a r i a g a trata de conciliar las de Policía con los mismos fines. le va a estacionar en la plaza de Wilson, a L a técnica y organización aviatoria eslas orillas del lago de Ginebra. dos proposiciones tán todavía en su infancia. E l transporte Seamos francos. L a propuesta francesa no por el aire tiene aún que perfeccionarse tanGinebra 25, 2 tarde. E n la discusión de significa otra cosa que una divergencia d i to como el primer ferrocarril que existió. recta del Poder y del Derecho, y, en su esta mañana de la comisión general del Nuestros nietos lamentarán algún día que fondo, no es nada más qtie la legalización Desarme intervino, como hemos dicho, el nosotros hayamos manejado los medios pride la teoría francesa: L a fuerza hace la delegado español D. Salvador de Madariaga, mitivos que hoy poseemos. razón tratando de conciliar la proposición soviéPero esta confianza de progreso ha de contica con la ya conocida de sir John Simons E l senador Borah comprendió inmediatasiderarse perdida si internacionalizamos la para conseguir, de ese modo, una resolución mente, con acierto, que el deseo de F rancia Aviación civil. Hasta su nacionalización. sóque pudiera ser votada por unanimidad. es el sostenimiento del Tratado de Versalo puede justificarse por el riesgo de ca- rles, por medio de urí sistema de compulsaCon este motivo, el delegado español- -pital, demasiado grande para empresas prición. N o es una maravilla que todos los que que fué interrumpido en diversas ocasiones vadas. están de acuerdo con el espíritu y los texcon aplausos y murmullos de aprobación geH a y el peligro de que la iniciativa y el tos de los Tratados y las verdaderas neceneral- -pronunció un discurso, en el que dijo, avance técnico queden detenidos por una sidades de los pueblos demanden el desarme entre otras cosas: superorganización y toda su aparatosidad genuino, basado en la igualdad de derechos, L a proposición soviética constituve una administrativa. L a L i g a incuestionablemen- y repudien las. propuestas francesas. enmienda al conjunto del proyecto d e Conte, llevaría a la muerte los progresos aviaE n lugar de desarme, los franceses quievenio, y se hacía, por lo tanto, necesario, torios. Todavía necesitamos a los V rights, ren que ¡a L i g a sea una fuerza armada; en escoger entre una y otro. los Lindberghs, los Chamberlains, los Koehls, lugar de una Comunidad de Naciones, iguaCreo que estamos todos de acuerdo en los Eckeners. Pero estos aventureros del les y progresivas, las franceses quieren una que el objeto que perseguimos, si no en esta aire no podrán hacer uso de las fuerzas conpolicía internacional, basada. en el poder m i Conferencia en el porvenir por lo menos, es tenidas por la L i g a litar de su país. un desarme más bien del tipo propuesto polE s increíble que Francia tenga que apePara obtener el objetivo de la Conferenla delegación soviética, que del tipo presenlar a una Conferencia mundial de Desarme cia del Desarme puede ser necesario que adetado en el proyecto que se nos ha sometido. para proponer proyectos que harían de la lantemos pasa a paso y dividamos el proSin embargo, en las actuaks condiciones blema en campos separados. Podemos emL i g a un trust de la Aviación civil, y un del mundo internacional. ¿creéis que la conpezar con la guerra aérea. Aquí es donde Estado M a y o r y Jefatura de Policía para fianza puede germinar y florecer y sea capaz el verdadero desarme exige la prohibición el mundo. E l prestigio de la L i g a es tan bajo de producir un desarme inmediato? Es preradical que condene la guerra química. Esto ahora, su fracaso en los más grandes conciso renunciar a e e sueño y convemeernos solo puede contener las fuerzas destructoras flictos es tan patente, que antes sería de que el resultado que perseguimos sólo que se esconden en las armas aéreas. necesario rehabilitarla ante los ojos del podrá obtenerse con la colaboración de toLas propuestas francesas hacen de la Conmundo, para llegar después al verdadero dos. ferencia de! Desarme un punto sensitivo en desarme bajo sus auspicios. Hasta entonces, L a elevación del espíritu internacional el sistema nervioso del mundo actual. Los no es posible emprender otras gestiones. verdaderos propósitos de la Conferencia y debe efectuarse por la colaboración inme ¿Cree M Tardieu que los Estados U n i diata dé todos los países. N o se llegará a la su orientación de intereses pueden estimarse dos y otros países que no pertenecen a la paz por medios primitivos, sino mediante correctamente desde su principio. -JvMo L i g a pueden ser atraídos con su proyecto? una colaboración continuada en todas las Curthis (ex ministro de Negocios ExtranjeY si esos países permanecen alejados de la tarcas, tanto en los éxitos como en los fraros de Alemania) L i g a ¿cómo puede ésta realizar lo que casos. Sí llegaremos a una fraternidad e Berlín, febrero 1932. (Copyright IO32, F r a n c i a propone? ¿No acarrearía la rupincluso a una historia común. Pero no tenNorth American Newspaper Aíliance. E x tura de la Conferencia, representativa de todremos una historia común, sin una conclusiva para A B C. dos los países, o los dividiría en dos camciencia común, y una conciencia común íin pos miembros y no miembros? la solidaridad; ni la paz sin la solidaridad. L a L i g a debiera tener un Ejército y una Anunció después el Sr. Madariaga la EXPOSICIÓN AVÍCOLA E N PAorganización policíaca. Francia, cuya actipresentación de una proposición de ley, CODTHd en Ginebra ha sido siempre de preservar RÍS. -Crónica de M o n t e- C r i s t o con ciliando los textos de la proposición soviécelosamente la soberanía del Estado- -ejemtica y de lá proposición del Sr. Simons, base interesantes fotografías. E n e l próxiplo, el problema de las minorías- desea, cíe del proyecto de Convenio. repente, transformar la institución de Ginemo número áe B L A N C O Y N E G R O M i deseo- -terminó diciendo- -sa nc re! E L P R O Y E C T O FRANCÉS S O B R E E L D E S A R M E ES R E C H A Z A D O POR DIVERSAS NACIONES Japón contesta a la nota del Con- sejo de los D o c e