Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D E S D E N U E V A YORK 1 AGK DE 1 VIPSEY NO VOLVERÁ AL RING Las piernas le han abandonado por completo dice Jack Kearns, su ex entrenador y empresario. Nueva Y o r k E l nombre de Jack Kearns quizá haya sido olvidado por el lector aficionado al pugilismo; y no obstante, hubo una época en que aparecía continuamente en los periódicos, junto a otro nombre famoso: Jack Dempsey. Porque M r Kearns fué empresario y entrenador del ex campeón mundial, durante sus años de m á s gloria, o sea hasta poco antes del combate con. Gene Tuiíney. Jack Kearns se encuentra en Nueva Y o r k Aprovechamos la ocasión para hablar con él acerca de los tópicos más destacados del momento pugilista. L a primera pregunta que le sometimo s era s i c r e í a en la posibilidad de que Dempsey retornara al ring para reverdecer sus laureles. -No- -contesta Kearns- Jack no volverá a pelear. Las piernas le han abandonado por completo, y él lo sabe perfectamente. Puede ir de una parte a otra, de los Estados Unidos, peleando con boxeadores de tercera o cuarta clase, y haciendo buen d i nero. Pero lo demás... Nada. Además, hizo bastante dinero en sus años de gloria, y no hay para qué pensar siquiera en eso de que anda escaso de recursos. ¿N o cree usted que W a l k e r es demasiado ligero y pequeño para derrotar a un campeón del peso m á x i m o? -Walker es lo suficiente para derrotar a cualquiera- -replica Kearns, sin titubear- No hay ningún castillo que se sienta ansioso Je pelear con éL come es de sobra sabido. 5i llega a verse frente a un campeón en el ñng, el título será de él. -De haber sido usted el manager de Dempsey cuando el encuentro con CTunney, en Chicago, ¿cree usted yue Dempsey hubiera ganado? -Seguramente. N o hubiera esperado hasta el séptimo asalto. L e hubiera lanzado en el primer asalto a que hiciese lo que hizo en el séptimo, cuando todavía estaba fresco, y no dudo que hubiera sido el fin del combate. Es posible que la contestación de T u n ney, quien estuvo a punto de perder la pelea en aquel famoso asalto, sea en el sentido de que en el primer round también él estaba fresco y que, después de todo, cuando se terminó el encuentro era Tunney, y no Dempsey, quien daba señales evidentes de haber sufrido menos y de encontrarse en condiciones de seguir peleando durante otros diez asaltos más. E n cuánto a lo que Kearns dice de que no tiene ningún motivo de resentimiento contra Dempsey, lo creo a pie juntillas. Estoy seguro de que Kearns lleva todavía en su corazón un sagrario que nadie más ocupará como lo ocupó el Manassa Mauler Después de todo, ambos subieron al pináculo de la gloria juntos, y desde allí contemplaron el mundo a sus pies. N o importa lo que pueda suceder después, aunque sean pleitos prolongados y reñidas contiendas judiciales. N o hay hombre que sea capaz de olvidarse de aquellos días de fama y popularidad pocas veces conocidos en la historia del deporte. Tampoco he creído seriamente que Dempsey volvería a l a escena de sus pasados triunfos. N o es que no pueda derrotar a muchos de los boxeadores de hoy; pero hay unos cuantos que no creo que haya quien se pueda deshacer fácilmente de ellos, y mu- cho menos Dempsey. Son pugilistas que tienen todo lo que le hace falta a é s t e ¡nven- tud, energía, resistencia; cualidades éstas qtié se van esfumando con los años. De vez en cuando, alguna persona de prestigio en el mundo deportivo me asegura j solemnemente que Dempsey intenta realmen- te volver a disputar el campeonato en el v e rano o en el otoño entrantes. S i Schmeling: derrota a Sharkey, Dempsey volverá como un león enfurecido, me aseguran, dispuesto a destruir todo lo que se le ponga en el camino y a devolver el preciado trofeo a los Estados Unidos. U n promotor que sigue creyendo que en la historia del boxeo no ha habido una figura tan popular como Dempsey, quiere enfrentarlo con W a l k e r Cree que el hecho de que Kearns pilote a W a l k e r sería una atracción m á s en un combate de esta clase. H e leído algunos artículos en la Prensa que indican que Dempsey es un vejete que a duras penas puede llevar ya los pantalones. E s t á muy lejos de esto todavía. Dempsey es joven, comparativamente hablando, y ha tendió buen cuidado de si. E s posible que pueda salir victorioso de un encuentro con la mayoría de los pugilistas de hoy en día. Pero para triunfar sobre el campeón, un contrincante tiene que encontrarse en las mejores condiciones físicas. U n segundo es una diferencia enorme en una carrera de cien yardas. Son muy pocos los que pueden correr esta distancia en menos de nueve minutos y cuatro quintos de segundo. Son legión los que pueden caminarla en diez minutos y cuatro quintos de segundo. Cuando las piernas de un atleta empiezan a aflojar, quiere decir que van perdiendo algo de su elasticidad acostumbrada, como una tira de goma, envejecida o que se ha estirado con demasiada frecuencia. Lo. mismo ocurre con un boxeador. Poco a poco, va perdiendo algo de su acostumbrada agilidad, coordinación, calma para calcular y consistencia en las piernas que le sostienen. -Walter (Exclusiva para A B C, y para la Norch American Newspaper Alliance. balance y i TM A yH i ffiü te k VJ 5 feu. ¿k f l ALVAREZ QUINTERO, ESQUINA A SALMERÓN i precios reducidísimos como podrá ver por la lisia de precios que le damos a continuación Paraguas de caballeros Paraguas s e ñ o r a s cortos, de moda Opales todos colores para ropa interior... Velos de tul, que v a l í a n cinco pesetas Batistas m i l dibujos preciosos Etamines estampados de 1,25 Seda ideal todos los colores, metro a a a a a a a 2,50 2,90 0,90 1,75 0,40 0,70 2,90 Cretonas estampadas de 1,75 Damasco seda para cortinas Blusas de punto novedad s e ñ o r a s Sedas brochadas novedad s e ñ o r a s Sedas estampadas todos colores Percales que se venden en todas partes a 1,75 a a a a a a 0,75 3,25 5,00 3,50 1,20 1,00 No queremos cansarle con una pero sí le aconsejamos que no XJA N U E V A C I U D A D que allí encontrará lo que lista interminable, deje de llegarse a por poco dinero desee mcssofiríís Se olvidaba decirle que tiene en medias un surtido enorme. M E D I A M I í t Y A la mejor, vale cinco pesetas; hoy a tres. Tenemos una media todo seda de un resultalo m a g n í f i c o por 1,50 id s ssaarSaíSís gnus? fisa- Kesinsaís t milll! imi! i! í ll! iJIIHUlli! ta
 // Cambio Nodo4-Sevilla