Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
inouio en ana fuente de tormentos, le ccwíestaré que yo me limito a felicitarle por poseer en su alma una fuerza tan grande de ilusión. S i el matrimonio a perpetuidad acarrea muchos conflictos, el matrimonio temporario o civorciable producirá nuevos con rucios, acaso más numerosos y roas dramáticos. L o s conflictos serán- eternos, porque (y permítame que vuelva a mi idea de antes) sólo unos pocos seres de cada mil son capaces de una dicha completa en el amor, en el matrimonio, en l a í a n i u i a Oue necesitamos- hacer la prueba en E s p a ñ a? E s claro que la haremos. E l Parlamento ha aprobado la- ley, pues para eso es soberano, v ios españoles podrán divorciarse con la misma facilidad que los checoslovacos, pongo por ejemplo. Dichosos los simples de ¡r a z ó n que creen que se puede expedir la felicidad humana por medio de leyes y decretos. Dos personas viven juntas todo el día durante diez, veinte, cuarenta a ñ o s tienen que soportar los disgustes, los choques, los desacuerdos inevitables; hay además las crisis de- nervios, las veleidades del humor, las jaquecas, ios problemas económicos. -Saltan los roces, las disputas. S i en cada uno de esos momentos deja usted franca y fácil J a salida, el impulso de separación no hallará impedimento y sobrevendrá lo irreparable. E n cambio, otros opinan que una sociedad de dos seres unidos por un compromiso p r i mordial de simpatía tiene que basarse, sencillamente, en una profunda voluntad de sacrificio. Sacrificar en cada momento el i m pulso egoísta. Saber soportarse mutuamente. Perdonar en el otro aquello que se desea que le perdonen a uno. L a cuestión, ahora, estaría en averiguar a quién le aprovecha m á s el sistema del divorcie libre y fácil: si al hombre o a l a mujer. E n el último tercio dé su vida el hombre puede sentir con fuerza el estímulo amatorio; es la edad en que la esposa ha perdido sus aptitucles naturales y sus encantos de seducción. Planteado entonces el si m i memoria empezaba a flaqu r, y l a asunto en justicia no h a y derecho á p r i respuesta ha sido rotunda. N o Y o nunca varle al hombre de que obedezca los impulsos legítimos de i a Na. maleza. S i l a ley le he sido ministro. Respiro. Puedo, per io tanto, como simple ciudadano que soy y dice que el matrimonio es un contrato que espero seguir siendo muchos- años, permipuede revocarse con facilidad para seguir tirme el lujo de opinar, que en los días que las sagradas decisiones de la Naturaleza, el corremos es mucho m á s l u j de lo que a hombre se busca otra esposa. Pero l a espoprimera vista parece. De opinar sobre todo sa agotada y sin encantos, ¿a quién enconlo opinable. Incluso sobre el artículo- de t r a r á cuando se vea repudiada? P o r tanto, fondo ele El- Imparcial, que lie leído por cala mujer joven, linda y caprichosa no hay sualidad. duda que halla ventajas admirables en el divorcio de tramitación fácil; pero a l a muE n él se dice que ¡as dsrcehas lo espejer madura y agotada sólo le espera l a ran todo de la Guardia civil. ¿Q u i é n h a posibilidad del abandono y l a humillación. ido a contarle ese chisme al articulista? Y o creo que el divorcio libre va contra usLas derechas saben a estas hoias que no tedes, señoras, aunque ustedes, en su afán tienen que esperar nada de nadie, sino de de sentirse esclavizadas, se entusiasmen tanellas mismas. Que si no se defienden solas to por la nueva libertad. S í yo me permito n o h a b r á quien lo haga. Ha: -tardado en pensar en este caso de un modo- que a usted enterarse de esto, pero por fin lo han hele parecerá casi insultante. Y o creo que el cho. A lo que tiene derecho indiscutible matrimonio indisoluble, el matrimonio viela derecha es a elegir el hombre que haya jo estilo fué creado justamente en contra de dirigirles cuando se forme el frente únide ios impulsos naturales del hombre y para co. El Imparcial se empeña en que tiene beneficio y protección de ustedes, las mujeres. que. ser el Sr. L e r r o u x Y las derechas se empeñan en que no sea ese señor. Sospecho que se v a a llevar un disgusto El ImJÓSE M. S A L A V E R R I A parcial. Otra cosa que le tiene muy preocupado al autor de ese artículo, y que le sirve de PARA A L U S I O N E S pretexto para ojearnos hacia D A l e j a n dro, son los discursos de los llamados j a E n su artículo de fondo, El Imparcial de balíes en el mitin izquierdista de ia C o r a ayer dice, entre otras cosas sabrosas, lo s i- na E n efecto, allí se han dicho las ordiguiente: l a opinión manifestada por el narieces de costumbre N i mayores ni meSr. M a u r a (D Honorio) en A E C c s uno nores que otras veces. E r a ministro el sede los casos de mcousíieucia m á s grande ñor Lerroux, y dentro y fuera del Conque hemos presenciado. E n primer lugar, greso se dijeron enormidades parecidas sin los ministros que aconsejaron al Rey la que él pestañeara. Será Poder algún día, fuga debieran permanecer mudos. Sus pasi quiere, y seguirán los llamados jabalíes labras no pueden causar m á s que d a ñ o al haciendo de las suyas. Tampoco es ésta actual régimen, y todo daño que se infiere razón para que vayamos a cobijarnos bajo hoy a la República hiere a la P a t r i a en su ala protectora, como nos aconseja con sus órganos vitales tanta vehemencia El Imparcial. A l leer el p á r r a f o que transcribo me he Y por último, y como supremo argumento, quedado un poco perplejo. ¿H a b r é sido yo nos amenaza a todos con el coco del Soministro, sin saberlo? E n estos tiempos todo viet. ¿E n qué quedamos? ¿N o habíamos es posible. H e preguntado en mi casa, por convenido en que eí peligro comunista era ANOS se conservarán. deliciosas suaves, blancas, al tacto T O ¿e j e q u e sus manos p i e r d a n l a suave y s a t i n a d a b l a n c u r a que n o y las liace adorables... Cuídelas c o m o c u i d a r í a la joya m á s preciada... E m p l e e l a C r e m a de M i e l y A l m e n d r a s H m d s a l acostarse, y d u r a n t e e l d í a c a d a v e z q u e se l a v e las manos. U n a ligera fricción con esta Crema las p r e s e r v a r á de las asperezas, rojeces y grietas p r o d u c i d a s p o r el aire y el f r í o E m p i e c e desde b. oy a usar d i a r i a- mente la reina H mas. Concesionario: Federico B o n e t -A p a r tado 5 o i M a el r i d En p í e n o invierno la Crema Hinds tonservará u piel suave y tersa como ia de un n rsó. DE 8? t iml r móvil parte T il MIEL Y A L M E N D R A S P