Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA K D E MARZO D E 1932. N U M E R O SUELTO 10 CENTS. UKDAUUION: P U A D O UU ¡SAN S K B A S T 1 A N SUyCRII CIOJNHS DIARIO ILUSTRADO. AÑO VIGÉSIMO OCTAVO NUMERO 9,081 X A N U K C I O S MXJSOJ 5 O I J V E C E R C A N A A I T S T U A N S K V Ü 1 A EL PRINCIPIO DE COMPETENCIA V a dibujándole, según parece, en la comisión de Responsabilidades, l a tendencia a mantener su actuación en el cauce excepcional para que fué formada y que no puede discurrir por el sistema codificado, porque para éste existen las tablas penales y los jueces que sentencien. E l proyecto de dictamen que se ha hecho público es de una d i vergencia evidente, respecto de esa órbita excepcional, puesto que se remite a preceptos y figuras de delitos en el derecho positivo y a las penalidades del mismo Código. S i la Comisión, primero, y la Cámara, después, estimasen que se hallaban ante delitos perfectamente definidos dentro del fuero com ú n o del procedimiento militar, en buena lógica no tendrían opción; se habría de remitir lo actuado al tribunal competente. P o r que al no inhibirse a favor de l a competencia establecida, sustrayéndole el fallo, sería flagrante caso de invasión, agravado por superioridad y abuso del Poder, ya que al tribunal postergado no le fuera permitido s i quiera el entablar l a declinatoria, con J a apelación consiguiente, cuando no existe ó r gano superior- -el Tribunal de Garantías pudiera serlo- -que dirimiese. L a amplitud de iniciativa con que se confirió el mandato a l a comisión de Responsabilidades le permite, desde luego, el apurar las investigaciones y pesquisas y la autoriza expresamente a que concrete el cargo. Pero si al llegar a esto la concreción reviste figura de delito previsto en leyes vigentes, la consecuencia está, en el método procesal regular con el fiscal y la Magistratura. E x cluir al magistrado y al ministerio público sería, aunque no se dijera n i se pensara, apartarlos por l a sospecha de incomprensión o de lenidad. L a soberanía de las Cortes implica potestades para instituir y reformar, pero no para reemplazar a órganos y poderes. A unos y a otros el legislador los organiza y delimita en actividad y facultades; mas no puede sustituirlos en ningún ejercicio; la superioridad no lo legitimaría. Esta es l a doctrina recta y única por la cual ha de practicarse l a división y consecuente independencia de los Poderes. Y no valdría l a pena de haber clamado tantos años por la independencia de cada poder en su órbita propia. L a presunción jurídica de las responsabilidades no descartaba las de gestiones, pero ya se dijo que para las de esa índole entenderían los tribunales, por aquella razón de la. competencia, que es exactamente la misma que ha de presidir en cualquiera otra figura de delito que esté en el Código. P o r que no puede dividirse el criterio, según sea o no administrativo, del origen del supuesto delictuoso. E l acta de acusación h a b r á de referirse, pues, a las responsabilidades de índole política, que no están en la letra de los preceptos precisamente porque corresponden a la esfera de las Cortes constituidas en tribunal para que el voto de las Cortes sancione con estimación de los hechos, con estimación soberana, que tampoco ha de reglarse en ninguna limitación adjetiva. E L S E Ñ O R M A C 1 A INSISTE E N SU A C T I T U D F R E N T E A LAS CORTES E l Sr. Maciá es incorregible. N o se trata de un caso de contumacia, sino de reflexiva y deliberada insolencia frente a las Cortes Nacionales, y simultáneamente de un propósito, no menos descarado, de coacción. Es inútil que, por unas y otras de las personalidades que asistieron al acuerdo de San Sebastián se recuerde cómo se convino que el Gobierno llevaría a l a C á m a r a l a ponencia del Estatuto y Cataluña aceptaría lo que acordase la Cámara. N o se aviene a ello el Sr. Maciá. Y ni se molesta- -aunque sería ocioso- -en interpretar a su manera aquel acuerdo. N o niega la fidelidad de las referencias. Se limita a reiterar su actitud de desobediencia y de rebeldía y su amenaza de apelar a la voluntad de Cataluña, una voluntad que él dice representar totalmente, porque en la ceguedad de su obsesión cree, en efecto, que Cataluña es él. N o me considero obligado a aceptar las consecuencias del pacto de. San Sebastián, ni la resolución de las Cortes dijo ayer. F u é baldío que el Sr. L e r r o u x recordase cómo habían sellado el pacto de San Sebastián con su voto explícito los representantes de la izquierda catalana. E l Sr. Maciá, en el frenesí de su extremismo, se desentendió de aquella representación, cual si no hubiera existido o hubiese usurpado poderes; resuelta e inconsiderada desautorización que seguramente quedará sin replica. Porque el Sr. Maciá tiene esa suerte: N o se le aplica nunca la respuesta adecuada. Y como observa que sus estridencias quedan siempre sonando triunfalmente sobre todas las voces, ha llegado a creer que la suya es l a que tiene derecho a imponerse a las demás, incluyendo la del Parlamento. E L C O N S E I O D E MINISTROS D E A N O C H E Los informadores no lograron hablar con los consejeros. No hubo referencia oficiosa M a d r i d 1. A las seis de la tarde se reunieron ayer los ministros para celebrar el anunciado Consejo en cí Palacio de Buenavista. Coincidieron a la entrada en que se t r at ar í a de la reforma agraria, si el ministro de Agricultura llegaba de su viaje a buena hora. L a deliberación duró hasta las once y media de la noche. Los periodistas no tuvieron acceso al l u gar en que tomaban sus automóviles los m i nistros, y no pudieron cumplir su misión i n formativa por tanto. Posteriormente supimos que el Consejo no dio referencia oficiosa, y que los ministros volverán a reunirse hoy, a las diez y media de la mañana. A media noche y con motivo de la manifestación hecha por el doctor Juarros en l a Asamblea del partido progresista al decir que el Comité tenía que ser elegido en l a misma sesión, porque había llegado hasta él referencia de que en el Parlamento se produciría mañana (por hoy) una situación crítica se produjo en los Centros políticos y periodísticos la inquietud consiguiente. Nos creímos en el caso de esclarecer ¡o que hubiera de verdad en el anuncio; y nos pusimos al habla con el ministro de H a cienda, Sr. Carner. Agradecemos su cortesía. Desmintió de un modo terminante los rumores que circulaban y nos a g r e g ó que el Consejo había sido absolutamente normal y había tratado líneas corrientes, que continuarían examinándose en el Consejo de hoy. E L R E S P E T O A L A PROPAGANDA Varios de los mítines efectuados el domingo se han visto interrumpidos con incidentes; e n otros, al terminar, se han producido agresiones absolutamente injustificadas. Nos referimos a unos y a otros, y los pasados y los futuros actos d e propa ganda, para pedir al Gobierno que extreme la energía para impedir o castigar esos atentados a la libertad de tribuna. De ellos son víctimas igualmente, a juzgar por las ocurrencias del domingo, blancos y negros, derechas e izquierdas. Para todos pedimos el respeto a la opinión y a l a efectiva libertad de exponerla. N i los elementos de izquierda tienen derecho a cohibir y perturbar, ni los de otros sectores tampoco. Y el ardid o pretexto de controversia no puede admitirse, porque sólo puede originar escándalos y choques. L a polémica, fuera de un ambiente sereno- -3 no es el del mitin- -no es método posible. A s í no se puede seguir; es preciso que cada cual ejercite su derecho, seguro de producirse con libre albedrío, y para ello bastaría con que se perciba en todas partes y con firmeza, l a sensación de que la autoridad está dispuesta a garantizarlo, aplicando el m á x i m o rigor. INFORMACIONES YNOT 1 C 1 AS P O L Í T I C A S En Guerra Para el Consejo de ministros de esta tarde A l hablar con los periodistas ayer m a ñ a n a el ministro de la Guerra, el Sr. A z a ñ a les manifestó que a las, seis se celebraría Consejo de ministros en Buenavista. Caso de llegar a tiempo el ministro de Agricultura, D Marcelino Domingo, que regresa hoy de Valencia, en automóvil, se t r a t a r á en el Consejo de la Reforma A g r a r i a De no poder asistir hoy el 5 r. Domingo se volverían a reunir los ministros mañana, a las diez y media, también en el ministerio de l a Guerra, para ocuparse de este asunto. Visitas al ministro Entre las visitas recibidas esta m a ñ a n a por el ministro de la Guerra, Sr. A z a ñ a estuvieron el director del Instituto Geográfico y Catastral, D Honorato de Castro; los generales Alvarez Arenas y Ruiz T r i l l o y- e l S r Unamuno, COK una comisión ds Salamanca, Lea usted BLANCO i