Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tes telegráficos y telefónicos, los tablones, duelas y otras maderas para la construcción de edificios y muebles y la fabricación de papel suman una cifra tan elevada de consumo de madera, que nos vemos obligados a importarla de otros países por valor de cuarenta o más millones de pesetas. Los bosques, además de la producción de madera, satisfacen por muchos conceptos necesidades de utilidad pública de gran interés. Sanean los terrenos palúdicos, haciéndolos habitables; modifican favorablemente ¡a temperatura y velocidad de los vientos, proporción- ando un ambiente húmedo muy conveniente al buen desarrollo de la vegetación consolidan el suelo, impidiendo que las tierras sean arrastradas y quede el terreno convertido en rocas peladas, mutiles para toda clase de cultivos. E l arbolado influye muy eficazmente en el régimen de las co- Camtno del vivero construido por el centro de los arenales de las Dunas antes atadas. rrientes fluviales, regulando la marcha de las aguas y evitando los grandes desastres que ocasionan las inundaciones. Convenientemente pobladas de árboles las cuencas de ramblas y nos, se evitarían los arrastres de tierras, que, depositadas en los pantanos, van disminuyendo constantemente su capacidad- acaban por cegarlos, dejando inservibles estas costosas y útilísimas obras que tan incalculables beneficios reportan. a la agricultura. Bastaron cuarenta años para que el antiguo pantano de Vaklcinfierno (Murcia) quedase lleno de tarquín. E l pantano de Elche, en el río Vinalopó (Alicante) se llenó de tierra su embalse en un período de setenta años. A disminuir o anular el déficit en la producción de maderas, y principalmente a conseguir los beneficios de interés público de Rodal de eucaliptos de veinte años. Alicante. Repoblación de las laderas del castillo de Santa Bárbara. (Poto L. Roisin.