Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ü BC. SÁBADO 5 DE MARZO DE 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 17. CÁMARA APROBÓ DEL E L PROYECTO IMPUESTO COMO DE DEL MODIFICACIÓN SE DE REFIERE AL T I M B R E Y VARIOS ARTÍCULOS MODO DEL QUE HABRÁN lar. Rectifica su autor, diciendo que el i m puesto sólo servirá para fomentar el contrabando y el voto es rechazado. E l Sr. F E C E D consume un turno en contra de la totalidad del proyecto, y como no hay discusión sobre el resto, se aprueba el dictamen con los votos en contra de los señores Niembro y P i y Arsuaga. REGIRSE LOS BIENES D E L PATRIMONIO D E L A C O R O N A Proposición incidental Se da lectura de una proposición incidental diciendo que, anunciada la suspensión de las obras del ferrocarril de Zámora- OrenseCoruñá, la Cámara arbitre los medios para remediar la situación que se crea con tal medida. E l Sr. G A L A R Z A la defiende y solicita que se le permita explanar una interpelación con carácter urgente. Dice que las obras comienzan a paralizarse y con ellas los despidos de obreros. L o s diputados autores de la proposición desean colaborar con el Gobierno como intermediarios con los obreros de Zamora y Galicia, a fin de lograr una s. olueión al problema que es urgente y grave. E l ministro de O B R A S P U B L I C A S acepta la interpelación, cuya fecha fijará, la mesa. U n a vez que la proposición ha surtido ssi efecto de plantear este asunto, su autor la retira. O r d e n del día. Debate sobre el proyecto de modificación del impuesto del T i m b r e U n a proposición incidental sobre suspensión de Jas Corona. obras de un ferrocarril. Régimen de los bienes del patrimonio de la L a sesión de ayer tarde A las cuatro y diez de la tarde abre la sesión el Sr. Besteiro. H a y gran animación en escaños y t r i bunas. Toman asiento en el banco azul los ministros de M a r i n a y Obras Públicas. Aprobada el acta se entra en el orden del día. P r o y e c t o de modificación del i m puesto del T i m b r e Se pone a debate este proyecto, cuyo dictamen lee un secretario. Consta de cuatro artículos y varios apartados. Comienza a discutirse la totalidad, y el Sr. M A R R A C Ó defiende un yoto particular, que firma con el Sr. Carreras, contra el dictamen de la comisión de Hacienda, proponiendo la, denegación del mismo, por estimar que implica autorizaciones al Poder ejecutivo, que menoscaban las prerrogativas del legislativo, y más especialmente las determinaciones del artículo 115 de la Constitución. (Entra el señor ministro de Hacienda. Lee una estadística de lo que ha producido el impuesto del Timbre desde el año 20 al 29, por aumento de la riqueza, pero como éste ha decrecido de entonces acá, lógico parece que no se autorice el aumento. L e contesta por l a Comisión el Sr. F R A N C O (D. Gabriel) Manifiesta que no es. éste el momento de discutir la bondad del impuesto. Como bien dice un economista todos los impuestas son malos Pero convendrá conmigo el Sr. Marracó en que el impuesto del Timbre figura en todos los sistemas de tribu- tación. Este es un impuesto que grava manifestaciones de riqueza que no han sido gravadas por otros. Todos tenemos que mejorar los impuestos, perfeccionándolos, y si se han pedido sacrificios al comercio, industria, etc. etc. lógico parece que no nos detengamos ante éste, que es menos grave. N o acepta el voto. El Sr. M A R R A C Ó rectifica. Dice; que los impuestos son todos malos, según y cómo. Depende del fin que se les dé. Entiende que este impuesto es de los más perturbadores y revoulcionarios, porque produce un verdadero desasosiego en el obrero. Agrega que renuncia a añadir más argumentos, porque está seguro de que no lograría nada, ya que hay una mayoría que, aun contraviniendo sus convencimientos, ha de votar un proyecto que perjudica notoriamente a quienes representan. También rectifica el Sr. F R A N C O manteniendo sus puntos de vista. Se pide votación nominal y empiezan a sonar los timbres. Por 150 votos contra 59 se desecha el voto particular. Defiende otro el Sr. N I E M B R O cuyo texto dice: L o s diputados que suscriben, lamentando disentir de sus compañeros de Comisión, tienen el honor de presentar el siguiente voto particular a la totalidad del dictamen modificando el impuesto del T i m bre, basándose e n los siguientes fundamentos Primero. Que la autorización solicitada en forma vaga e imprecisa en el, apartado a) del artículo primero, supone una dejación de facultades de las Cortes, por las que se merma su soberanía. Segundo. P o r crear un impuesto sutuario en el apartado j) del mismo artículo p r i mero, que motivará una agravación en la vida de las industrias, con la subsiguiente paralización de obreros y el aumento del contrabando y defraudación en la venta de joyas y artículos de, precio elevado; y Tercero. Por considerar un atentado contra la soberanía de las Cortes, el que una ley de la importancia de la del Timbre, tan compleja y. detallada, se redacte por el ministro de Hacienda, sin que el texto sea definitivamente examinado, estudiado y aprobado por las Cortes Constituyentes, según lo solicita el artículo cuarto. Por lo expuesto, los vocales que suscriben proponen sea retirado el dictamen y se traiga redactado con el artículo definitivo, sin autorizaciones vagas ni anticonstitucionales. E l orador dice que el impuesto constituye algo francamente excesivo, pues aun cuando el ministro calcula un ingreso de cincuenta millones de pesetas, la vaguedad del proyecto le hace presumir que llegará a 100. Además se establece un impuesto con carácter de suntuario, que ya estableció la Dictadura el año 26, y, que ante las dificultades con que tropezó el Sr. Calvo Sotelo se abstuvo de implantarlo. E l Sr. F R A N C O (D Gabriel) rechaza en nombre de la Comisión el voto particu- P r o y e c t o sobre el régimen del de los bienes del patrimonio de la Corona Se pone a discusión este dictamen de l ¿comisión de Hacienda. E l S r G A R C Í A G A L L E G O S defiende los derechos de los Ayuntamientos en los que existen fincas del antiguo Patrimonio, pidiendo qué dichas Corporaciones participen de los beneficios que de aquéllas se obtengan. E x p l i c a la situación en que se encuentra el Ayuntamiento de San Ildefonso (Segovia) cuyos intereses, como antiguo Real sitio, deben quedar a cubierto en el proyecto que se discute; y recuerda que los bienes del Patrimonio en Segovia fueron antes bienes comunales y deben reintegrarse a los Ayuntamientos. E l Sr. M A R R A C Ó defiende el dictamen. E l Sr. T O R R E S C A M P A Ñ A entiende que el Patrimonio, como fusión administrativa, debe desaparecer, pues sólo tenía razón en tiempos de la Monarquía. Propone la disolución del Patrimonio y que sus bienes pasen a ser administrados por los distintos ministerios a quienes correspoudan las funciones agrícolas, artísticas de las distintas propiedades. Cree que no se puede permitir que el E s tado admita como funcionarios a todos Jos del Patrimonio, que no fueron más que palatinos y servidores del ex Monarca. N o pueden ser comparados en ningún caso y ningún momento con los funcionarios del Estado, ingresados por oposición, con la cual adquirieron sus derechos. Eí Sr. M A R R A C Ó dice que al Estado sólo- le debe interesar que la administración sea buena, sin considerar la procedencia de sus funcionarios, con tal de que le sirvan lealmente. Añade que se trata, además, de un proyecto intensivo, de carácter transitorio. E I S r T O R R E S C A M P A Ñ A rectifica, insistiendo en sus puntos de vista. E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L interviene para decir que tiene que defender a los funcionarios de la ex Casa Real, que para el orador son respetabilísimos como tales em. pleados, los cuales, ya en la. vejez muchos de ellos, se verían desamparados. P a r a la República no. debe haber excepciones, como ha B L A N C O Y N E G R O recoge en su. número de mañana lo que se dice en Bolsa acerca de las J u n tas generales, los Explosivos, la nivelación del. presupuesto español y el balance de pagos Rusia. de