Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A l f r e d o C o r r o c h a n o el g r a n Opinión ele lidiad Marcial Lalanda Como Marcial Lalanda ha dado la alternativa a Alfredo Corrochano, heñios solicitado la opinión de Marcial. E l joven maestro nos dijo: -Una alternativa ha sido para mí siempre una preocupación. L a profesión es más difícil de lo que parece, y siempre tuve miedo por el neófito. ¿Será un torero? ¿Será un equivocado? Yo ya sabía que Corrochano era un torero; pero no sabia de qué calidad Ño lo había visto desde que, siendo niño, asistió a un tentadero y toreó. Me gustó tanto entonces, que le hice una película, que conservo. Alfredo es un torero completo. Nunca di una alternativa a quien tuviera más seguridad con los toros. Anda por la plaza con una soltura y con una tranquilidad asombrosas. Acaba de tomar la alternativa, y, sin embargo, no empieza; lo tiene todo hecho. N i siquiera le he notado el tránsito del novillo al toro. Todo lo que hace lo hace por algo. No torea por torear; no da un paso en falso. Es un torero consciente, con una afición que salta por encima de todos los obstáculos. Conoce el toro, la lidia y el peligro. Cuando se mete, sab por qué se mete y a lo que se expone. Es un torero completo. Y con la muleta es formidable. Con la muleta no tiene que aprender nada de nadie, y aún le sobra muleta para dar lecciones Por qué Corrochano es figura de! toreo E l por qué del triunfo de Alfredo Corrochano el por qué ha escalado rápidamente un primer puesto en la tauromaqu a, se debe indudablemente a sus conocimientos de la lidia. Para ser un gran torero como lo es Alfredo Corrochano hay que ser un gTan lidiador. L a lidia de las reses es lo fundamental, lo básico de la fiesta de toros. Sin ser lidiador no se puede ser un gran torero; se puede ser, como hay muchos, torero de cosas sueltas; pero esto no es el toreo, aunque algunas veces equivocadamente lo parezca. Los toros, desde que salen a la arena, requieren una atender por parte del torero, y el lidiador que merece tal nombre lleva la lidia de manera adecuada. H a y toros que necesitan poco castigo, otros que desde que salen no se les debe dejar. Cada toro tiene su lidia. Esto es lo admirable de Corrochano. Alfredo Corrochano empieza por dar al primer tercio la importancia que antes tenía. Nada del ¡anee suelto, de preparar un momento de relumbrón, en perjuicio del toro y de la purera de la lidia. Le veréis lidiar el toro, colocar el toro en suerte sin barullo de peones, torear para el tora Torero, siempre torero, aun a despecho de los que no saben de estas cosas. Cada toro tiene su lidia, porque cada toro es distinto. Y sólo sabiendo esto y poniéndolo en práctica se consigue mandar en el toro, dominar el toro. como, lo hace Corrochano, el gran lidiador. E l complemento de esto es la muleta. E l manejo de la muleta es la cumbre en el toreo. E l que no fué buen muletero poco duró en el toreo. Y lo asombroso de Alfredo, donde raya a una altura inconcebible, es con la muleta. Su dominio es absoluto; su arte, perfecto; su valor, sin igual. Pelea con todos los toros. A todos les obliga a tomar la muleta. Y es el que se echa más veces la muleta a la piano izquierda. ¿Lidiador y muletero excepcional? Pues no preguntes, lector, el por qué ha subido tan pronto Alfredo Corrochano ai puesto que ocupa en la tauromaquia. Y a sabes por qué Corrochano es en la actualidad una primera figura del toreo. f M x w r i y m i amate s- ns