Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 9 D E MARZO D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G Monarquía española siguió durante, siglos la política de conceder regalías a la Iglesia, e hizo l a donación a España del privilegio de la existencia en M a d r i d de un Tribunal de la Rota. Este ha sido defendido por los españoles, liberales muchos de ellos, como el Sr. Azcárate, y tal criterio ha constituido una posición tradicional en España. Pero este problema ha sido ya planteado en las Cortes, y éstas fueron dueñas de decidirse por la política regalista o por una política laica. E l criterio regalista fué defendido por algunos republicanos, pero l a votación fué terminante: el país se decidió por la separación de l a Iglesia y el Estado. E l Tribunal de l a Rota ha perdido toda l a eficacia legal sobre los subditos españoles, toda vez que todas las sentencias en causas matrimoniales son ya exclusivamente de l a competencia de los Tribunales civiles de l a República. Así, pues, esto de ahora es una consecuencia indudable de l a Constitución. E l E s tado no puede seguir sosteniendo un T r i bunal que no debe tomar en cuenta, que no existe para él. H a y que apartar l a cuestión original, l a de fondo, que es ya pasada. E l presupuesto no podrá mantener l a consignación del nuncio, como presidente del. Tribunal de la R o ta, no como diplomático, que es algo distinto, aunque los dos cargos los desempeñe la misma persona. L a diferencia entre el pratidente y el resto del personal del Tribunal de l a Rota, es clara; el primero es extranjero, y los demás sacerdotes del Tribunal son funcionarios españoles, y no parece equitativo, al suprimirles el servicio, dejarles en medio de la calle; esta es l a razón que ha tenido el Gobierno, para proceder como lo ha hecho. Respecto de la cuantía de la asignación, que queda subsistente, no podrá ser distinta de Ja del resto del personal eclesiástico, y el G o bierno, que no quiere hacer daño a nadie, l i a procedido con un criterio de equidad. Añade que Roma conoce la Constitución española, y sabe que nuestro Estado es laico, por lo que l a cuestión de orden moral y política está resuelta hace tres meses. L a cuestión material no tiene importancia. L e parece excesivo el temor del señor A l b a de l a ruptura de relaciones con Roma. Cree que estas cosas tan sencillas no deben derivar en tragedia. E l Gobierno no quiere romper con nadie y tampoco con R o m a nada más lejo de su ánimo que i r a una situación difícil. Se han votado leyes- -dice- -como la Constitución y otras; hubo conversaciones diplomáticas y las relaciones diplomáticas con Roma siguen siendo cordiales. E l Gobierno no persigue a nadie, entiéndase bien, por sus ideas religiosas, n i quiere ningún entorpecimiento en sus relaciones con los demás Estados, y menos con Roma. (Aplausos de la mayoría. E l S r A L B A elogia esta sugestión amable y contemporizadora del S r Azaña, pero no está conforme con el criterio del jefe del Gobierno sobre la teoría de la aplicación de las leyes civiles al matrimonio, pues cree que el Estado no puede imponer su regla de conducta a los católicos. (Rumores. Cree que éstos tienen derecho a llevar sus diferencias al Tribunal Eclesiástico, y contando con este supremo Tribunal en España perjudica al país su supresión. L o s católicos tienen derecho a contar con una sentencia en el fuero eclesiástico para llevar después sus asuntos matrimoniales, a lo civil como un trámite de gran trascendencia. E l Sr. B O T E L L A ¿Y qué tienen que ver esto con un Estado laico? E l Sr. A L B A España, tan laica, tan republicana, como queráis, hará mal en renunciar a una ventaja que ie concedió Roma al establecer el Tribunal de la Rota. El hecho, añade, a que por acuerdo át ya 2 a forma cómo se trata de introducir este documento, que cree debe pasar en forma de enmienda, a la Comisión, para que ésta estudie l a propuesta reglamentariamente. E l Si- C A L D E R Ó N interviene brevemente. Y se aprueba el artículo segundo (Cuerpo perteneciente al Instituto Geográfico) con e l aumento propuesto por l a Comisión. Se aprueban los restantes capítulos correspondientes a l Instituto Geográfico y a los. Servicios Generales de Estadística. E l S r T O R R E S C A M P A Ñ A habla del, Patronato de Turismo (quinto capitulo adicional) y reconoce que figuraba en presupuestos anteriores con u n presupuesto excesivo, que ha sido sucesivamente disminuido por los Gobiernos de l a República; pero e l orador estima, que es llegada l a hora. de dotar a España de una organización adecuada del turismo, con una orientación nueva. Cree que esta partida del presupuesto podría haber sido disminuida en dos terceras partes, por lo cual los tres millones del turismo deberían quedar reducidos a uno. A h o r a bien- -añade- -como no es ocasión de i r a una reforma fulminante en estos momentos, los radicales se limitan a consignar su protesta por l a forma cómo se ha presentado el presupuesto de este servicia Se aprueban los artículos adicionales referentes al turismo. También se aprueba el capítulo adicional diez, referente al Patronato administrador de los bienes incautados a l a Compañía de Jesús, con 35.000 pesetas, para personal; 10.000, para material, y 515.000 para gastos de incautación, conservación y administración. Queda aprobado el presupuesto de l a Presidencia del Consejo, el cual no ha sufrido otra modificación en su discusión que la propuesta de l a comisión de l a partida de 20.000 pesetas, que se dejó de incluir en el dictamen anterior, por error. Hace historia del Tribunal de la Rota en España, concesión de la. Iglesia que constituye una gran ventaja en favor de los españoles, los cuales pueden resolver asuntos que los afecten, sin salir del territorio. R e cuerda palabras de D Gumersindo de Azcárate, que abonan las que pronuncia el orador. Dios que la Comisión ha echado abajo la partida correspondiente al presidente del T r i bunal, estableciendo una diferencia con el reuto del personal eclesiástico. Pregunta qué razón existe para la supresión de esta partida correspondiente al representante del Santo Padre en el Tribunal de la Rota. Recuerda: que en las funciones de éste, el presidente era ponente, y en adelante tendrá que limitarse a ser mero testigo de las deliberaciones. Rechaza las palabras de l a Comisión sobre que la supresión de esta pequeña cifra no traerá, de seguro, rupturas d i plomáticas, n i graves quebrantos en las relaciones con l a Santa Sede, pues recuerda que en la Cámara de los Comunes, l a discusión de una partida de una libra esterlina ha ocasionado alguna vez la caída del Gobierno. Pues en aquella ocasión, como en ésta, no se trata de la cantidad, sino de la significación de la partida que se discute. Pregunta si el Gobierno de l a República va a una ruptura con el Vaticano. S i es así, está presto el orador a discutir esta política; pero, de lo contrario, le parece poco digna la actitud adoptada. Lee unas palabras de Briand, pronunciadas en una sesión memorable de la Cámara francesa, cuando, trataba de contener a sus correligionarios tras aquella campaña laica (el párrafo alude a un intento de no perseguir en ningún aspecto a los católicos franceses) Yorecházo- -termina diciendo el Sr. A l b a- que en. esto pienso lo mismo que pensaba Briand. E l presidente del C O N S E J O dice que l a Presupuesto del ministerio de E s tado: L a supresión de la partida destinada al nuncio, como presidente del T r i b u n a l de la R o t a provoca interesante discusión N o se discute la totalidad de este dictamen de l a comisión de Presupuestos. Se aprueba sin discusión el capitulo primero (personal diplomático y consular de la Administración Central) y el segundo (material) A l tercero (personal de las mismas carreras en el extranjero y del Tribunal de la Rota) defiende u n voto particular el señor Calderón; éste propone el restablecimiento de la asignación de 11.250 pesetas, correspondiente a l tercer trimestre para el presidente del Tribunal de la Rota, toda vez que la consignación del resto d el personal pasa a obligaciones a extinguir manteniéndose en parte en el presupuesto l a diferencia de aquella partida que se ha suprimido totalmente. E l Sr. C A L D E R Ó N manifiesta que el presidente de dicho Tribunal es el nuncio, y hay que considerar que España mantiene c o i Roma relaciones diplomáticas, que no se han extinguido. Cree que l a supresión de esta partida no tiene finalidad práctica y puede ocasionar disgustos. Se trata de tina minucia que el Gobierno no debe suprimir. N o comprende por qué habiendo pasado a obligaciones a extinguir todo el personal del Tribunal de l a Rota, se haga una excepción en contra del presidente. Anuncia que los agrarios pedirán votación nominal. E l Sr. A L B A manifiesta que el Sr. Calderón ha tratado de un importante asunto, que el orador desea examinar desde el punto de vista político, ¡Y las tres casi seguidas! Yo, que me c r e í a destinada a vestir i m á g e n e s antes, cuando lucía en mi cara un regular surtido de f e í simas pecas... Porque ¡c u i d a d o que es horrible ese defecto! Pues bien: ahora he conseguido una piel impecable y un rostro ideal con s ó l o dos frascos de Jugo de Loto Intea en tono natural. E s un. líquido lechoso que tiene la propiedad de eliminar las pecas de verdad y, a d e m á s afina 3 a piel y la purifica de espinillas, granitos, manchas y defectos, d e j á n d o l a mate, n í t i d a y jugosa. L a papada que antes t e n í a por exceso de grasa, ha desaparecido t a m b i é n con este genial preparado, y hoy tengo los tejidos del rostro y del cuello tersos, firmes y correctos de línea. Querida lectora, use para el cutis el Jugo de Loto Intea y c o n s e r v a r á siempre su rostro con el aspecto de la adolescencia sin necesidad de usar afeites. á DS ffi TM MONT- THABOR ¡i n Ampliado en 1030. ISO habitaciones. 100 b a ñ o s S E IS E N O Í A E S T A S O L A
 // Cambio Nodo4-Sevilla