Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA JOPE MARZO D E 1932. N U M E R O S U E L T O 10 C E N T S KKUAUClOAf; DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O V I G É SIMO OCTAVO N U M E R O 9.089 SEVILLA t KAI Q D B S A N S K B A S X I A N S U S G U I P C I O N E S S A N U N C I O S MUÑOZ O L I V E CKIICAJSA A ÍETUAN, EL D E B A T E D E AYER N i una sola vez ha ocurrido que por a l gún texto de los que han motivado suspensiones gubernativas de periódicos hayan tenido que actuar fiscales y tribunales, como, indefectiblemente, lo hubieran hecho para no faltar a su deber, si e, n los artículos hubiesen visto algo punible, algo más que l a opinión lícita con derecho a publicidad. Esto demuestra el espíritu con que se aplica l a ley de Defensa. N o recata esta ley su carácter y su objeto: va, explícita y directamente, c o n tra l a libertad de opinión, prohibe l a crítica y el comentario, bajo el concepto genérico de agresivos a l a República sin determi nar en qué consiste l a agresión, por lo cual, y en vista de las aplicaciones arbitrarias que ha tenido, se ha llegado prácticamente a su primir l a oposición en l a Prensa. A y e r se intentó en las Cortes discutir de nuevo este asunto, por l a importancia y l a gravedad que le ha dado el uso de l a ley. Jornada perdida. E l presidente del Consejo, entre frenéticas aclamaciones de casi toda la Asamblea, reiteró con fría sencillez su desenfado antiliberal, su criterio desdeñoso contra los prejuicios legalistas y su exaltada afirmación de l a omnipotencia parlamentaria. L a mayoría es l a República, l a mayoría es l a nación, l a mayoría es el derecho, y a l a voluntad de l a mayoría, o de quien l a interprete, hay que someterlo todo: principios, intereses, conciencias, libertades... Llegó a decir que se le caería l a cara de vergüenza si le aplaudiesen sus adversarios, como si sus adversarios fuesen incapa ees de toda justicia, o como si él fuese i n capaz de hacer nada sin estimularse con l a desaprobación y l a protesta de sus adversarios. E n suma: el S r Azaña mantiene su política terrorista antiliberal porque l a considera necesaria para defender al régimen. ¿Debemos entender que la República no puede resistir l a crítica de sus disidentes y es incompatible con l a libertad? Preferimos creer que son el Gobierno y su hueste, los que no saben resistir l a crítica, n i desenvolver su acción en un régimen liberal y jurídico. Y si el Gobierno y los partidos que apoyan su política creen en el peligro de l a República liberal y jurídica, han incurrido en una enorme renegación y en un fraude manifiesto a l a opinión popular y al voto de abril, porque l a República nació a l son del. H i m n o de Riego, que es ahora el himno nacional, y l a propaganda que le dio el triunfo se hizo, precisamente, con las ideas liberales y los prejuicios legalistas con todo lo que desdeñó y sacrificó l a Dictadura; l o que hoy desdeñan y sacrifican el Gobierno del S r Azaña y los partidos que le apoyan. H a n defraudado a los electores de a b r i l a nosotros, no. M a d r i d 9, 7 tarde. E n l a Dirección de Prisiones facilitaron hoy l a siguiente nota: H a c e algún tiempo que varios periódicos vienen publicando unos comunicados, firmados por la comisión o por el presidente y secretario de l a Asamblea de Prisiones. E n Barcelona no sólo se expenden, sino Interesa hacer constar, para conocimienque además se anuncian públicamente, unos to de todos, que esos señores se arrogan una sellos separatistas para adherirlos a los so- representación que nadie les ha dado, puesto bres y tarjetas postales. Esos sellos cuesque no existe Comisión alguna de funciotan 25 céntimos, como los interprovinciales narios de Prisiones, y en cuanto a l a A s a m del Estado- ¡no podían valer m e n o s! -blea, celebrada ésta y cumplida su misión, Llevan le efigie de P a u (Pablo) Claris, las téráiina el mandato de sus miembros como fechas 1585- 164.1, l a consabida estrella solien todas las asambleas taria en un ángulo, y como epígrafe princiSe advierte así, a fin de que esos señores pal estas palabras: República catalana no sorprendan l a buena fe de los funcionaS i existe l a República catalana, cosa que rios, atribuyéndose una función que no designoramos, nada tenemos que alegar. Pero empeñan. si no existe, n i l a República española está dispuesta a consentir esa ficción, no se debe tolerar que se vendan y circulen, tales sellos, a ló menos, para que en él. extranjero no se M a d r i d 9, 6 tarde. E n el ministerio de llegue a sreer en l a realidad de esa quiméla Gobernación estuvieron. reunidos con. el rica República ele Maciá. Sr, Casares Quirogá el Sr. Córnide y otros Y no decimos más, porque nos parece que diputados gallegos, interesados, en l a consbastará la notúfe para que el ministro de la trucción del ferrocarril Zaniorá- Oren; e- CoGobernación envíe a las autoridades de Cataruña. Cambiaron impresiones sobre la i n luña y también a las Administraciones de Coterpelación a l Gobierno eme será explanada rreos, las órdenes adecuadas. mañana. El Liberal vuelve a decir que si ha negado su concurso a l a liga de l a Prensa contra las suspensiones de periódicos es porque ve en ella el propósito de realizar un acto colectivo contra el Gobierno de l a República. Y esto es l o que nosotros llamamos servilismo ministerial, porque n i existe tal propósito, n i lo han visto los periódicos republicanos adheridos, n i se ha solicitado de El Liberal otra cosa que l a defensa de lo que ha defendido siempre y ahora le parece incompatible, aunque no lo es, con su devoción por el Gobierno. Servilismo ministerial. E n desquite afirma, que fué servilismo dictatorial el comportamiento de A JB C en el caso de La Época, porque se opuso a l a huelga que desde el primer momento, y adelantándose a toda reclamación y gestión, propusieron los que entonces- -unos consecuentes y otros de vuelta de l a servidumbre dictatorial- -sentían con más celo que ahora la libertad de l a Prensa. Aquí, en l a casa de A B C, se iniciaron y se mantuvieron las gestiones colectivas en defensa de La Época. L o s directores de El Debate y de A B C fueron los que, cerca del general P r i m o de R i vera, gestionaron y obtuvieron que se revocara rápidamente l a suspensión del periódico decano, y que para el pago de una multa aceptase el Gobierno la fórmula decorosa por la que- el colega suspendido se eximió, como quería, de someterse en modo algunp a una sanción que le parecía en todos sus términos injusta. E l mejor testimonio de lo, que fué en aquel caso l a solidaridad de l a Prensa y l a de A B C, es el que dé La Época. L a actitud de A B C durante l a Dictadura consta en sus páginas desde el mismo día 14 de septiembre de 1923, y tuvo notoriedad y a veces resonancia que nos excusan de toda justificación. Recordamos que en El Liberal cayó una credencial de asambleísta; quizá sin previa consulta, puesto que al fin fué rehusada; pero seguramente el obsequio no significaba que l a Dictadura tuviese que vengar en el colega grandes enojos n i malos tratos. CUESTIONES PRENSA DE INFORMACIONES YNOTIC 1 AS P O L Í T I C A S En Guerra V i s i t a s al m i n i s t r o M a d r i d 9. E l ministro de l a Guerra recibió ayer mañana l a visita de los generales Védia y Pardo, el gobernador de Ségovia, Sr. Gómez Canito, y los embajadores de Méjico y de Francia. A la una marchó el Sr. Azaña a l a Presidencia. En Justicia Instrucción de e x p e d i e n t e a u n teniente fiscal. E l señor A l b o r n o z nada sabe d e l cartel d e i z q u i e r d a s M a d r i d 9, 7 tarde. E l ministro de Justicia manifestó hoy a los periodistas que, enterado del ruego formulado por el señor Ortega y Gasset con respecto de l a actuación del teniente fiscal de l a Audiencia de Granada, en el acto celebrado por el señor G i l Robles en aquella población, del que y a tenía antecedentes, había comisionado a l fiscal de l a República para que instruyese expediente, á fin de comprobar los techos denunciados para proceder en justicia. Interrogado por un periodista acerca de la información del cartel de izquierdas, manifestó el Sr. Albornoz que, por su parte, desconocía lo que hubiera en el asunto. -Creo- -añadió el Sr. Albornoz- -que se ha publicado algún suelto, en el que se habla algo del Sr. Domingo, pero n i él me ha dicho nada, n i en el Comité del partido, n i en el Congreso se ha tratado del apunto. P o r mi parte, yo veo eso con simpatía, pues supone una inteligencia de las izquierdas, siempre que los partidos mantengan su ideología, desarrollándole para una actuación concreta; pero de momento no hay nada del asunto. Nota de la Dirección de Prisiones LOS S E L L O S D E L A R E PUBLICA CATALANA El problema de los ferrocarriles suspendidos
 // Cambio Nodo4-Sevilla