Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pormenores de la agresión a los guardias de asalto en Toledo. El cuartelillo municipal de Zocodover. Atacado por los huelguistas, se requirió el auxilio de los guardias de asalto de Madrid, Los dos municipales y ¡os otros dos de Seguridad, encerrados en el loca! se ron mientras t. Titti. drfrnth c- Aquí fué la agresión. Requerido el auxilio de los guardias de asalto, salieron cu dos camiones del Colegio de Huérfanos, y al llegar a -ste recibieron una c ran pedrea v descargas intensas de tiros. 1 ra- C M dras estaban ara dad ttlywno. t de ios agresores todas las formas de explotación, desde el sistema de ¡a amodación o de la pequeña explotación, hasta el de Sociedad de utilidad- pública, de forma cooperativa y colectiva, declarándose que, a pesar de los. errores cometidos en los últimos años al establecer las pequeñas explotaciones (small holdings. existe en la economía rural y en la vida social de la Gran Bretaña lugar para esas pequeñas propiedades, que deberán seguir siendo creadas y favorecidas añadiendo qué allí donde exista un deseo bien manifiesto de obtener tierra se deberá facilitar a los obreros aerícolas los medios de adquirirla, al lado mismo de su habitación. E n el comentario que K r ü g e r hace de! programa agrario alemán, manifiesta que ante la terrible situación del obrero agrícola cabe preguntarse si el remedio radicará er. subdividir las grandes explotaciones, convirtiéndolas en lotes familiares de cultivo. K r ü g e r entienda que esta solución que hace del pequeño agrícola un cultivador significa, naturalmente, la supresión paralela de toda explotación agrícola grande. Pero nada más inexacto, porque a nadie se le puede ocurrir aplicar la reforma de manera tan absoluta que no quede en parte alguna ni finca grande ni obrero agrícola ninguno. E n toda economía rural hay, y conviene que haya, margen sobrado para el libre y armónico juego de las diversas clases de explotación. -Según K r ü g e r el programa, agrario del socialismo se separa netamente de esta ideología burguesa. N o cree que t a m a ñ o sistema aporte ningún grado de liberación ai obrero, sino una nueva, forma de servidumbre; pero con sus propias palabras se contradice, puesto que después invita a los obreros a convencerse de que no podrán conseguir su liberación económica y moral más que adquiriendo claramente conciencia de su existencia de proletarios y de sus verdaderos i n tereses, que son los de la verdadera clase de proletarios. ¿P e r o adonde puede llevar- les ese reconocimiento? ¿Q u é ventajas les reportará? ¿Qué solución tendrán para sus males? K r ü g e r íes exhorta a que renuncien a toda esperanza de elevarse a la clase de pequeños cultivadores, y que consagren toda su energía a la lucha sindical y política para la liberación. L o que no dice es la forma en que esa liberación les vendrá de semejante lucha, porque todo lo que el socialismo ofrece al obrero agrícola es trabajar para el Estado, como obrero, lo mismo que trabaja hoy para el propietario. Toda la liberación consiste en cambiar de dueño. E l que lo niegue, que vaya a R u sia, y verá al campesino mucho m á s esclavo que antes. Y si se arguye que en el régimen colectivista el obrero, mediante la forma cooperativa, t r a b a j a r í a en común y obtendría toda la ganancia para él, nosotros contestaremos que eso no lo veremos nunca en parte alguna, por ser contrario a la naturaleza humana, y que, en cambio, bajo el régimen de la propiedad privada, se respetan y robustecen todas las facultades y actividades del hombre, y entonces es cuando cabe implantar todas las reformas de cooperación, de compra, de venta y de crédito, que multipliquen las energías individuales de cada propietario. Así. pues, aunque se nos replique que el socialismo quiere l i bertar al campesino del vano sueño de una ascensión social, según la cual todos los de su clase concluirían por engrosar las fdas de los pequeños cultivadores no se nos da la forma corno haya de libertársele de ese sueño, con ventaja para él, reemplazándolo satisfactoriamente con otro sistema, ya que al querer asimilarlo al obrero industrial, induciéndole a reforzar su conciencia de clase por el medio de la organización política y sindical, se ie somete a una esclavitud mayor, la del Sindicato, y se 1 c convierte, no más, como en Rusia, que en el servidor de una máquina para fabricar mucho trigo. EL VIZCONDE DE E Z A ABC EN BERLÍN Otto Braun Es seguro que en el plebiscito para la elección de presidente de la República el partido socialista no presentará esta vez candidato propio. M á s o menos abiertamente se pronunciará en favor de Hir. denburg, para contribuir de este modo a cerrarle el paso a H i t l c r E l partido socialista es, hasta que se demuestre lo contrario, el m á s fuerte de Alemania. Sus ocho millones de votos son seguros, descontables, mientras que los doce o quince millones con que Mitler afirma contar son, por ahora, pura hipótesis todavía. E n las últimas elecciolíes los votos recogidos por las candidaturas nacional- socialistas fueron seis millones y medio nada más. Y aun cuando es cierto que esta cifra no ha disminuido desde entonces, sino todo lo contrario, pudiera también darse el caso de que el aumento no fuera tan formidable como creen o aparentan creer H i t l c r y su Estado Mayor. Primero, o segundo, por su importancia numérica, el partido socialista sigue siendo en Alemania un gran partido, cuya fuerza es a ú n considerable, pero cuyo ocaso parece acercarse irremediablemente. Sigue siendo un ejército disciplinado, cuyos jefes conservan hasta cierto punto la confianza de sus soldados; pero Han perdido- -con una sola excepción quizá- -la popularidad, el crédito y la autoridad en el país. Con una sola posible excepción hemos dicho: la de Otto Braun, el hombre que podría ser candidatosocialista a la presidencia de la República si el partido socialista no estimara- -con razón- -más eficaz y m á s urgente dar su apoyo a Hindenburg. Otto Braun acaba de ctnnpiir sesenta años, y este aniversario- -en Alemania es costumbre celebrar con solemnidad ios cumpleaños- -lia puesto de actualidad su ñora
 // Cambio Nodo4-Sevilla