Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DESDE NUEVA YORK U N AS D E L B A S E- B A L L NORTE- 1 el gran bateador reúne las características de un gran actor también. Y se quiere sacar de ellas todo el partido posible. -Bien, estoy contento porque le agradaron estas películas. A h o r a es preciso que nos despidamos; tengo que probarme uk traje- -me dice a medida que me extiende l a níano, cordial y afectuoso. Y en compañía de su esposa y de su niña, el campechano y popular Babe Ruth se marcha por la Quinta Avenida abajo, mientras que la gente se detiene para contemplarlo y decirse: A h í va Babe Ruth. -Walter 1 rumbuil. (Exclusiva para A B C y para la N o r t h x merican Newspaper Allianee. Babe Ruth habla sobre la próxima temporada U n a de las figuras m á s típicas en el deporte norteamericano es, sin duda, Babe Ruth, jugador de basse- ball, cuya popularidad ha rebasado las fronteras de su patria. Gana un sueldo anual de 75.000 dólares, o sea lo mismo que el presidente de los Estados Unidos. -S í- -a s e g u r a Babe R u t h- estoy seguro de que la próxirpa temporada será la mejor en la historia del basse- ball. N o quiere esto decir que el año pasado haya sido malo; pero la competencia que e x i s t i r á e n nuestra L i g a- -l a L i g a Americana- -indica que habrá mucho m á s interés por los partidos. H a b í a m o s ido con Babe Ruth, a ver algunas peliculas. de corto metraje que hizo, en Hollywood, las que, dicho sea de paso, me parecen excelentes. E l gran bassebolero, no sólo es un gran shawman- -exhibicionista espectacular- sino que es u n excelente actor también. Estas películas fueron hechas alrededor de la personalidad de- Babe Ruth, a quien rodea un grupo de muchachos entusiastas. Y a es bien sabido- que en l a pantalla, en el campo de basse- ball, o donde quiera que se encuentre, Babe Ruth goza de una popularidad extraordinaria entre la gente menuda. Ruth es un buen actor de cine, porque no actúa- en- el sentido teatral de l a palabra. S u característica básica es l a naturalidad y su voz se adapta a l a película hablada. ¿Q u é equipos crees que se hayan fortalecido para l a p r ó x i m a temporada? -le pregunto. -Nosotros, por lo menos- -me contesta- Indudablemente, ios yankees presentarán más resistencia. que. en los- últimos años. Otro tanto ocurrirá con l a Novena de Cleveland; oue es un gran club de basse- ball. E l de Chicago se e n c o n t r a r á también en mejores condiciones. Hablamos después de su viaje a l a F l o rida, donde pasa parte del invierno, entren á n d o s e y jugando al golf. M e dijo que te- nía gana de volver a tomar parte en los torneos abiertos de golf y recordó el incidente del a ñ o pasado, cuando una lluvia constante vino a suspender sus brillantes exhibiciones. Babe Ruth, no sólo es un gran jugador de basse- ball, sino- que es un verdadero fanático del golf. L o mismo que manejando el bate puede despedir l a pelota a distancias fuera del alcance de l a imaginación, del promedio de los espectadores, con el club de golf- -realiza también verdaderas proezas. ¿N o es tiempo de que celebres tu cump l e a ñ o s? -l e- p r e g u n t o dando nuevo sesgo a tó conversación: -E l 7 de febrero- -contesta. H u b o un momento de pausa. A ñ a d e luego, -con acento a l gún, tanto deprimido: -M e estoy haciendo un vejete. Pero- el sultán, del bate no revela le edad que tiene racaba de cumplir treinta y ocho años y. nunca se ha encontrado en mejores condiciones físicas. Tiehe gran cuidado de su persona y- su esposa me dice que se acuesta siempre antes de las once de la noche, para levantarse a las ocho y media. 1 tomado parte- N o nos costó el menor trabajo- -añade- -escoger el reparto. P a r e c í a que no había niño alguno en California que no estuviese ansioso de actuar. V e a aquel n i ñ o es un gran actor. Se le do un excei lente, contrato como resultado de sü labor. -A c t ú a n muy bien- -interrumpo- pero ¿qué opinas c í e l a- L i g a nacional? -N o sé cómo se ya a detener a los cardenales- de St. Louis. Todo indica que presentarán una novena demasiado fuerte ¡para cualquier otro club; aunque h a b r á que admitir que hay otros dos que se encuentran en bástante buena posición. E n aquel mismo instante aparecía, ea la pantalla una escena interesantísima. U n grupo de muchachos se encontraba jugando al basse- ball. -M i r e l a fuerza dramática de esta escena- -comentaba Babe. Ruth. Y así era, en efecto. U n muchcho a quien él había ense ñdo a manejar el bate, se despide con un home run, ganando el. partido en medio de una gran manifestación de entusiasmo. Aquí veíamos a Babe Ruth en su ambienté. N o hay estrella del eme que le rivalice- en estos instantes. E s tal su popularidad y su acierto que. se está ya buscando la forma de preparar un asunto, a fin de que pueda actuar con alguna de esas estrellas infantiles como J á c k i e Cpóper. E s cierto que pequeños actores como Tackie Cooper no se encuentran todos los d ias; como tampoco se encuentra a diario otro Babe Ruth en el basse- ball, pero lo esencial es que se generaliza ya la creencia de que Hacia el resurgimiento del Sevilla F C L a estructuración que piensan, darle a las competiciones ligueras y que empezará a regir en la temporada 1933- 34, debe hacer pensar muy seriamente a- l o s- s e ñ o r e s d i r e c- ti vos del Sevilla F C. en variar radicalmente de procedimientos y no adnjitir más sugestiones que las oue- estén inspiradas por personas de una elevada competencia profesional, librándose para siempre de ineptos, pues ha quedado claramente demostrado, esta temporada también, que la labor encomendada a l a dirección técnica ha sido de resultados catastróficos. Esto, unido a la composición valetudinaria de nuestro equipo, hace que éste necesite irremisiblemente inyecciones de savia joven en todas sus líneas y principalmente en l a de medios y de defensa, donde h a y que operar, seccionando sin más contemplaciones los tres miembros de la primera y uno de la segunda, cuando menos. Del ataque debe prescindirse sin más demora, concediéndole los honores correspondientes del extremo izquierda titular. Con el licénciamiento de Otros, jugadores, que no son necesarios y que cobran- sueldos elevados, puede acometerse un plan de reformas que libre a la Sociedad de un presupuesto considerable, que no tiene correspondencia en el terreno de juego. A mi criterio, la conducta seguida el a ñ o pasado por el Español puede dar la pauta. Gente joven ni ocupado en dicho club les lugares de. las grandes figuras y tiene uno d é l o s conjuntos mejores, de España. Esto demuestra que es u n grave error conseguir, figuras a fuerza- de dinero, error que bien caramente, se está pagando en el Sevilla. Jugadores sin grandes pretensiones, estudiados qVantemano por, personas exper- Los disturbios digestivos, disminuyendo el valor nutritivo de los alimentos, pueden provocar sufrimientos iriterisos y aun ocasionar afecciones del sistema nervioso. Para poder digerir bien, tome media cucharadita de las de café o dos o tres tabletas de Magnesia Bisurada en un poco de agua después de las comidas, o tan pronto se Inicia el dolor. L a mayor parte de ios males de estómago, tales como ios ardores, pesadeces, eructos ácidos, dilataciones e indigestiones, tienen su origen en un exceso de a l i m e n t o s ácidos. La Magnesia Bisurada, gracias á su composición alcalina, neutraliza, esta acidez, impide las intoxicaciones estomacales y. asegura, además, 1 a perfecta asimilación de los aíimentosi de; la cual dep. end. en una buena digestión y buena salud. La Magnesia- Bisurada se vendé en todas las farmacias al precio de pesetas 2,65 en tabletas, y en polvo a pesetas 4,15. JARABE IVl E Tv W- IV Vafe 5. pías Lan í- oáas las ¡farmacias, Oh, este era un grupo admirable de muchachos -exclama cuando se empieza a mostrar l a primera de las cintas en que había les que aauellos internacionales, que nada exponen y limitan sus actuaciones a una exhibición m á s o menos florida, pero sin resultados, prácticos para. Mmafcador. Piense. 11 serenamente los dirigentes del Sevilla F C. en los graves problemas que para el año próximo, se les presentan y resuélvanlos puesta lá mirada exclusivamente en el bien del Sevilla F C. s i n miramientos que. redunden en perjuicio del club y se habrá dado un gran paso para la concor- día que todos deseamos entre los asociados y el resurgimiento de la Sociedad, satisfá: ciqn que tanto anhelan recibir los buenos sevillistas. -Emilio Gayeso, Sevilla. tas, son en todo caso- infinitamente más úti-