Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 18 D E M A R Z O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 19. cho de esta campaña moralizadora de l a vida de la República. Dice que es consejero de la Campsa, cargo que le fué confiado sin haber sido consultado. E n el dictamen se le atribuye el sueldo de veinticuatro m i l pesetas, pero debe decirse que será el que cobrará, porque hasta ahora no ha cobrado nada. Y además, tendrá que. repartirlo con la persona que le ha precedido en el cargo. Ahora, después de esto- -añade- -deben declarar de qué viven los que realizan esta campaña. (Aplausos de los socialistas. E l Sr. P I T A R O M E R O declara que los cargos que tiene no guardan ninguna relación con el Estado. Obras Públicas tiene que dictaminar sobre las más pueriles cuestiones. Proyecta organizar el ministerio de manera que los organismos consultores, parciales, se limiten a i n formar ante los directores. N o sé si se crearán delegaciones provinciales, como en H a cienda, que asuman todas las funciones, o se procederá de otro modo, pero el ingeniero deberá quedar limitado a su función. L a acción del departamento habrá de estar intervenida por e r m i n i s t e r i o de Hacienda. Y o quiero, en fin, lanzar a los ingenieros al campo, airearlos, sacándolos de las covachuelas, en las cuales asfixian la ilusión de la persona mejor dispuesta para regir el departamento. Sobre las Mancomunidades hidrográficas dice que, aunque se procuró en que se bastaran así mismas, lo cierto es que no han gastado más fondos que los del Estado, Anuncia que mañana (por hoy) el Consejo de ministros estudiará un proyecto sobre este asunto, encaminado a evitar que el particular se abstenga en el próspero de l a obra hidráulica. S i desea participar de ella y pagando la plus valía correspondiente, el E s tado le ayudará; pero de lo contrario éste reclamará todos sus derechos. Cree que en España hay industrias que se están favoreciendo al socaire de la depreciación de la moneda y está seguro de que la clase agrícola se salvará rápidamente; pero teme por el porvenir de la industria metalúrgica, de Bilbao, no obstante lo cual, no se atreve a pedir auxilio para ella por su especial situación; pero debe saber todo el mundo que seguramente por un espíritu de dignidad esa industria calla y espera resignada y en ella estarán- -dicen- -los obreros que han impulsado mi vida política. (Aplausos de todos los lados de l a Cámara. Rectifica también el Sr. L E I Z A O L A E l Sr. G A R C Í A L O Z A N O E s t e habla de los anticipos de los ferrocarriles y de los grandes emulumentos de los Consejos de Administración de las Compañías, para los cuales no hay crisis n i problemas. Además, habla de la construcción, de la continuación en las Compañías de personal monárquico y del régimen pésimo de los negocios. E l Sr. C A L D E R Ó N dedica elogios al m i nistro, singularmente por las palabras dedicadas a la agricultura, y estima que hay que ir a un presupuesto extraordinario para hacer las obras extraordinarias que patrocine el ministro, o ir al desestimiento de todo el plan. E l ministro de O B R A S P U B L I C A S dice que el ideal será que los transportes por ferrocarril y por carretera se complementen. E x p l i c a las ventajas deb automóvil, consistentes principalmente en poder tomar las mercancías directamente en el centro de producción, llevándolas al almacén del lugar de consumo. N o ha llegado a decir que no dará una peseta más para los ferrocarriles, sino que n i un kilómetro más de nuevos ferrocarriles Estima que la bandera de las grandes asignaciones de los Consejos de Administración de las Compañías es una de tantas como se lanzan por ahí, pero tales cifras no representan nada, ni tienen importancia. E l Consejo del Norte representa doscientas mil pesetas al año. Declara que el plan va encaminado a hacer una selección de los ferrocarriles. Rectifican el Sr. C A L D E R Ó N y el M I NISTRO. Queda retirado el voto particular. Se levanta la sesión, a las nueve y veinticinco. 1 Sesión nocturna Lectura de la relación de cargos A las once y cuarto abre la sesión el se- ñor Besteiro. L a Cámara aparece completamente llena, tanto en escaños como en t r i bunas. E l banco azul aparece ocupado por el presidente del Consejo y los ministros de la Gobernación, Marina, Instrucción Pública, Trabajo y Obras Públicas. Entre prolongados rumores comienza la sesión. E l P R E S I D E N T E a golpes de campanilla, reclama silencio. Después dice que se va a dar lectura del informe sobre las declaraciones de los diputados relativas a los cargos que desempeñan. Los diputados escuchan atentamente la lectura. Y terminada ésta el Sr. B E S T E I R O pregunta si debe leerse la relación de los diputados que desempeñan cargos. H a y división de opiniones y desde las tribunas se lanzan algunos gritos. E l P R E S I D E N T E amenaza con hacerlas desalojar si no se guarda absoluto silencio. Se acuerda que se lea la relación, y el secretario, Sr. del Río, comienza la lectura. L a relación es por orden alfabético. Después del nombre del diputado el Sr. del Río lee los cargos que desempeña y la remuneración de éstos. Cuando el diputado no ejerce ninguno, dice: N o desempeña cargo alguno. E l señor Baeza M e d i n a glosa Ja relación y expone la clasificación general E l Sr. B A E Z A M E D I N A presidente de la comisión dictaminadora, dice que ésta, según los términos liberales de la petición que presentó la minoría radical- socialista, debió limitarse a una información, y para que no existiera confusión la Comisión formuló un cuestionario, que firmaron todos los diputados. Recibidas las declaraciones de éstos- -que han contestado, sin otra excepción que la del Sr. Samblancat- -procuró que cuando existía alguna diferencia fuera resuelta por la declaración de los mismos compañeros. Sólo en diez o doce casos no ha podido llevarse el procedimiento con toda exactitud, y a esto se deben las rectificaciones expuestas, que deben alcanzar la debida publicidad. E x p l i c a el sistema seguido para distinguir- entre cargo privado y público, y entre estos últimos los, que son políticos. P a r a contrarrestar la campaña contra la República, la Comisión solicitó la inspección de todos los datos reunidos. Vale también la pena de ser reconocida la labor realizada para conocer los cargos que ejercen diputados en compañías y los públicos. E n suma, la estadística es la s i guiente: Sin cargo, 161 diputado. E x ministros, 10. Altos cargos, 32. Cargos de oposición o carreras ajenos a toda resolución de Gobierno, l i ó Cargos administrativos de origen análogo, 28. Cargos de representación popular (Mesa de las Cor- tes, Generalidad de Cataluña, alcaldes, etc. 36. Consejeros, asesores, abogados, de entidades que tienen relación con él Estado, 13. (Una V O Z Más, porque hay quien no los ha declarado. Embajadores, ministros del Tribunal de Cuentas, delegados en la Campsa, Bancos, etc. 59. Quedan los cargos designados por la Casa del Pueblo y otras entidades análogas, siete. Desea aclarar las rectificaciones que habrán de tener los Consejos de la Campsa. Se trata del Sr. Cordero y tres diputados más. Ninguno conocía la asignación que deberán percibir, y hubo que preguntar por la correspondiente al año 1931, que es la indicada por el Sr. Cordero y persona que ha sido objeto malévolamente de toda clase de- insidias. Resulta de todo esto que los diputados, teniendo en cuenta el carácter especial de las Cortes Constituyentes, desempeñaban cargos que demuestran su actividad honrada; pues a estas Cortes no han venido aquellos diputados pertenecientes a Consejos dé A d ministración que trataban de torcer las leyes en beneficio de las empresas, y, por tanto, mientras 10 se aprueba una ley de 1 Incompatibilidades, los cargos de los actuales diputados son perfectamente legítimos y deben, ser conservados. Alude a la interrupción hecha sobre algunas omisiones notadas en las declaraciones de los diputados, hechas, sin duda, por i n- Rectificaciones y aclaraciones A las doce y veinticinco termina la lectura, que ha durado, por tanto, unos cinco cuartos de hora. Varios diputados piden la palabra. Se leen algunas rectificaciones de partidas dejadas de incluir por algunos d i putados. E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L pregunta: ¿D Melquíades? E l P R E S I D E N T E ¡Silencio! Hablan a continuación algunos diputados. E l Sr. A L D A S O R O hace una aclaración respecto a su cargo de la Diputación de Vizcaya. E l Sr. A L A S manifiesta que desde el día que prometió el cargo de diputado fué declarado excedente como catedrático de la Universidad de Oviedo, cuyo sueldo era de novecientas pesetas. Desea que se haga público en la misma forma que se ha empleado para repartir el dictamen, porque es de aquellos diputados que no tienen otro patrimonio que su honor. E l Sr. G O N Z Á L E Z B R A V O socialista, hace una aclaración sobre una escuela que desempeñó, y que le arrebató la- Dictadura. Desmiente multitud de detalles. E l P R E S I D E N T E Le ruego que se abstenga de hacer la historia económica de tocia su vida. (Risas. E 1 Sr. G O R D O N O R D A Z aclara también la existencia del cargo de inspector que se le atribuye y que es anejo a la D i rección de Ganadería. Los Sres. J A É N y L Ó P E Z V Á R E L A también hacen manifestaciones en análogo sentido, con el fin. de rectificar la lista. U n diputado socialista señala qué cuentas de las que cobra no son de cincuenta pesetas, sino de treinta. Sigue el desfile de diputados, los cuales hacen rectificaciones, señalando nuevos sueldos o advirtíendo errores contenidos en la lista. E l Sr. A R R A N Z dice que pertenece a la Compañía Arrendataria de Tabacos desde el año 1907, en que ingresó por oposición. E l Sr. G A L A R Z A P i d o la palabra. E l P R E S I D E N T E ¿Para rectificar? E l Sr. G A L A R Z A N o P a r a explicar el motivo de esta información. E l Sr. C O R D E R O dice que está satisfe-