Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 18 D E M A R Z O D E 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 20. comprensión; pero el país debe fijarse- -dice- -si estas omisiones comprenden o no a los diputados que han traído la República. Dice que l a campaña de difamación ha sido impulsada por personas monárquicas o monarquizantes, pues así hay que entenderlo, deducido de los hombres que los integran, y se advierte que callaron en tiempos de las Cortes de la Monarquía. Cree que la resolución que adopten las Cortes será digna de ellas y de la República. (Aolausos. E l ministro de O B R A S P U B L I C A S dice que desea aclarar algo relacionado con el Sr. Cordero. Este no tuvo noticia de su designación como delegado de la Campsa hasta después de firmado. Declara que a los socialistas les interesa mucho el concepto público, pero más el de su partido. Dentro de éste, d Sr. Cordero se distinguió frente al orador como director de El Socialista, atacándole por su situación al frente del ministerio de Hacienda, y por eso resolvió nombrarle delegado de l a Campsa, a fin de que tuviera medios a su. alcance para enjuiciarle. E l Sr. G A L A R Z A justifica el ejercicio de cargos obtenidos antes de las elecciones y aun del advenimiento de la República, y dice que esta cuestión no es de derechas e izquierdas, sino que interesa a todos los d i putados. Habla de la campaña de los hombres del viejo régimen, que l a República no se ha olvidado de desplazar de sus cargos. Habla de un folleto editado por el A t e neo de Madrid, que muestra, diciendo que 110 cree sea cierto tal origen, sino que su autor, escudándose en dicha entidad, ha querido valorar su publicación. E n el folleto se dice que en las Cortes hay gran acumulación de cargos. Atribuye al Sr. Carrasco noventa m i l pesetas de emolumentos. Sólo es cierta la partida de las doce m i l pesetas de dietas que tuvo el último Parlamento. (Rumores y denegaciones. Sí, señores; lo que pasa es que se dividieron: entre quinientas pesetas de dietas y quinientas de gastos de correspondencia. Niega que disfrutara los cargos que se le atribuyen. U n cargo de treinta mil pesetas no era tal, sino de veinticuarto m i l (R u mores. U n S O C I A L I S T A E l folleto no lo hab r á leído nadie y ahora lo va a leer toda España. E l Sr. G A L A R Z A L a segunda parte es la siguiente: (E n este momento al Sr. Muiño se le ocurre, sacar un metro metálico, que se desenrosca rápidamente, produciendo ün ruido silbante que alarma a los diputados próximos. Esto provoca grandes risas. E l Sr. M u i ño se dedica a enrollarlo, sin conseguirlo. Sigue el Sr. G A L A R Z A diciendo que en el Senado existían cincuenta y cuatro consejeros de grandes Compañías, sin que los periódicos hicieran campañas. E n cambio, hoy se hace por seis consejeros. Habla de una Compañía que tiene ocho consejeros: cuatro extranjeros y cuatro ex ministros españoles. Esto parecía entonces natural. Cree preciso ir a una revisión de las Sociedades Anónimas, para averiguar si continúan los consejeros de la M o n a r q u í a que obtuvieron sus cargos por asalto. Dice que l a relación leída demuestra que esta C á m a r a está compuesta no de plutócratas, sino de l a clase media española. Y c o m o lo leído no tiene importancia, l a publicidad ha venido a matar la campaña de difamación. E l Sr. R E Y M O R A de la Comisión, formula aclaraciones sobre el dictamen; una de ellas referente a l a relación de D M e l quíades Alvarez, quien declaró que es abogado de la Sociedad Azucarera y de otra de Seguros, pero como éstas no tienen relación con el Estado, no se hizo constar. (R u mores. Lamento esos rumores, que señalan una malicia injustificada. E l Sr. G Ó M E Z (D Trifón) dice que no son suficientes. las explicaciones dadas para algunos diputados, contra los cuales se ha hecho la campaña. Conviene hacer la declaración de que entre los treinta y seis d i putados pueden declarar de qué viven, hecho miento de Gobierno, hay diecisiete socialistas, que ejercen cargos de libre elección, dados por las organizaciones que representan. Así, pues, el Parlamento está en completa libertad para legislar, y todos los d i putados pueden declarar de que viven, hecho que anteriormente no se produciría. Dice que hay diputados que no sienten los deberes de su cargo. Quiere declarar que todos sus ingresos son las 12.000 pesetas del cargo de diputado y 7.500 como secretario del Sindicato Ferroviario. Ahora bien, digamos, que para percibir ese sueldo, las jornadas de trabajo son tan intensas, como las más trabajosas. Se refiere a palabras del Sr. G i l Robles, y dice el orador que la acumulación de cargos de infinidad de elementos republicanos y socialistas, muchos de ellos gratuitos, no son enchufes. Lee frases del Sr. G i l Robles en que se refiere a los que cobran por no trabajar en los escaños del Congreso. (Protestas en los socialistas y aplausos al Sr. Gómez (D Trifón. Dice que se trata de una campaña que se hace contra los que laboran honradamente cerca de l a clase obrera, campaña de descrédito que va contra la educación de la masa; y afirma que, los que así proceden, no tienen derecho a practicar l a enseñanza. E l Sr. M A D A R I A G A (D Dimas) de la Comisión, aclara que ésta no se opuso a la investigación amplia que propuso don Trifón Gómez. E l S r B A E Z A M E D I N A interviene brevemente. E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L dice que hay dos aspectos en la conducta de D M e l quíades A l v a r e z uno, su alta alcurnia política, su aristocrático gesto al negarse a facilitar los datos pedidos. E l orador pensó hacer lo mismo, pues nadie tiene derecho a investigar la conducta de los diputados, pues para eso hay un Gobierno responsabile; pero estima que se debieron consignar sus cargos de abogado en dos Compañías. E l Sr. B A E Z A M E D I N A expone nue- vamente el criterio adoptado al haber recogido solamente la Comisión, los datos referidos a Compañías que pudieran tener alguna relación con el Estado. E 1 Sr. P I T A R O M E R O protesta de su inclusión en la lista de ciertos cargos, y la Comisión acuerda suprimir uno de ellos desempeñado por el orador. E l Sr. J I M É N E Z se refiere a la acusación lanzada contra el Sr. Samblacat, de quien la Comisión afirma que ha procedido desconsideradamente al no contestar. L e iustiñea diciendo que no se hallaba en M a d r i d y por no haber recibido el cuestionario. Niega también que fueran ciertas las palabras atribuidas al Sr. Samblancat, contra las Cortes, en el mitin de l a Coruña. U n socialista: Su señoría me lo dijo a mí. E l P R E S I D E N T E N o mezcle el señor Jiménez asuntos que no tienen relación con el debate. E l Sr. J I M É N E Z sigue defendiendo al señor Samblancat y termina diciendo que los elementos, de la izquierda, como ellos, tienen que luchar contra las derechas y contra los republicanos al mismo tiempo. Violentísimo incidente y gran escándalo E l Sr. G I L R O B L E S dice que le parece extraño que se traigan a juicio de la C á mara actos de un diputado en una campaña realizada aquí o fuera d aquí, de la cual no tiene qué rectificar n i una sola palabra. (Protestas en los socialistas. E l presidente llama la atención de los ¿limitados que profieren palabras gruesas. E l Sr. Beunza defiende al orador. Podía escudarse diciendo que las informaciones periodísticas no habían respondido al sentido de lo dicho, pero tiene q u confirmarlo rotundamente, porque toda l a opinión de E s p a ñ a apoya su opinión. (Nuevas protestas. Y o puse como contraste la actitud de vuestros antiguos compañeros, que hoy están lanzados al paro por vuestra propia conducta, y vosotros... (Grandes y nuevas protestas en los socialistas. E l Sr. Alonso y otros d i putados desafían al orador y le invitan a. sal i r a la calle. E l presidente acoge con sonrisas estas manifestaciones. Por último ¿urge el escándalo. Varios diputados se lanzan contra el Sr. G i l Robles y el Sr. Beunza, pero, protegidos éstos por otros, se logra evitar la agresión. E l Sr. Menéndez (don Teodomiro) discute violentamente con el señor Beunza. Cuando el presidente logra hacerse oír, los diputados ocupan sus puestos. L a Cámara hierve de pasión. E l P R E S I D E N T E P a r a el primer d i putado que a; levante para imponer por l a fuerza su opinión pediré a la Cámara que tome con él una medida disciplinaria. E l Sr. G I L R O B L E S Muchas gracias, señor presidente. El P R E S I D E N T E L e agradeceré yo también que, dueño como es S. S. de la palabra, no hiera susceptibilidades. E l m i n i s t r o de I N S T R U C C I Ó N P U B L I C A M á s que susceptibilidades, porque afecta al honor. (Aplausos ruidosos de loss socialistas. E l Sr. G I L R O B L E S añade que se ye obligado a defender lo que ha defendido siempre, sin retirar una sola palabra, lo mismo que él está aguantando todas las injurias, todas las campañas y todas las violencias, porque él siempre ha respetado el derecho de los demás. E l Sr. G Ó M E Z (D Trifón) Y o ni s i quiera di el nombre de quien había pronunciado aquellas palabras en el mitin. Pero no quiero que quede flotando en el ambiente que el Sr. G i l Robles, después de difamar a los socialistas en el mitin, viene a difamarlos so. las Cortes. E n el. terreno de 14 ROBES P 11 ET 0 Mmmi 2 2, A v e s a í s l a ele l a L i b e r i t a M l (antes Cánovas de! Castillo) P a r t i c i p a a su clientela que a partir d e l viernes 18 d e l c o- rriente presentará su colección d e p r i m a v e r a t o d o s los días, a las 11 ya las 17 Servicio de Ó m n i b u s entre Sevilia- Cazalla de la Sierra y Alcolea, pasando por Villaverde- Cantillana- Villanueva y Constantina. Horas de salida: De Sevilla, ocho m a ñ a n a y cinco t a r d é de: Cá 7. álla, seis y media mañ a n a y tres, y media tarde. E l coche de Alcolea sale cinco y media tarde SE ADMITEN ENCARGOS Oficinas: 14 cío Abril, 2 (antes Alfonso XII. T e l é f o n o 21 S 85 Revólvers TANQUE Sierpes, 41. Sevilla, Gestionamos licencias
 // Cambio Nodo4-Sevilla