Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 20 D E M A R Z O MU D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 31. 111 1, i. I I l.l I I I I t EL CULTIVO DEL ALGODÓN EN ESPAÑA Una disposición importante E n la Gaceta del viernes se publicó el siguiente decreto del ministerio de A g r i cultura E l Gobierno se. propone extender a cien mil hectáreas, en un plazo de cinco años, el cultivo del algodón. Las provincias en que dicho cultivo puede implantarse con éxito son las de Sevilla, Huelva, Córdoba, Badajoz, Cádiz, Málaga, Granada, Almería, Cáceres y Toledo. P a r a que el cultivo se realice es indispensable: que no haya heladas, desde la primera decena de mayo a la segunda de octubre; que las lluvias no sean i n feriores a 500 milésimas anuales y que no se utilicen más que tierras de buena calidad. E l cultivo del algodón, aun con los precios actuales, cubre los gastos. N o debe en este momento de desnivelación de precios aspirarse a más. E n el aspecto agrícola, España posee, en calidades y cantidades, terreno suficiente para dedicar a dicho cuLtivo. Socialmente, urge emplear sobre la tier r a que huelga los brazos que huelgan también. Bajo todos los términos, la extensión del cultivo del algodón resuelve problemas que, planeados de tiempo y por dejarlos sin solución, habían determinado la desarticulación y empobrecimiento de la economía española. Deber de la República es redimir la economía de esta situación, posibilitándola desenvolvimientos y actividades saludables que hoy no tiene. Por ello el Gobierno de la República decreta Artículo i. Con arreglo a las prescripciones del presente decreto, se establece un programa para cultivo del algodón bajo l a inmediata protección y vigilancia del E s tado, que deberá alcanzar la cifra de cien mil hectáreas en plazo máximo de cinco años, subdividido en inscripciones mínimas de veinte m i l A r t 2. E l cultivo del algodón no podrá realizarse más que en aquellas tierras que reúnan las debidas condiciones, a j u i cio del personal agronómico. A r t 3. L a s inscripciones de terrenos dedicados al cultivo algodonero deberán hacerse para la provincia de Sevilla, en las oficinas del Instituto de Fomento del C u l tivo Algodonero (antigua Factoría de T a bladilla) y en las demás provincias, en las oficinas de la Sección Agronómica, con arreglo al modelo que se inserta al final de esta disposición; secciones que deberán llevar un registro especial para estas inscripciones. A r t 4 Recibidas las inscripciones en cualquiera de las oficinas mencionadas, se procederá por el personal agronómico de su dependencia a la inspección de los terrenos inscritos, debiendo ser remitidos duplicados de estas inscripciones al Instituto de F o mento del Cultivo Algodonero, de Sevilla, acompañadas del correspondiente informe, aquellas que sean admitidas, y con el fin de que por el mencionado Instituto pueda ser remitida la correspondiente semilla en tiempo oportuno, y según indicación del personal agronómico, para evitar que la siembra se haga a destiempo. A r t 5. P o r el personal técnico de las Secciones y Centros agronómicos de cada provincia se vigilará cuidadosamente la marcha del cultivo, aconsejando y enseñando a los cultivadores la época y forma de realizar cada una de las diferentes labores, anotando cuidadosamente las características de la plantación, desarrollo, floración, etc. con el fin de reunir cuantos datos puedan servir para l a mejor formación de la debida estadística y avances de cosechas probables, así como para tener un perfecto conocimiento 0 0 LA L I S T A G R A N D E D E L O S C A R G O S to mSSS i NÚMEROS... T I E N E UST EI mQ 0 1 Í M I R E N O TMcw -m. 5 mmK DE de cómo se desarrolla cada semilla en cada una de las zonas cultivadas. A r t 6 Con arreglo a la marcha que siga el mercado exterior del algodón, por este ministerio, y con intervención de los organismos interesados, se fijará cada año en el curso del mes de enero las indemnizaciones, anticipos o precios que se establezcan para el cultivo del algodón, que para el presente año son las siguientes: o) L a semilla necesaria, a razón, de 50 kilos por hectárea, que será entregada gratuitamente por el Instituto de Fomento del Cultivo Algodonero. b) U n a subvención de cien pesetas por hectárea cultivada, tanto en secano como en regadío, que percibirá el cultivador directo de la perceia inscrita una vez efectuado el aclarado de la plantación. c) U n anticipo de cincuenta pesetas por hectárea en secano y de ciento en regadío para ayuda de los gastos de recolección, que será deducido de la liquidación del algodón entregado a la desmotación. d) S i el precio del mercado del algodón fibra rebasara proporci oralmente los precios que se fijan para el bruto en la presente campaña, y que son: primera clase, una peseta por kilogramo; segunda clase, 0,80, y tercera clase, 0,60, este ministerio determinará en cada año la cantidad que será prorrateada entre el número total de kilos recolectados y entregada a los cultivadores en concepto de premio y propercionaimente a la cosecha entregada por cada uno. A r t y. Los propietarios de terreno de secano adecuados al cultivo del algodón que cedan lotes de dos hectáreas como máximo de arrendamiento, con el solo y exclusivo objeto de dedicarlos a este cultivo, además de la renta fijada, que deberá figurar en la hoja de inscripción, percibirán el 10 por 100 del algodón recolectado en la parcela cuando por el colono hayan de hacerse las labores preparatorias de siembra, y si estas labores son realizadas por el propietario y, además, proporciona al colono el ganado y aperos para las labores del cultivo, percibirá en este caso el 25 por 100 del algodón recolectado. L a renta estipulada, con más del tanto por ciento antes fijado para cada caso, será deducida del valor del algodón entregado a la desmotacin, percibiendo su parte cada interesado directamente y con absoluta i n dependencia. Esta clase de contrato no tiene aplicación más que para el cultivo del algodón en secano, debiendo quedar libres las tierras en l a segunda quincena de octubre, sin que el colono tenga derecho a indemnización por ningún concepto. A r t 8. A base de la actual factoría de Tabladilla, con sus laboratorios, oficinas, dependencias, la fábrica de aceites y tortas que se establece, y dotada de los necesarios campos de experimentación y demostración, se crea el Instituto de Fomento del Cultivo Algodonero en España, el cual funcionará con arreglo a las normas que se dicten por el ministerio de Agricultura, Industria y Comercio. A r t 9. P a r a la desmotación de los a l godones producidos se crean las siguientes factorías de desmotación en las actuales zonas de cultivo: Provincia de Sevilla: en Utrera, P a r a das, Fuentes de Andalucía y L o r a del Río. Provincia de Badajoz: en Almendral. Provincia de Córdoba: en Pedro Abad. A r t 10. Estas factorías de desmotación estarán regidas y serán propiedad cada una de ellas, de un Sindicato e Cultivaores de algodón, del cual deberán formar parte la totalidad de los cultivadores de las respectivas zonas los que responderán, mancomunada v solidariamente, de l a buena marcha de l a factoría, cuya instalación deberá ser solicitada previamente por el Sindicato. E l capital necesario para su implanta-