Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL DiA DE... DON CARLOS AR Carlos en su vida, particular no se permite un chiste, y acabó dándoles una corneta para que le anunciasen las obligaciones de su día. Desde entonces D Carlos cumple su horario a toque de corneta. Primero, con el alma. -M e levanto temprano- -dice- -porque creo, como Cervantes, que e l que no se levanta con el sol no goza del d í a Después rezo dos oraciones: una para que Dios dé el bien a los míos y otra para que otorgue resignación a los envidiosos y maldicientes. L o s pobres han de aprender a soportar el bien ajeno y necesitan un poco de alegría espiritual para evadirse de sus horas sombrías. Que Dios les d é esa alegría. Padre nuestro, que estás en los cielos... Después, con el cuerpo. M e d i a hora de gimnasia. L a hicieron los griegos, la hicieron los romanos. L a recomiendan todos los médicos higienistas... A r niches es incapaz de llevarle la contraria a n i n g ú n higienista. A d e m á s lo exige la H o r a que se e n c a r g ó de este menester. Llega y toca ¡Ejercicios atléticos! y Arniches hace treinta minutos de gimnasia y nd l a confunde j a m á s con la magnesia, porque aquélla evita ésta. Después, con el alma y con el cuerpo. D o n Carlos trabaja de diez a una y media todos los días invariablemente, después de un fracaso como después de un éxito. N i el fracaso me deprime- -dice- -ni el é x i t o me envanece... Nos ha parecido escuchar a K e m p i s N o eres m á s santo porque te alaben ni m á s v i l porque te vituperen. L o que eres eso eres. I) CARLOS Al EN E L RINC DESPACHO IX CRIBE SUS. O Caí niche exist (depor cargo que es c nometrador. Carlos A m i diera ser el trador ideal, bre de la e x de la medida, vimientó pend movimiento s de la formalidad horaria. D o n Carlos A r n i ches conferenció con las Horas. ¿E r a n doce hijas. del S o l y doce de la Luna, aquéllas desnuditas como rosas y éstas encapuchadas con un velo negro... Pues D Carlos las reunió a todas... a la una, a las dos, a las tres les habló muy seriamente, porque don ON D ARNICHES JUGANDO CON SU NIETECITO EDUARDO
 // Cambio Nodo4-Sevilla