Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 2 DE ABRIL D E 3 932. N U M E R O S U E L T O 10 CENTS. 11 E 3 A C C I Ó N P R A D O tr -im. m J 3 Tí X f Ji JÁ- -J j A M m J te i- DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O VIGESIMOOCTAVO. NUMERO 9.109 i i n ni i, r fJ PB SAN SEBASTIAN. SUSCBIPCIOXES Y ANUNCIOS, M U S O Z O L I V E C E R C A N A A T E T U A N S E V I L L A I II I M i n i p i I LA SITUACIÓN POLÍTICA Y PARLAMENTARÍA E i interés político en Ja Cámara estuvo fuera del salón de sesiones L a actitud de la minoría radical. La política es arte de realidades L a convocatoria de l a minoría radical por su jefe, D Alejandro Lerroux, concentró en l a tarde de ayer l a atención de l a Cámara. Se sabía que destacados elementos, del partido deseaban una intervención inmediata del Sr. L e r r o u x en el Parlamento, para fijar actitudes, criterios y conductas, en orden a l a labor que ha realizado y tiene gue realizar el Gobierno. Se sabía también que el Sr. L e r r o u x que no ha declinado su autoridad de jefe entendía que l a política es un arte de realidades y que son las circunstancias las que deben marcar al hombre político l a trayectoria de su actuación. N o puede e x t r a ñ a r por tanto, que la reunión de los radicales causara viva expectación en los demás grupos políticos. L a reunión comenzó a las tres y media de la tarde y terminó muy cerca de las seis y media. Durante ese tiempo, los escaños de l a m i noría en el salón de sesiones estuvieron desiertos. Terminada l a deliberación, D Diego M a r tínez Barrios entregó a los periodistas l a s i guiente nota oficiosa: N o s hemos reunido al término de la discusión y aprobación de los presupuestos generales del Estado, lo mismo que hubimos de hacerlo cuando se aprobó el texto constitucional, para juzgar l a labor realizada y fijar nuestra actitud parlamentaria en l o futuro. Como resumen de este cambio de impresiones, y después de declarar públicamente que estamos plenamente satisfechos de l a conducta seguida hasta ahora, acordó expresar al Sr. L e r r o u x la más absoluta adhesión en l a dirección que impone al partido radical dentro y fuera del Parlamento. M u y breve l a anterior referencia quisimos ampliarla en una conversación con el señor Lerroux, pero se excusó, por entender que la nota reflejaba exactamente el pensamiento de la minoría. -Comprndo, nos dijo, l a expectación que hay; pero carece de motivo y ha de quedar defraudada. E n l a minoría hay u a unidad de criterio y perfecta identificación de sus componentes, y por eso hemos podido compendiar en diez líneas l a larga deliberación sostenida. H a habido gran amplitud para hacer uso de la palabra, y todo el que quiso expuso su opinión respecto a los posibles debates de la semana próxima. ¿Hablará usted pronto? -Como yo soy hombre que no necesita por fortuna preparación para hablar de los distintos temas políticos, porque estoy casi siempre pendiente de ellos, lo mismo puedo hablar dentro de media hora, que dentro ele uu mes: lo que cuiere decir que mi interven- ción estará subordinada a la oportunidad del debate parlamentario y a la eficacia por el momento en que se produzca. Hemos conseguido algunos detalles de l a reunión radical. Se puede decir que las dos tendencias advertidas en la minoría se polarizaron en los discursos de los señores Rey M o r a y Salazar Alonso. Sostenía el primero que había llegado el momento de que el partido radical hiciera en las Cortes una declaración terminante acerca de la labor realizada por el Gobierno y de 3 a actitud que la minoría adoptaba frente a los problemas de índole política que en la actualidad necesitan una solución i n mediata. Fundaba su manera de pensar en el hecho de que el partido radical ha procurado buscar la opinión pública con sus propagandas y con su actuación en el Parlamento y fuera del Parlamento. E s indudable que la opinión pública, en una mayoría abrumadora, se dirige hacia el Sr. Lerroux y lo considera como el gobernante que puede dar satisfacción a los anhelos colectivos. Esto obliga a una acción enérgica y pronta. E l Sr. Salazar Alonso entendía que una cosa es el partido radical con su organización y su programa, y otra l a opinión, que en avalancha acude a él y que desea precipitar los acontecimientos. A su juicio, convenía una oposición perseverante de l a minoría para señalar las equivocaciones y errores cometidos por el G o bierno y procurar que se rectifiquen. E l seño Lerroux, jefe de la organización, con su alta autoridad y su gran prestigio, fijaría el momento de su intervención, sin que fuera necesario señalárselo de antemano. Hablaron otros miembros de la minoría y el Sr. L e r r o u x expuso el panorama político tal y como se le ofrece, deteniéndose principalmente en la gravedad del problema social, qué se agudiza por momentos en A n dalucía y Extremadura, y que da un tono dramático al momento político. N o parecería nunca conveniente un ataque a fondo, que contribuiría a la agravación de los males actuales. L a última parte de la reunión sirvió para que los distintos matices se fundieran en una adhesión fervorosa al Sr. L e r r o u x y en una reiteración de la confianza que inspira a la minoría. E i S r Salazar Alonso hizo el resumen de la reunión con estas palabras: Unanimidad y satisfacción interior. Esto es todo. L a minoría radical marcará, con carácter definitivo y claro, en el salón de sesiones, su posición política frente a los problemas que se han de plantear inmediatamente y se fijará principalmente en el plazo de vida de las Cortes, en la derogación de l a ley de Defensa de la República y de su sustitución por una ley de Orden público y en la orientación económica que consolide la República. E l Sr. Lerroux anunció a la minoría que llevará su voz en el momento oportuno, sin que pueda fijar una fecha, porque ésta dependerá de cómo se planteen por el Gobierno las diversas cuestiones políticas. Importante reunión de los jefes de minorías con el presidente de Ja Cámara y el del Gobierno M u y avanzad la tarde se supo que el presidente de la Cámara, de acuerdo con el del Consejo, había citado a los jefes de los grupos parlamentarios para una reunión en su despacho. Se supo también que el motivo oficial de la convocatoria era el de conseguir una ordenación de trabajos para la etapa próxima, libre ya el Congreso de los agobios para la aprobación del presupuesto general. L a reunión se celebró con asistencia de todos los jefes de grupo y bajo l a presidencia de los señores Besteiro y Azaña. D i j o éste, al terminar el cambio de i m presiones, que éste versó principalmente sobre responsabilidades y suplicatorios, es decir, acerca del trámite que deben llevar los procedimientos. Los jefes habían convenido en dar cuenta de los acuerdos a sus respectivas minorías y en volver a reunirse el p r ó ximo martes. Piemos de subrayar la importancia de esta reunión de jefes parlamentarios. Se planteó en ella por el Sr. Martínez de Velasco, representante del grupo agrario, la cuestión de las responsabilidades y del modo con que se piensan exigir en la Cámara. Habló de la- necesidad de dar a los encartados todas las garantías posibles y señaló la imposibilidad de hacerlo en el caso de que los procedimientos incoados se vieran por la Cámara en pleno constituida en tribunal. P a r a concretar su pensamiento presentó una propuesta. Los jefes examinaron la proposición del Sr. Martínez de Velasco y se mostraron propicios a tomar en consideración las razones en que la fundaba. E n la deliberación surgió la idea, que fué aprobada por unanimidad, de encargar al jefe de la minoría federal, Sr. Franchy Roca, la redacción de un Reglamento al que habría de sujetarse el procedimiento para l a exigencia de las responsabilidades y el t r i bunal que debiera sancionarlo. Los jefes volverían a reunirse el martes próximo, para conocer el trabajo del Sr. Franclry, y dar cuenta del mismo a sus distintas m i n o r í a s y el jueves siguiente volverían a reunirse con el Sr. A z a ñ a que para ese dia h a b r á regresado de su viaje a Valencia. Se acordó aplazar la sesión secreta señalada para el próximo martes, y en la que había de discutirse la petición del suplicatorio para procesar a ios señores M a r c h y C a l vo Sotelo. De otro asunto de interés hablaron los jefes de minoría. Nos referimos a la fecha de presentación del dictamen sobre el E s tatuto de Cataluña. Conocido es el deseo de los catalanes de que el dictamen sea leído en el salón de Sesiones antes de 3 a p r ó x i m a vacación parlamentaria, deseo en el que acompaña el Gobierno a los representantes catalanes. Se deliberó sobre este punto y se convino en que 3 a comisión dictaminadora aligere su trabajo todo lo posible para que el dictamen esté en punto de lectura antes del día 8, con una condición que fué aceptada y que propuso el Sr. Martínez de- V e lasco, y es que la parte financiera del E s t a tuto se desglose y se envíe a la comisión de Presupuestos. E l dictamen podría ser r, rdificadp si el informe de l a comisión de f re ¡La iEBlorísiacicra gráfica deS ¡presesaáe wzwmev c niinú en la peroáliisna página.
 // Cambio Nodo4-Sevilla