Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ii seguridad que se íes da, no se iían y antes de entregar al niño toman tedas sus precauciones. -E l niño será entregado a una persona absolutamente ajena a tocio este santo, y después de haberse recibido el dinero se le dirá a Lindbergh quién tiene la criatura, que aparecerá en un pueblo insignificante o en una gran ciudad de la manera m á s i n esperada que se pueda pensar. -E l niño no existe ya, y ahora se trata de sacarle a dinero y desaparecer con él, sin poderse devolver la criatura, que ya no vive. M u r i ó de su enfermedad en los primeros días del secuestro. -Todo este asunto, está preparado para impresionar a la opinión pública en vísperas de elecciones presidenciales, sobre toüo cuando se está discutiendo si la nueva P r e sidencia debe ser de ley seca o h ú m e d a -V a a procurarse dar a este asunto tanta extensión, que, por cansancio, la opinión se desinterese de ella. Y a los grandes periódicos m á s serios que en los primeros días dedicaban a esta cuestión muchas planas, dan ahora al asunto unas columnas sin grandes titulares, dejando a los diarios de sensación la tarea de mantener la expectación pública Cuando otros asuntos, de actualidad, arrollando este suceso 1o dcréiren segundo término, entonces podrá recobrar su hijo serenamente y sin que nadie sospeche en q u é forma se le entregó Y por último, la versión del d í a que toma forma con m á s fuerza cada hora que pasa es é s t a -E l secuestro del niño de es una maniobra genial de A l Capone. A l C a pone es multimillonario. E s un genio que en vez de dedicar su talento organizador al bien, lo dedicó al m a l pero es un genio T o d a la nación está convencida de que t i es e l jefe de una poderosa organización de contrabandistas de alcohol en gran escala Todo el país está convencido de que muellísimo? crímenes cometidos en los E s tados Unidos por los janc siers fueron ordenados- y dirigidos por A l Capone, y, sin embargo, nunca pudo la Policía ni los Tribunales de Justicia consiguieron amas demostrar a A l Capone ningún delito. I m potentes las autoridades ante A l Capone, se le buscó un pretexto para encarcelarlo, y se Je ha condenado a; once años de presid i o por... ¡n o haberi pagado los impuestos: de sus ganancias! Pero, ¿e r a esa condena legal? ¿Podía el Estado considerar impuestos de sus ganancias los impuestos de ganancias conseguidas con empresas ilícitas, ilegales, y, por tanto, forzosamente, debiendo ser ignoradas por las autoridades que no podían demostrarle sus especulaciones al margen de la ley? Ese es un punto que los americanos contestan con un ¡Noli me. fanqere! absoluto. Y estando A l Capone preso, a pesar de sus millones, su influencia y su poderosa organización, ¿pod í a resignarse a esperar los once años de su condena o la nueva ley húmeda que haría caer automáticamente el resto de su condena, pagando, como estaría dispuesto a pagar, los impuestos atrasados? N o A l C a pone en la. cárcel sigue siendo e l jefe y I continúa siendo e l gran organizador Pensando bien en la soledad de su prisión, quizás ha ideado este golpe magist r a l A l Capone ha hecho secuestrar al niño de Lindbergh. Porque, ¿quién, si no Líndbergh, habría de levantar el espíritu del p a í s? Lindbergh es uno de los pocos h é roes que tiene América, porque los Estados Unidos son un país joven y sus h é roes son muy pocos, aunque serán muchos. Lindbergh es el ídolo del pueblo americano. El famoso gángster y rey del Cualquier cosa que a: Lindbergh le sucediealcohol americano Al Capone. ra repercutiría en todo el país, y, ¿q u é podría succderle a Lindbergh m á s intenso que la pérdida de su único hijo? A l Capone, al pensar así, demostraba una vez m á s su gea parente de la Policía es ya un hecho, L i n d nio organizador formidable. Y organizó el bergh, dirigiéndose por consejos orientados secuestro. ¿Consecuencias? Dejar los primaravillosamente desde la cárcel donde A l meros días que l a Policía fracasara, bien Capone reposa se pone en contacto con porque d e b í a fracasar ante la magnífica gente del hampa, que tamipoco encontraorganización del secuestro, o bien porque r á a l niño hasta que A l Capone lo crea la Policía, sabiendo que A l Capone era el organizador, no creyese oportuno inter- oportuno Primero, A l Capone, para no despertar sospechas, ofrece él una recomvenir de una manera activa Cuando los pensa, y débilmente se ofrece él mismo días han ido pasando, sin que el n i ñ o volpara buscar al niño. N o se le hace gran caso viera al hogar de sus padres, y el fracaso de su primera oferta, y l a busca del niño continúa estérilmente. Y ahora, en el momento álgido de l a busca infructuosa del niño, cuando y a los padres comienzan a desesperarse, A l Capone hace una proposición en firme y dice: Q u e se me deje en libertad provisional para que yo busque ai niño. D e j a r é medio millón de dólares de fianza, y además, mientras dure m i ausencia de la cárcel, m i hermano quedará preso en m i celda como, rehén. Después, cuando y a encuentre al n i ñ o y se lo haya devuelto a sus padres, yo. volveré a la c á r cel. D o y m i palabra de honor, y l a palabra de A l Capone es sagrada. Entonces, siguiendo su plan, A l Capone se lanz a r á a l a busca, es decir, fingirá buscar, porque é l ya sabe bien dónde está, y devoU vera el n i ñ o a Lindbergih espectacularmente. Y también de una manera espectacular r e g r e s a r á a l a cárcel, para entrar en su celda con un gesto de. solemne resignación. Y como A l Capone es un hombre gemái, sabe perfectamente, porque conoce l a psicología de los hombres, y sobre todo la psicología especialísima del pueblo americano, que después Lindbergh, respaldado por toda la nación pedirá al presidente que se perdone a A l Capone el resto de su conde; a Y toda la Prensa y todos los cines y grandes manifestaciones públicas pedirán a las autoridades que sea perdonado quien encontró a l niño de devolviendo l a tranquilidad a sus padres y a la nación entera y al mundo- Y claro! A I Capone será perdonado. E l golpe es genial, indudablemente. ¿E s a s í? ¿N o es así... Para cuando esta crónica llegue a E s p a ñ a y se publique, proablemente los acontecimientos han de dela última palabra. El camino que conduce a la finca de Lindbergh, en la montaña de Sourlmd, está cerrado y custodiado por guardias. He aquí el aspecto que ahora ofrece ¡De todas maneras... después de anas nevadas. (Foto Vidal. ADELAKDO F E R N A N D E Z ARIAS
 // Cambio Nodo4-Sevilla