Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C, V I E R N E S 8 DE ABRIL DE 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A p 27. L A I G L E S I A P A R R O Q U I A L D E S A N JULIÁN QUEDO TÍSIMO DESTRUÍ D A INCENDIO, DE POR UN VIOLENEN LA HOY MADRUGADA U n detalle significativo Hablando con varias personas que se encontraban en el lugar del siniestro, y que fueron de las primeras en acudir a él, nos hicieron notar el hecho sigificativo de que los faroles de la plaza habían sido apagados, cosa que no ocurre nunca. L a forma tan precipitada en que ardía la iglesia daba la impresión de que el fuego debió de ser, no solamente intencionado, sino premeditado. Sin embargo, nada más natural si así fuera que las puertas se encontraran con los cerrojos descorridos y no echados como lo encontraron los bomberos, teniendo que derrumbar las puertas. E l Sagrario y la V i r g e n de la H i n i e s t a ardieron totalmente. L a p r i mera persona que advirtió el incendio. L o que dice el párroco de San Julián. ES lugar p o r donde comenzó el fuego. Datos históriricos referentes al templo incendiado. E l Sagrario y la V i r g e n de la H i niesta, ardieron totalmente Próximamente a la una de la noche llegó a nosotros la noticia de que en el barrio de San Julián se había declarado un violento incendio en la iglesia del mismo nombre y que la violencia de las llamas era tal, que amenazaba con destruir todo el edificio. Inmediatamente marchamos al barrio de San Julián, pudiéndose advertir, desde la Ronda de Capuchinos, grandes resplandores, que delataban la magnitud del siniestro. Conforme nos íbamos acercando al barrio se notaba un gran movimiento de vecinos que se asomaban a las puertas presos de un gran terror. Muchas mujeres lloraban, clamando a gritos por la desgracia. E n la plaza de San Julián el público era contenido por fuerzas de la Guardia civil. A l acercarnos a la iglesia pudimos comprobar que ésta estaba totalmente ardiendo, siendo pasto de las llamas cuanto en ella había. E l retén de Bomberos trabajaba denodadamente con la intención de poder salvar algunas de las valiosas imágenes que se veneran en dicha iglesia, una de las cuales- es la popular V i r g e n de la Hiniesta, que hace estación en la Catedral el Domingo de Ramos. calle Juzgado número 5, el sacristán de la parroquia, comunicándole la triste noticia. Nos dice que en el aítar mayor se encontraba la Virgen de la Hiniesta, que es Patrona de Sevilla, y en un altar lateral la otra imagen de la Hiniesta, que hace estación en Semana Santa. E l superior de los Capuchinos, padre Sebastián de Ubrique, también se encontraba en la Plaza, y nos dijo que al ver desde su convento unos grandes resplandores se acercó en su dirección, comprobando que la iglesia ardía. Nos dice también el padre Sebastián que en la iglesia se guardaban, entre otras, dos imágenes, una de la Inmaculada, y otra de Santa Lucía, ambas de Martínez Montañés. Con algunos curiosos que se habían congregado en la Plaza charlamos, logrando saber que el padre Sebastián había intentado recoger el Santísimo, no pudiendo lograrlo por la intensidad de las llamas. H a n sido pasto de las llamas una tabla del famoso pintor Alejo Fernández, un San Cristóbal, de Sánchez de Castro, el cuadro del Martirio de San Julián, maravillosa obra de arte, de Zurbarán. También se han quemado otras valiosas joyas que, de momento, nos fué imposible recordar. Objetos salvados Cuando nos retirábamos de la plaza de San Julián los bomberos continuaban echando agua en el interior de la iglesia, habiéndose situado un equipo de hombres en las casas adyacentes al templo, haciendo los trabajos ele aislamiento de los muros. De la sacristía se han logrado salvar algunos candelabros y ornamentos de culto y la ropa de oficiar, siendo llevado todo al asilo de San Cayetano, próximo a la iglesia. Datos históricos referentes templo incendiado al L a primera persona que advirtió el incendio E l primero en advertir el fuego fué el joven Teodoro García, el cual al ver que las llamas salían con gran intensidad por las puertas y ojivas trató enseguida de buscar un teléfono, no encontrándolo, por estar a dicha hora cerrados todos los establecimientos próximos. Entonces comenzó a dar gritos, despertando a algunos vecinos. Inmediatamente se dirigió al cuartel de la Guardia civil, del puesto de la Macarena, dando la noticia al jeíe del puesto, D José Rebollo, que enseguida avisó al retén de Bomberos. También dio cuenta el Sr. Rebollo a las autoridades civiles y militare? y a sus superiores. E l sargento Rebollo, con varios guardias a sus órdenes, marchó a la plaza de San Julián, tomando las calles y bocacalles para que el vecindario, que se había despertado, no se acercara al fuego. E l retén de Bomberos acudió con todo su material, con una gran diligencia, procediendo primeramente a derrumbar las puertas, encontrándose al abrirla que el interior de la iglesia era una completa hoguera. Ante la imposibilidad de entrar las bombas se situaron en todas las puertas, dirigiéndose las corrientes de agua hacia el techo Manifestaciones del sacristán de la iglesia E l sacristán de la iglesia de San Julián, Manuel Castro García, nos dice que él duerme en la sacristía, y que, próximamente a la una y media, sintió que daban en la puerta varios golpes; levantóse enseguida, creyendo se trataba de un aviso para administrar los Sacramentos. A l salir a la calle, vio que del techo de la iglesia salían grandes llamas, penetrando inmediatamente en la sacristía, avisando a su familia del peligro que corría, poniéndola a salvo. Por la puerta de la sacristía, intentó entrar en la iglesia; pero al abrir, una gran llamarada le impidió pasar. E l 1 ugar p o r donde comenzó el fuego Nos dicen que el fuego comenzó por la muerta que da a la plaza de Mqrayia, lugar eu donde se almacenan las parihuelas de m a deras, las alfombras, cortinajes y otras telas de adornos de la iglesia. También parece que el fuego debió comenzar por el techo del templo, y no por una parte sola, sino en toda su extensión. Igualmente el rectángulo que forma la iglesia ardía por todos sus sitios, principalmente los altares, como pudimos comprobar al mirar desde la puerta central. r L o que dice el párroco de San Julián E 11 la Plaza se encontraba el cura párroco de la iglesia de San Julián, D Ismael Delgado Rasco, el que nos dijo que a las dos de la mañana marchó a su domicilio, en LEA USTED JEs l a ¡mejor fie las revistas, Del notable libro Sevilla Monumental y Artística, de D José Gestoso y Pérez, entresacamos los datos que se exponen a continuación y que hacen referencia al templo, siniestrado. Tradición y opiniones de escritores antiguos acefptan que la iglesia de San Julián fué metropolitana primitivamente, teniendo, lugar en ella los dos primeros concilios presididos por los arzobispos Isidoro y Leandro. Muestra caracteres indudables de haber sido edificada en tiempos de la reconquista. Su portada era sencillísima, siendo para el arqueólogo de un gran interés los simulacros escultóricos que existían a ambos l a dos de la misma, pues parece que eran las primeras manifestaciones de la estatuaria hispalense, participando aún de las influencias románicas. Constaba de tres naves. E l templo se renovó en 1690. E n la capilla mayor había una lápida con la siguiente inscripción: Reedificóse este templo principiando en 9 de octubre de 1690. Se finalizó la obra en agosto de 1691. E n la obra se invirtieron 2.200 ducados, no incluyendo en el costo la solería. E l retablo se comenzó a contruir en 1641. A la cabeza de la nave del Evangelio se hallaba un retablo de gran valor, con pinturas de Alejo Fernández (siglos x v- x v i) que representan el Nacimiento, Circuncisión, A d o ración, Anunciación, Desposorio y Presentación en el Templo. E n un vano, tapiado, se descubrió en 18 de enero de 1878, una i n teresante pintura en tabla de la Virgen con el Niño Jesús, que se encuentra depositada en la Catedral. Esta obra pertenecía a Juan Sánchez de Castro. E n la nave de la Epístola había una g i gantesca pintura de San Cristóbal, que tenía la firma de Juan Sánchez de Castro, pintor, año de 1484. E n una pequeña capilla, a la cabeza de la nave de la Epístola- -sigue diciendo Gestoso- -venérase una bellísima escultura de la Concepción, que no vacilamos en atribuir a Juan Martínez Montañés, y que procede de la ex iglesia de Santa L u cía. E n el altar inmediata hay un lienzo del siglo XVII, que representa el Martirio de San Julián, de. la Escuela de Roelas. A consecuencia del terremoto de 1755 sufrió mucho la iglesia. E l remate de la torre y piarte del cuerpo de campanas fueron destruidos por una chispa eléctrica el día primero de julio de 1 S 81. Estos son los datos más interesantes eme facilita el ilustre Gestoso.
 // Cambio Nodo4-Sevilla