Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
demasiado al Athletic, cuyos defectos más graves están en el propio equipo. -Juan Deportista. Equipos. -Athletic: Antonio; Corral, Pepín; Santos, Rey, Arteaga; Marín, Losada, Ordóñez, Buiría y Costa. L o g r o ñ o U r r e g a Alcalde, Recarte; Santín, Mugarra, T e l l Araujo, Juliac, Escola, L u i s i n y Poli. D e p o r t i v o Tenerife, i Betis B a lompié, i Valencia. E n Mestalla, campo designado por los jugadores isleños, como terreno para su primera eliminatoria, jugaron contra el Betis de Sevilla. E l público aplaudió mucho a los tinerfeños, que desarrollaron un juego noble y afiligranado, muy del gusto del público, en contraposición con la conducta del Betis, que se empleó con dureza, y a veces suciamente, siendo tolerado todo por el arbitro, Sr. Lloverás. Los equipos se alinearon a s í Tenerife: Cayol; Llombert, F e r n á n d e z García, Estuive! A r o s a Torres, Rancel, Arericidia, Semat, Luzbel. Betis: J e s ú s Jiménez, Jesuisín; Peral, Soladrero, Adolfo I Altuna, Adolfo II, R o mero, García de la Puerta, Enrique. E l Betis no justificó, en ningún momento, el ascenso logrado, como un equipo con exceso de entrenamiento. E n cambio el Tenerife agradó mucho, aunque los delanteros ante el marco resultan inofensivos, destacándose el trío defensivo y el delantero centro García, que es un excelente jugador. E l Betis maícó su único goal en la primera parte, en una brillante jugada, que, sin embargo, terminó en clarísimo offside. E n el segundo tiempo acosaron mucho los canarios; faltando cinco minutos para terminar, en un come; contra el Betis entraron en tromba los isleños al remate, logrando Arencidia el goal del empate. Luego. Jesús agredió a Torres, increpándole todo el público, que despidió a los canarios con uña cariñosa ovación. Lloverás arbitró con gran tolerancia, concediendo al Betis un goal, marcado en claro offside. con el cuerpo, a donde fueron a rebotar dos chuts mal dirigidos de los locales. E l Júpiter dominó en general, pero cuando en la segunda parte se animó la delantera madrileña, atacaba con más decisión y menos complicaciones que la local, tirando a goal con prontitud. E l Nacional se vio arrollado en muchos momentos de la primera parte, por jugar cpn poca moral, creyendo, sin duda, que el Júpiter era equipo de más potencia y clase de lo que es en realidad. A los cinco minutos, un centro de Mas lo había rematado Buiill. lcgiando el primer goal del Júpiter, y el juego, muy activo, de los locales influyeron decisivamente en el arnilanamiento d; i Nacional. Pero el entusiasmo del Júpiter no se veía acompañado de un buen: juego y los visitantes empezaron a crecerse lentamente, pero con seguridad poco antes de terminar la primera parte y en la segunda presentaron combate de modo franco, hasta jugar algunas veces mejor que el Júpiter. Fué al empezar la segunda parte cuando el Nacional en una oportuna jugada de Moriones, logró su tanto, al hacer Francat una salida tardía y sin brío, que el delantero madrileño pudo burlar. E l Júpiter hizo un partido decepcionante, porque se halló muy lejos de su buena forma en el campeonato de España. N o obstante, habría hecho seguramente mejor papel de no haber resultado muy inferior el juego de su delantero centro, Éurillo, principal culpable de los desaciertos, del once, junto con el medio centro, que también estuvo muy irregular. Del Nacional, muy bien Olaso en la defensa; nos gustó el medio centro, Iturraspe, y toda la delantera, en la segunda parte, sobresaliendo el interior O r tiz de la Torre, que fué quien mejor tiró a goal de las delanteras de ambos equipos. Arbitró bien Steimbor y los equipos fueron J ú p i t e r Francat; Ordus y Roure; Obiol, Rosalench y Rodríguez; Mas, Parera, B u rillo, Barceló v Morales. Nacional: Machuca; M o r i y Olaso; Sánchez, Iturraspe y Reyes; Calleja, Ortiz de la Torre, Moriones, Jurado y Montalbán. Ors. Deportivo Alavés, 3; Osasuna, J Vitoria io. Se jugó el partido de campeonato Alavés- Osasuna, venciendo el equipo local por tres a uno. L a tarde fué espléndida y los equipos se alinearon a las órdenes del guipuzcoano Ledesma, en la siguiente forma: Osasuna: Baraibar; Apat, Muguiro; V i llacampa, Irigaray, U r d i r o z Urrizalqui, Iturraldí, Oyaneder, G i l Catachú. A l a v é s U r r e t a Arana, Deva; Urquiri, Antero, Fede; Olauo, Trillo, Sañudo, L e cue, Echevarría. Los comienzos del partido tuvieron excepcional interés por la rapidez del juego. Los navarros realizaron algunos avances por alto, precisos, consiguiendo que entrara en funciones la defensa alavesista, la cual tuvo que ceder un comer a los cuatro m i ñutos de partido. Durante el primer cuarto de hora se sostuvo el tren fuerte, impresionando el juego por esta movilidad, especialmente en el bando forastero, que todo él desarrolló un excelente comienzo de partido. A Jos diecinueve minutos, como resultas del segundo comer alavés, a favor del mismo, se desarrollan algunas jugadas muy r á pidas ante él marco del Osasuna, aprovechando Echevarría, para rematar por bajo, el primer goal. E n diversas oportunidades luce el portero pamplonés juego dé gran clase, deteniendo tres remates formidables de Sañudo y Lecúe. E n la segunda fase de esta primera parte el Alavés juega más que Ú físasuna, logrando dominar, a los rpj jilos, Júpiter, 2; Nacional, 1 Barcelona. N o ha tenido caracteres de acontecimiento el primer partido del campeonato copa de España en Barcelona, pero ha sido interesante y hasta se ha salido de lo corriente, considerando la categoría del Júpiter y la del Nacional y apreciando como extraordinario en ellos el esfuerzo que h i cieron en algunos momentos del partido, empleándose con el acelerador puesto en el entusiasmo y a una velocidad fantástica, sobre todo en la primera parte. E n los momentos de interés que tuvo el encuentro, puso el N a cional una parte que, por imprevista ha resultado aún más notable. Se creía que el Júpiter iba a apuntarse con relativa ventaja el resultado y ha venido a suceder lo contrario. A ú n consiguió el Júpiter ganar el partido, pero estuvo muy cerca de verse eliminado ya en Barcelona y con todo el 2- 1 no le deja en situación que le permita esperar con tranquilidad el- segundo match en Madrid, pues de la forma como supo jugar el Nacional durante la segunda mitad no cabe lógicamente esperar que el equipo de Pueblo Nuevo consiga batirle en Madrid nuevamente. Suerte han tenido los madrileños en algunos momentos de juego. Olaso salvó más de un goal, estando ya batido M a chuca, y en la segunda parte M o r i también evitó, en última instancia, tiros muy comprometidos. E n medio de su inseguridad, el portero se defendió valientemente y cuando 89 podía con sus. manos, evitaba los. gpds que se ven castigados con cuatro comers, j contra dos a su favor. i Los comienzos de la segunda parte fueron ¡completamente favorables al Deportivo, el cual, a pesar de su dominio, no supo aumentar la ventaja. También se lució en estos instantes el meta navarro y la pareja de ¡defensas por su decisión, rapidez y valentía, conteniendo la avalancha del Deportivo A los catorce minutos, en uno de los con tados avances llevados por la delantera pamplínica, combinan la pelota Catachu y G i l aprovechando éste el hueco dejado por l a defensa local, logrando magníficamente el empate. A este tanto responde el Deportivo cori un dominio verdaderamente arrollador, produciéndose una melée de gran compromiso para el marco navarro, sin que ninguno de les remates realizados para el logro del goal lleve la pelota dentro del marco. Como fruto de este dominio se logra un comer, el tercero que lleva lanzado el Deportivo Alavés, y hay dos remates, estrellándose en uno de ellos la pelota con el larguero. E l juego se endurece y el Deportivo mantiene su dominio, lanzando seis comers en el transcurso de doce minutos, sin que, a pesar de esta ventaja, logre alterar el marcador. Faltando seis minutos para el final del encuentro, una jelota bombeada de la línea media produce un intento de remate por parte de los delanteros alaveses, consiguiendo Echevarría fusilar el segundo goal. Cuando faltaban escasamente dos minutos, incurre Muguiro en penalty, por haber interceptado el balón con lamaijo dentro del área, y este castigo lo convierte Lecúe en el tercer tanto de la tarde. E l equipo pamplonés ha jugado descohesionado y a ráfagas, pues si bien al principio su línea delantera realizó una labor h á bil v provechosa, se durmieron después y quedó casi abandonada la línea media, que fué fácilmente arrollada por el Deportivo Alavés, afianzando el dominio de los navarros. E n cambio, mediada la segunda parte, cuando también sufrieron los efectos de una presión briosa del equipo local, revivió bastante el equipo rojillo, logrando el empate; pero ya después se impuso el Deportivo y: sacó adelante él partido con una ventaja de dos goals. E n el bando derrotado merecen destacarse los dos extremos, el medio centro y l a defensa; pero, sobre todos los jugadores, el portero, que realizó paradas soberbias E n el grupo local, muy bien el trío defensivo y la línea media, como conjunto, si bien no llegó a desarrollar juego tan brillante comp frente al Irún. L a delantera se compenetró bastante mejor que en otros partidos, adoleciendo de la falta de shot. E l partido resultó duro, y- Ledesma estuvo algo débil en el arbitraje. Celta de V i g o 9: Deportivo D o n Benito, o V i g o 11. Ante numeroso público ¡e celebró el- primer partido de copa contra los extremeños, alineándose así los equipos: Celta: L i l o Montes, Valcárcel; A r m a n do Paredes, H e r m i d a Marcial, Seijás, R o gelio, Piñeiro y. Polo. Don B e n i t o H e r r e r a Calvo, Paredes i Maciá, Márquez, H o y a V a l Rodríguez, Tellado, A r c i a y Caballero. E l encuentro fué monótono por la gran superioridad Jocal frente a la que los extremeños; no pudieron hacer nada, pese a sus esfuerzos. E n el primer tiempo, el Celta marcó cinco goáls y cuatro más en la ssgunda parte. E l partido se repetirá el jueves próximo en el mismo campo por acuerdo de los dos clubs. D e los extremeños se destacaron H
 // Cambio Nodo4-Sevilla