Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 14 DE ABRÍ L 1 DE 19 32. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 36. compuestas, que están pidiendo unos corapases. L o s propios autores advierten en algún pasaje de la obra esta necesidad y hacen intervenir a uno de los personajes en pleno plan zarzuelero, entonando una canción popular de la Sierra, muy bien acogida por el público. Los vestidos pintorescos de los clásicos campesinos de A v i l a con el mantillón de terciopelo y el gracioso sombrerete de paja usado por las mujeres, son nuevo elemento decorativo que anima l a composición escénica. Los autores usan del verso en variedad de clases y medidas, con gran acierto y dominio del ritmo y de la musicalidad. E l público, muy p r o p i c i o a aceptar con el mayor entusiasmo l a forma poética en el teatro, acogió l a obra con gran complacencia, obligando a los autores a salir repetidas veces a escena a l final de todos los actos. Margarita Robles y Gonzalo Delgrás i n terpretaron con acierto su 3 respectivos papeles- y dieron al verso toda su expresión, acompañados inteligentemente por las señoritas Ciechet y Carmena, y I03 actores señores O Itra, Jardlo, Venegas y demás intérpretes dé l a obra. Esta representa un nuevo y halagüeño éxito para los autores de E l cura de las almas y otras aplaudidas producciones. E n el próximo n ú m e r o de Blanco y Negro (sección. Figuras de l a pantalla co mlenza la publicación de l a biografía de l a estrella Dolores del Río. Cinematógrafo en Blanco y Negro D o l o r e s del R p ha de ir en gradual aumento hasta el arsis de la idea melódica; adolece, además, de cierto frío academicismo que le resta pasión y vida. Emilio Lemberg es m á s comunicativo y atrayente; su obra es clara y simpática, y sus melodías, las m á s de las veces ambientadas en el folklore andaluz, que cuando no se usa con cierta mesura resulta monótono y fatigante; en los dos tiempos centrales parecíanos oír pasajes de L aprés midi d un fuñe y Stenka Razine pues tanto el giro melódico como la armonización nos llevaban, insensiblemente, a dichas obras. E n la Suite de Rodríguez Pons notamos como máximo defecto las claras influencias de Méndelshon y Rimsky, y cierta inexperiencia en la escritura y el desarrollo, mas encontramos en esta obra grandes y plausibles aciertos, como son el acuse de una vigorosa personalidad sinfónica, gran belleza de imágenes sonoras, depurado buen gusto y temperamento musical de primer orden. Esta suite fué aplaudida con gran entusiasmo. L a ejecución de todas fué esmeradísima y cuidada con amor, y l a dirección del maestro Castillo cual convenía a cada una, de ellas, haciendo resaltar los efectos m á s esenciales, y sacando claroscuros del mejor buen gusto: orquesta y director tuvieron que saludar repetidas veces para acallar los férvidos aplausos del público. Una sesión memorable, y un gran triunfo para l a benemérita Sección de Música del Ateneo. -E. lias de los camarotes de un vapor, y cuaja do impuso silencio con- su acostumbrada! acorde, una vecinita nuestra dijo a otra: -Me parece que tiene alguna cana en sus melenas... Es posible- -decimos nosotros- -pero si en su cabello ha caído algún copo de nieve, en su corazón no. Ligamos, para cerrar esta crónica, qua el insigne guitarrista tocó- de propina una obra de Moreno Torroba y que ejecutó todo el programa mientras sus amigos y admiradores temíamos que no pudiera terminarlo. Estuvo a punto de suspenderse antes da empezar, por hallarse Segovia indispuesto, al haber sufrido algunos desvanecimientos y enterarse de la gravedad de una hija del maestro Túrina, uno de sus buenos amigos y del que iba a estrenar la composición qua heñios mencionado. Bero, gracias a Dios, Segovia pudo má 9 que su repentina indisposición y esperamos y deseamos que también esté mejorada l a hija del ilustre maestro sevillano. -A. M. C, C o n c i e r t o en la Protección de la M u j e r al Trabajo En Madrid L o s conciertos en l a Asociación de C u l tura M u s i c a l Véanse, en el número del domingo p r ó ximo, el Consultorio cinematográfico y la curiosa crónica. Los extranjeros en Hollywood Cartelera sevillana Teatro Lloréns. (Cine sonoro. Sistema Western Electric. A las cuatro, y desde las 8,30, Noticiario Fox E l salón de los monstruos marinos y L a ley del h a r é n en español. A las 6,30, Noticiario P o s y C a marotes de lujo en español. Coliseo España. (Empresa Sage. Teléfono 25.375. Hoy, cuatro grandes sesiones, a las 4,30, 6,30 (vermouth) 8,30 y 10,30, E l dirigible P a t h é Cinema. -Desde las seis y media, Curiosidades habladas en español y- La horda argentada Informaciones musicales En Sevilla T e a t r o de la E x p o s i c i ó n C o n c i e r t o de obras laureadas c o n el P r e m i o I z q u i e r d o Solemnidad artística de primer orden la de ayer tarde en el hermoso coliseo Municipal: el espíritu de José María Izquierdo llenaba el ambiente de la artística fiesta; el a l ma poética del autor de tantas y tan bellas crónicas musicales, modelos de sana y. aguda crítica, técnicas sin técnica, y de certera visión de la belleza sonora presidió el festival, ya que para esta clase de fiestas del espíritu no, es necesaria l a corporal presencia. Organizada en honor suyo por la Sección de Música del Ateneo, de l a que fué uno de los m á s entusiastas fundadores, no podía menos de resultar brillantísima en los aspectos de arte y de público: la Orquesta Bética, g a r a n t í a de esmerada y brillante interpretación; dirección de José del Castillo, temperamento musical fogoso y. de gran envergadura, y un selectísimo público, ávido de escuchar las nuevas producciones musicales. Las tres suites laureadas son fiel expresión del carácter de las regiones en que fueron concebidas y desarrolladas; no significa esto que los temas pertenezcan a sus pueblos respectivos, sino como característica del ambiente artístico predominante en cada una de ellas; así l a de Amadeo Cusco acusa fuertemente el temperamento catalán, metódico, sobrio, de moderna técnica y sabia gradación de sonoridades, aunque sin aquel lirismo atrayente y sugestivo, tan necesario ea las obraa de esta índole, cuyo interés Madrid 14, 2 madrugada. E l teatro de l a Comedia se llenó ayer de oyentes. L a reunión era de las de la Cultural y el concertista Andrés Segovia, Por cierto que al entrar en el vestíbulo de la Comedía hallamos a un viejo amigo envuelto en vueluda pañosa, y sacando por entre los embozos la mano derecha y extendióndola como en demanda de limosna. ¿Tú pidiendo? -le preguntamos. -S i pero no dinero- -nos contestó- P i do un busto en un rincón de cualquier parque madrileño. ¡Qué menos puedo pedir al Madrid que tanto cariño y entusiasmo me mostró cuando acudía a oír mis conciertos de guitarra y después los de piano, que di en aquel bello teatro de l a calle de l a L i bertad, que se llamó de l a Alhambra. E r a el famoso Tárrega, del que Andrés Segovia había incluido una bellísima página en el programa de su recital. Tranquilizamos al gran artista y simpático golfo: E l cancionero ofrecido por Andrés Segovia para ser glosado por Federico García Ss ichiz y recaudar fondos destinados a costear el pequeño monumento no ha podido celebrarse ya por falta de coincidencias de las fechas libres de ambos ilustres andariegos. Segovia está ahora en Madrid y Sanchiz en Galicia; Segovia va ahora a L o n dres y Sanchiz vendrá a Madrid a preparar la ruta del Quijote, y cuando camine a l través de L a Mancha, Segovia se instalará en Bazona de Galicia, con su familia, para pasar el verano; pero si ahora no se realiza el plan, se realizará en el otoño. E l buenazo de Tárrega se dio por convencido y satisfecho. Momentos después, y sentado junto a nosotros, en un rincón de la sala, aplaudía con entusiasmo frenético al ínclito Segovia. Eso fué lo que hizo el público: aplaudir al gran guitarrista con delirio, cuando i n terpretó páginas de Sors, Torroba, Granados, Albéniz, que ya le ha oído, como cuando interpretó las nuevas de Weis y Turina; dos preciosidades que honran a sus autores y a su insuperable intérprete, y al gloriorío historial del noble instrumento de abolengo netamente español. E l estudio que cerró la primera parte h i zo aplaudir a nuestro amigo el difunto Tárrega; y como nos extrañase, nos dijo: -Y o no aplaudo a la obra: aplaudo a l mejor intérprete de ella. ¡Mejor- que lo fui yo! Cuando Segovia se presentó en el proscenio fué saludado con una salva de aplausos y asaetado por las miradas de muchas oyentes, Segovia las miró al través de. los cristales, grandes como los de las ventani- Madrid 14, 2 madrugada. F u é l a reunión de ayer en los salones de la calle de Serrano, recital m á s que concierto; recital da poesías musicales por Chopin, Debussy, R a vel y Mussorgky; recital de poesías escritas de Zorrilla, Gabriel y Galán, Urte y Chaves, siendo recitadores: a l piano, l a bella seño- rita Aurora F e r n á n d e z Lloréns, predilecta; discípula del ilustre Fernández Alberdi, y de las poesías, el popular poeta, cantor de versos y autor de sus propias charlas rimadas, capitán D Juan Chaves, del que quisimos decir, y dos errores fundidos en uno solo nos lo impidieron, al atribuíselo a otro, que, por su manera de retitar, declamar, expresar y accionar, sería un gran profesor de declamación de un Conservatorio... L a nutrida y muy distinguida concurren cia, entre la cual vimos a l a joven y excelente pianista Elisa Bulle, concertista de la, reunión de la semana próxima, habló mucho durante el té, y se calló, como es de rigor, en el transcurso de los dos recitales. Entre lo que se habló culminó el pensamiento acariciado por muchas damas y damiselas de realizar algo eminentemente práctico, a fin de lograr m á s espaciosas estancias, que sean digno alojamiento de estaa solemnes y meritísimas fiestas, que tanto bien hacen a las clases desvalidas, y que r e sultan también tribuna, en la que han da do sus primeros pasos jóvenes artistas, hoy encumbrados por sus propios méritos eri E s p a ñ a y en el extranjero. De la parte musical de la reunión de ayer? fué heroína, según dejamos expresado, A u rora Fernández Lloréns, de un gran tero. peramento artístico y de una admirable técnica pianística. Testimonio de ello fueron las versiones que ofreció de Chopín, de un romanticismo uniforme, por decirlo así, como nacido de una sola y constante emoción, y el romanticismo vario de Mussorgky, que refleja emociones distintas, sentidas al tra vés de l a suya propia, y que condensaron cada uno de los cuadros que Mussorgky contempló un día en un Museo. Esta obra, que. por la originalidad y be Ueza de sus detalles, instrumentó Ravel para orquesta, sigue siendo interesantísima en el piano, cuando es interpretada con la f i delidad de expresión de que hace alai- da Aurora Fernández Lloréns. E l éxito de sus versiones de Chopin y Mussorgky fué sencillamente triunfal, y así lo proclaman, no las apreciaciones del cronista, sino los aplausos unánimes y fervorosos del auditorio. E l poeta y actor Juan Chaves entusiasmó a ¡os concurrentes; hizo asomar lágrimas en los ojos a ratos, recitando versos como los de E l ama de Gabriel y Galán; l a E l e gía a Joselito de López Alarcón; asomar la sonrisa a l deleite espiritual; con l a Oriental de Zorrilla, y Pandereta de Mata, y, en fin, hizo reír con su charla de franco humorismo, y meditar con su Inspirado y bravio canto a l a Virgen del Pilar... que no quiere ser francesa, que quiere ser capitana, por ser Chaves capitán, de l a gente aragonesa. L a graciosa amenidad de su charla, l a espiritualidad de su plegaria- evocación, y el alto sentido de las poesías recitadas en la parte final del programa, valieron al señor Chaves estruendosos aplausos y muy efusivas felicitaciones,
 // Cambio Nodo4-Sevilla